Terrorismo, una vez más

Por Claudia Herrmann

La Unión Europea, Estados Unidos y hasta Rusia no pueden seguir evitando por más tiempo el caos en Libia y en Siria.

Share This With Friends:


Claudia Herrmann
Presidente de la
Asociación de
Mujeres Empresarias y Profesionales de Dallas

Todos (me refiero a los líderes políticos de occidente y hasta las propias poblaciones de los países europeos) sabíamos que el atentado terrorista de Barcelona iba a ocurrir. Lo único que no sabíamos hasta hace unos días, era donde y cuando. Así como ocurrió este último atentado, habrá más. Y más. Es una certeza, así como es una certeza que presenciamos un eclipse de sol hace unos días.

Los ya repetitivos atentados terroristas en España no son una casualidad. Tanto Al Qaeda como el Estado Islámico (IS) consideran a Europa como uno de sus principales campos de batalla, estando determinados a reconquistar la región que conocen como Al-Andalus. La intención podría antojarse como ridícula, pero la estela de muertos que deja cada ataque dista mucho de serlo. Los ataques son orquestados desde la ruina que ahora se llama Libia y la región del “Magreb” o norte de África, principalmente Marruecos, que también anhela controlar IS. IS quiere reconstruir el califato que otrora se extendiera desde Persia hasta los Pirineos.

El auge de IS y Al Qaeda es en buena medida resultado de las fallidas políticas internacionales, principalmente de Estados Unidos y la OTAN. Maniqueamente Bashar al-Assad es considerado como el maloso de la película en Siria, y Estados Unidos hace lo indecible por quitarlo del poder. Así sucedió con Muammar Gaddafi en Libia. Muerto este último, Libia se ha convertido en un ingobernable infierno cuyo territorio y riquezas se disputan milicias variopintas en constante guerra entre sí. Otrora, Libia fue el país más próspero de África. Los terroristas islámicos pueden ir y venir entre Marruecos, Libia y Siria a su antojo, planificar sus ataques y dar el fácil salto a Europa para perpetrarlos.

¿Cuándo despertarán los gobiernos occidentales y les pondrán el alto a los islamistas y a los gobiernos que los apoyan? Lo peor que pueden hacer es subestimar al enemigo y tomar medidas pasivas traducidas en meramente incrementar la presencia de policías y milicias en las ciudades europeas. Porque los terroristas consideran que están en pie de guerra contra el mundo occidental. Invariablemente éstos ya estaban en el radar de las agencias de inteligencia europeas, ¿luego entonces, por qué éstas no hicieron y no siguen haciendo nada? Ciertamente los yihadistas no están librando una guerra convencional. No se han efectuado declaraciones de guerra entre naciones enfrentadas una con otra. No han alistado a sus ejércitos profesionales. Pero ello no quiere decir que desde Medio Oriente y el Magreb no se esté fraguando una guerra mayor que seguirá cobrando vidas inocentes y que tiene a los ataques terroristas como su rostro más visible.

La Unión Europea, Estados Unidos y hasta Rusia no pueden seguir evitando por más tiempo el caos en Libia y en Siria. ¿Por qué los yihadistas no se adentran en Rusia o lo que fueron sus países satélites? Porque saben muy bien que la respuesta de Putin será un veloz y contundente mazazo dado duro y a la cabeza. Además los rusos tienen una política migratoria muy bien diseñada. Quien desee vivir en Rusia como inmigrante debe integrarse plenamente al país: a su cultura, tradiciones y por supuesto, su idioma. Europa se está convirtiendo en asiento de jóvenes que si bien en algunos casos nacen en sus países, lejos de sentir amor por sus patrias las odian. Sus padres migrantes no se han asimilado a la cultura occidental, en muchas ocasiones ni hablan los idiomas de los países donde residen. Estos jóvenes se sienten aislados y salen hacia Medio Oriente, para ser entrenados por IS y regresar para cometer actos de terrorismo. Algunos varones inmigrantes se sienten con la libertad de asediar y violar a mujeres europeas porque reciben castigos que no pasan de un manotazo. Estos inmigrantes se asientan en las plazas y zonas de mayor congregación en las ciudades europeas y se dedican a pedir limosna a pesar de recibir vivienda y una pensión de los países donde se asientan, que muchos locales ya desearían tener. Muchos españoles en estos momentos se preguntan: ¿cuándo por fin va a hacer algo su gobierno para detener a los terroristas?

Hasta la próxima y buena suerte. Claudia Herrmann es Presidente de la Asociación de Mujeres Empresarias y Profesionales de Dallas cherrmann@amepusa.org

Share This With Friends:


Be the first to comment

Leave a Reply

Loading...