Igual que hace más de 100 años, hoy existe nuevamente la esclavitud

Por Arnoby Betancurt

Ya detectan a migrantes africanos en Sonora

Share This With Friends:


Dallas, TX.- Las expresiones antihumanas de Donald Trump, no son un caso aislado del acontecer mundial. El desprecio por el ser humano pobre e inmigrante lo hemos conocido también en Europa y en Asia, y como en un sin sentido, el mundo se silencia ante el lucrativo negocio criminal de secuestrar o privar de la libertad a seres humanos, regresando a una moderna forma de esclavización de seres humanos.

Ya son varias las series y los documentales periodísticos que aportan suficiente acervo probatorio de lo que esta ocurriendo en la frontera México-estadounidense, y en donde se fraguan las más innovadoras técnicas y tecnologías de organizaciones criminales que han cooptado policías, militares, políticos, funcionarios públicos y privados.
En un trabajo de la Red de Periodistas de a Pie realizado con el apoyo de “Open Society Foundations, se puede leer: “Todos los días hay secuestros de migrantes en México. Una realidad que camina en sentido contrario a los discursos oficiales, empeñados en festinar el éxito del Plan Frontera Sur. Las cifras oficiales también desmienten el optimismo: en 15 años apenas una treintena de plagios han sido investigados”.
En la serie televisiva de Telemundo “Señora Acero”, también se narra la historia de los inmigrantes mexicanos y su lucha por lograr el sueño americano. Ellos evitan ser detenidos por el departamento de inmigración, o por las bandas de narcotráfico de las fronteras que los secuestran para utilizarlos como esclavos en la producción y distribución de drogas. Ya no será solo el tema del mundo del narcotráfico, sino que se suma el del cruce ilegal de inmigrantes por la frontera, el secuestro y la trata de personas.
Como ya lo había señalado In Sight Crime (Centro de Investigación del Crimen Organizado), han habido múltiples informes sobre aumentos del cultivo de amapola y un refinamiento en la producción de heroína entre las TCO mexicanas (Organizaciones Criminales Transnacionales) para competir mejor con el producto superior de Colombia, y para ello, la mano de obra de los nuevos esclavos, esta resultando de altísima rentabilidad y por ende, fuente de enriquecimiento ilimitado, como hace mas de 100 años.
“El sacerdote Alejandro Solalinde reflexiona: Todos los habitantes de este país
Son mercancía, personas que cargan la etiqueta de secuestrables”.
arnoby@elhispanonews.com

Share This With Friends:


Be the first to comment

Leave a Reply

Loading...