Dallas, socialmente incluyente y solidaria con los damnificados por el Huracán Harvey

Por Arnoby Betancourt

Luis Banda, de 12 años, un evacuado de Dickinson, Texas, habla con los medios de comunicación junto a su familia después de llegar al mega-refugio del Centro de Convenciones Kay Bailey Hutchison en Dallas el martes 29 de agosto de 2017. Rose Baca / Fotógrafo de Personal).

Share This With Friends:


Dallas, Texas. A medida que los rescatistas han ido llegando a lugares donde ha cesado la inclemencia del diluvio Harvey, se van conociendo los incuantificables daños y se van aumentando el número de damnificados que lo perdieron todo. La agobiada ciudad de Houston ha encontrado en Dallas, una ciudad hermana altamente generosa y dispuesta para albergar a sus siniestrados habitantes.

La ciudad de Dallas se preparó en forma responsable y solidaria para atender a los evacuados de las áreas siniestradas de la costa del Golfo de México devastadas por el huracán Harvey.
Las autoridades federales, estatales y municipales, el sector privado y la Cruz Roja unieron esfuerzos para establecer y coordinar albergues que den refugio a quienes están siendo evacuados del área siniestrada en el Golfo de México en Texas.
La Oficina de Manejo de Emergencias de Dallas inicialmente había preparado un albergue en el Centro Recreativo Walnut Hill (10011 Midway Road), con capacidad de hasta 500 personas. El departamento de Servicios de Animales también está en el albergue, para coordinar con las familias y mantener a las mascotas que traigan en otro lugar y devolvérselos una vez que pase la contingencia. No se pregunta a nadie sobre su situación migratoria, informó Rafael Ferreira, de la Ciudad de Dallas.
A pesar de las dificultades para desplazarse a Dallas están llegando cada día más evacuados y damnificados del diluvio Harvey. Ahora que cesaron las lluvias y que la carretera interestatal 45 y otras carreteras se abrieron al uso público, los albergues del Metroplex jugaran un papel muy importante ante la calamidad pública desatada en las poblaciones ribereñas a las costas del golfo de México laceradas por los impiadosos días que duro el diluvio ocasionado por el histórico Huracán Harvey.
Desde Houston más de 250 autobuses están operando para llevar a la gente al “Mega Shelter” acondicionado en el Centro de Convenciones Kay Bailey Hutchison, dijo Rocky Vaz, director de la Oficina de Administración de Emergencias de Dallas. El alcalde Mike Rawlings había dicho que el Norte de Texas estaba preparado para manejar hasta 6.500 evacuados, la mayoría de ellos llegando a Dallas.
Pero a partir de las 6:30 p.m. del día martes, 227 personas se alojaron en el mega-refugio de 5.000 camas del Centro de Convenciones establecido en un garaje con aire acondicionado.

“Tengo que irme ahora”

Un residente del sur de Texas que llegó a Dallas fue José Banda, quien condujo aquí con su esposa, Angélica Sánchez, y sus cuatro hijos el martes por la mañana. La familia viajó inicialmente con un grupo de 17 amigos de su casa en Dickinson a Dallas el viernes cuando el huracán tocaba tierra, un viaje que les tomó siete horas y fue retrasado por un neumático desinflado.

Se quedaron en un hotel de la zona hasta el martes, cuando se trasladaron al centro de convenciones después de quedarse sin dinero. Banda dijo que la decisión de salir de su casa era difícil. “Incluso cuando oí el trueno y vi el relámpago, todavía no estaba decidido a irme”, dijo en español. “Pero cuando vi a mis hijos, algo en mí me dijo: ‘Tienes que irte ahora'”

Banda dijo que el grupo no había planeado permanecer en Dallas más de dos días, pero ahora no está seguro de cuándo regresarán. Él se preocupa por lo que va a encontrar cuando se van a casa. “Tenemos algo de dinero, pero no mucho”, dijo Banda. “Cuando volvamos, vamos a comprar comida y cosas que tomar de vuelta de aquí, porque todo lo que tenemos en casa ya no servirá”.

Las comodidades del hogar

Banda y otros que se alojan en el Centro de Convenciones Kay Bailey Hutchison de Dallas, tendrán acceso a televisores, consolas de videojuegos y una biblioteca. El centro de convenciones cuenta con una clínica provista por médicos voluntarios y otro personal de Salud Infantil, del Parkland, UT-Southwestern y otros hospitales locales, y una farmacia con medicamentos donados por Wal-Mart.

El Distrito Escolar Independiente de Dallas también se prepara para aceptar a los estudiantes que terminan alojados en el centro de convenciones.

Además del centro de convenciones, los evacuados se extienden entre los tres centros de recreación de Dallas, así como otros en las ciudades circundantes. El lunes por la noche, 137 evacuados de Galveston aterrizaron en Dallas Love Field en C-130 transportes militares, y fueron transportados a un refugio en Irving.

Y Fort Worth acaba de abrir dos refugios, con un tercio de ser preparado en caso de que, también se llegare a necesitar, ya que aún no está claro cuántos evacuados terminarán en Dallas y sus ciudades vecinas.

Algunos evacuados viajaron al norte de Dallas con lugares para quedarse en hoteles o con amigos, pero luego se dirigieron al centro de convenciones el martes por la tarde buscando ayuda. Algunos necesitaron registrarse para la asistencia de FEMA. Otros buscaban comida y ropa.

Janet Rodríguez, de 29 años, su mamá, su hermano mayor y su hija de 9 años hicieron el viaje el domingo desde Spring, a unos 25 kilómetros al norte de Houston. Cargaron sus pertenencias en el Chevrolet Equinox de la madre de Rodríguez y se dirigieron directamente a Dallas después de que se emitiera una evacuación obligatoria para su vecindario. “No podíamos ir hacia el sur, todo estaba bloqueado y nuestra única ruta era ir hacia el norte”, dijo Rodríguez, que trabaja como oficial de préstamos hipotecarios.

Los vecinos que se quedaron atrás enviaron sus fotos de su complejo de apartamentos, ahora inundado de agua. Ella piensa en las cosas que dejó atrás: las cartas de su novio; Las fotos del bebé de su hija; Su hijo de 8 años, todavía en el condado de Fort Bend con su papá; Y sus abuelos, que se negaron a evacuar con ellos.

“Es malo”, dijo Sylvia Noriega, de 55 años, la madre de Rodríguez, mientras hablaba de sus padres y su decisión de quedarse. “Ella trata de no hablar de eso para no llorar”, dijo Rodríguez, entrando.

‘Somos invencibles’

Rodríguez dijo que ella y su familia esperan regresar el jueves para examinar el daño, si el tiempo lo permite. “No pensamos que nos iba a pegar”, dijo. “Pensamos como la mayoría de la gente piensa: ‘Somos invencibles'”. Su hermano, Néstor Coronado, llevaba una camiseta blanca de Houston Texans y una gorra de béisbol azul de los Texans de Houston el martes por la tarde. Dijo que se sintió bienvenido durante su estancia en Dallas, pero a menudo se le recuerda que es un forastero. “Siempre que voy a Wal-Mart o tiendas como esa, sigo viendo cosas de los Cowboys”, dijo el chico de 39 años con una carcajada. “Sé que ya no estoy en casa.” Nota periodística con la colaboración del escritor Robert Wilonsky .

arnoby@elhispanonews.com

Share This With Friends:


Be the first to comment

Leave a Reply

Loading...