Un mexicano es reclutado por la NASA

Un mexicano es reclutado por la NASA

Share This With Friends:


AGENCIAS

La fuerza de voluntad y la pasión han sido las armas que han permitido que, a sus 20 años, Yair Israel Piña fuera el primer mexicano y el más joven en ser seleccionado como estudiante-investigador de la NASA por su desarrollo de un detector de radiación.

Parafraseando a Albert Einstein, el personaje que más admira, Piña aseguró: “Hay una fuerza más poderosa que la electricidad, la motriz o la nuclear, que es la fuerza de voluntad”.

“Yo quiero incentivar a los jóvenes diciéndoles que teniendo fuerza de voluntad y pasión se pueden lograr grandes cosas”, declaró hoy en entrevista a Efe.

La Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA) de Estados Unidos reconoció recientemente a Yair, quien junto con su tutor y “padre académico” Epifanio Cruz diseñó un detector de radiación en tiempo real basado en cristales de sal del Mar Muerto.

“Nadie había medido la radiación a través del uso de estos materiales”, expuso.

Añadió que “es algo novedoso porque a través de minerales naturales se puede medir muy bien la radiación en el espacio como medida preventiva y que no afecte la salud de los astronautas al estar fuera de la nave”.

“Hay dos actividades primordiales que hacen los astronautas, unas son las tareas que hacen dentro de la nave y la segunda son las caminatas espaciales”, en las que se exponen a la radiación, abundó.

Durante el LXVII Congreso Internacional de Astronáutica, organizado por la NASA en conjunto con la Agencia Espacial Europea y la Agencia Espacial Japonesa y efectuado en septiembre pasado en la ciudad mexicana Guadalajara, Yair fue reconocido como estudiante-investigador por el International Space Education Board.

El estudiante de física en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) ya está familiarizado con la agencia espacial estadounidense pues participó en el Programa Orión en 2015, en el que trabajó midiendo “radiación en el espacio a través de un dispositivo que desarrollamos en el Instituto de Ciencias Nucleares de la UNAM”.

El dispositivo, expuso, “mide la radiación en partículas cargadas alfa, beta y rayos gamma, que tienen gran poder de penetración; pueden penetrar la materia y ionizarla”.

“A través del Instituto de Ciencias Nucleares irradiamos a bajas temperaturas nuestros detectores pasivos y nos dimos cuenta que la respuesta cambiaba considerablemente cuando un astronauta está caminando fuera de la nave, porque la temperatura es muy baja”, explicó.

A partir de sus investigaciones sobre dosimetría espacial (medición de la radiación en el espacio) publicó en 2015 un artículo en la revista científica Journal of Physics, que la NASA “utiliza para tomarlo como referencia en las futuras misiones, que son a la Luna y a Marte”.

Refirió que decidió investigar a partir del bachillerato, en la Preparatoria Número Dos de la UNAM, porque siempre tuvo “una curiosidad por comprender cómo eran las cosas, porque creo que el ser humano observa”.

“Ahí decidí desarrollar el primer prototipo de este detector y posteriormente llego al Instituto de Ciencias Nucleares para realizar las últimas pruebas y conozco el maravilloso mundo de la investigación científica y del saber, y es así como me encamino a estudiar la licenciatura en física”, narró.

Share This With Friends:


Be the first to comment

Leave a Reply

Loading...