La crueldad esta institucionalizada en EE.UU.

Por Arnoby Betancourt

En la manifestación de Charlottesville, una de sus consignas era “They took our jobs”, refiriéndose con tono de reproche al gran número de migrantes que ha llegado desde diferentes partes del mundo, especialmente desde América Latina, Asia y África.

Share This With Friends:


ARNOBY BETANCOURT
Director de la
Escuela Comunitaria de Derechos Humanos de Texas

El otrora jefe de Breitbart News, una plataforma mediática de la extrema derecha estadounidense, Stephen Bannon, es considerado el gran promotor de las posturas más radicales del Presidente Donald Trump, aun desde la campaña presidencial. Sus convicciones racistas, misóginas e islamofobicas, se han denotado en multiplex Órdenes Ejecutivas Presidenciales.

No es un secreto, que el símbolo de la ultraderecha en el gobierno de Trump es precisamente Bannon, el asesor estratégico; y es él precisamente, el representante de los “supremacistas blancos” que ahora tienen conmocionado al país por cuenta de una manifestación racista que termino auspiciando el más horroroso acto de terrorismo doméstico, como califico el propio Fiscal General, Jeff Sessions, a los criminales sucesos de Charlottesville, Virginia.
Según The New York Times, en Breitbart News, se publicaron bajo la autorización de Bannon, numerosos artículos que hacían referencias despectivas a los afroamericanos y calificaba de manera peyorativa a los judíos y acusaba a los latinos de contaminar la raza europea.
En sus publicaciones, han escrito que “el mundo tiene mucho mejor sentido cuando uno entiende que la gente de diferentes razas difiere en su inteligencia promedio” y que Estados Unidos debe convertirse en un “etnoestado que sea el punto de reunión de todos los europeos”.
Fuentes cercanas al gobierno han asegurado que Bannon también ha sido fundamental en las decisiones más polémicas del Presidente Trump: el muro en la frontera con México, el desembalaje del sistema de salud, y el corte de las finanzas a ciertos estados que protegen a los migrantes.
A pesar de las críticas que ha recibido, incluso de voceros de su propio partido, hasta la fecha, Donald Trump lo ha sostenido en su cargo; sin embargo, según reporte del mismo The New York Times, el magnate Presidente de la cadena Fox, Keith Rupert Murdoch, le había pedido al Presidente de EE.UU. que despidiera a su ideólogo y símbolo de la ultraderecha, Stephen Bannon.
La “mano floja” del Presidente de EE.UU. contra el racismo y los actos públicos desafiantes a la ley y al orden institucional que han ejecutado los “supremacistas blancos” y los neonazis, han acrecentado la indignación nacional. Ya son cuatro prestigiosos líderes empresariales que le dan la espalda públicamente al Presidente Trump.
El primero en separarse del Consejo Empresarial Presidencial, fue el CEO del poderoso corporativo farmacéutico Merck, Kenneth Frazier, quien tajantemente dijo: “Los lideres deben rechazar claramente las expresiones de odio, fanatismo y supremacía que van en contra del ideal estadounidense de que todas las personas son creadas iguales”.
Luego fue el Director General de Intel, Brian Krzanich, que justificó su renuncia llamando la atención sobre el grave daño que el clima político está causando en asuntos críticos y pidió a los líderes que condenasen la violencia supremacista de Charlottesville.
Posteriormente hizo lo mismo kevin Plank, Director General de la marca de zapatillas Ender Armour; y el cuarto líder empresarial en renunciar fue el presidente de la Alianza para las Manufacturas Americanas, Scott Paul. Todos ellos hacían parte del Consejo de Fabricantes Estadounidenses de Donald Trump, y las renuncias se dieron tras la tibia respuesta del mandatario a los incidentes racistas en Charlottesville, Virginia.
Los norteamericanos que se autodenominan “supremacistas” con el lema “America for the americans”, no encuentran impedimento político ni moral para exigir que los no-blancos se vayan del país. En la manifestación de Charlottesville, una de sus consignas era “They took our jobs”, refiriéndose con tono de reproche al gran número de migrantes que ha llegado desde diferentes partes del mundo, especialmente desde América Latina, Asia y África.
Es de anotar que entre los manifestantes en Charlottesville, algunos de los cuales portaban esvásticas nazis, se encontraba el ex líder del Ku Klux Klan, David Duker, y según el Southern Poverty Law Center, un grupo que investiga a los que fomentan la violencia racial, la manifestación ha sido descrita como “el mayor encuentro de odio de su clase en décadas en EE.UU.”.
arnoby@elhispanonews.com

Share This With Friends:


Be the first to comment

Leave a Reply

Loading...