“La democracia puede tambalear cuando se entrega al miedo” Barack Obama

Por Arnoby Betancourt

Obama dijo a sus seguidores que el futuro del país requiere el rescate de los valores fundamentales que marcaron la fundación de la nación, para poder superar las diferencias.

Share This With Friends:


Dallas, Texas. El primer presidente negro de Estados Unidos, Barack Obama, el hombre que llegó al poder en 2009 montado en una ola de optimismo y entusiasmo mundial, se despidió de los estadounidenses que lo apoyaron durante sus ocho años de mandato.

Lo hizo en Chicago, donde comenzó esa revolución política que contagió a miles de personas, diciéndole adiós a dos administraciones difíciles, marcadas por la oposición terca de los republicanos, que bloquearon cada una de sus iniciativas.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, defendió que su país es actualmente “un lugar mejor y más fuerte” que cuando él llegó al poder en 2009, y pidió a todos sus compatriotas que crean en su propia capacidad de lograr el “cambio” que él quiso espolear al llegar a la Casa Blanca hace ocho años.
“Ustedes fueron el cambio. Ustedes respondieron a las esperanzas de la gente, y gracias a ustedes, en casi cada medida, Estados Unidos es un lugar mejor y más fuerte que cuando empezamos”, dijo Obama.
El presidente estadounidense reconoció que el progreso durante su gobierno “no ha sido uniforme”, y que “a veces parece que damos un paso atrás por cada dos pasos adelante”, pero que su país siempre se ha caracterizado por “moverse hacia adelante”.
Barack Obama dijo que, si hace ocho años hubiera prometido que el país “dejaría atrás una gran recesión”, abriría “un nuevo capítulo con el pueblo cubano, cerraría el programa nuclear de Irán”, lograría la legalidad del matrimonio homosexual y reformaría el sistema sanitario, “me habrían dicho que estaba aspirando a demasiado”.
El primer presidente afroamericano de Estados Unidos reconoció que, pese al carácter histórico que representó su elección, el racismo sigue vivo en el país y queda “más trabajo por hacer” para eliminar los prejuicios contra las minorías y los inmigrantes.
“Después de mi elección, se habló mucho de un Estados Unidos posracial. Esa visión, aunque bienintencionada, nunca fue realista. Porque la raza sigue siendo una fuerza potente y a menudo divisoria en nuestra sociedad”, admitió Obama.
“La democracia requiere un sentimiento básico de solidaridad, la idea de que más allá de nuestras diferencias estamos en esto juntos. Crecemos o nos hundimos juntos”, dijo el mandatario.
Obama dijo a sus seguidores que el futuro del país requiere el rescate de los valores fundamentales que marcaron la fundación de la nación, para poder superar las diferencias. “todos nosotros, independientemente del partido político, tenemos que lanzarnos a la tarea de reconstruir nuestras instituciones democráticas”, y tratar de “reducir la corrosiva influencia del dinero en nuestra política”.
El presidente defendió a las minorías y pidió prestarles atención a los habitantes que se sienten apabullados por la economía, en una referencia velada a los votantes de Trump. Sus palabras fueron conciliadoras.
Palabra a palabra, Obama defendió que el Estados Unidos de hoy era un imposible que el de cuando comenzó su presidencia. Su discurso incluyó, de nuevo y como una suerte de “leitmotiv” por el que quiere ser recordado, la necesidad de sembrar y cultivar la igualdad y, al mismo tiempo, la diferencia.
“La democracia no requiere uniformidad nuestros padres fundadores también pelearon. Esperaron que hiciéramos lo mismo. Pero la democracia sí requiere un mínimo de solidaridad. La idea de que aunque seamos diferentes, todos estamos aquí, todos somos uno. Hay momentos en que se amenaza esa solidaridad. Y este siglo es uno de esos momentos donde la solidaridad determinará nuestro futuro”.
Parte de ese futuro, dijo, parte del hecho de alojar y permitir que los cientos de migrantes que están en el país tengan una vida digna. “Incluirlos no es fácil. Para muchos de nosotros ha sido más fácil meternos en nuestras burbujas, y cada vez más nos sentimos tan seguros en nuestras burbujas que sólo aceptamos información, sea cierta o falsa, cuando se ajusta a nuestra opinión, en vez de ajustar nuestra opinión a las pruebas que están allí fuera”.

Con emotivas palabras, Barack Obama, mirando a su esposa Michelle, dijo:
• “Michelle LaVaughn Robinson, hija del lado sur, durante los últimos 25 años no solo has sido mi esposa y madre de mis hijas, has sido mi mejor amiga”. “Asumiste un papel que no pediste y lo hiciste propio con gracia y coraje y estilo y buen humor”, le dijo, mientras sacaba un pañuelo para secarse las lágrimas, arrancando una fuerte ovación de los 20.000 asistentes.
• “Una nueva generación eleva sus miras porque te tiene como modelo a seguir. Me has llenado de orgullo. Has llenado de orgullo al país”. El Presidente Obama hablo de sus dos hijas al elogiarlas como “dos increíbles jóvenes mujeres”.
• “De todo lo que he hecho en mi vida, lo que más me enorgullece es ser vuestro padre”, dijo mientras Malia derramó un par de lágrimas mientras era abrazada por su madre. “Son inteligentes, y hermosas, pero más importante que eso, son buenas y consideradas, y están llenas de pasión”, les dijo. “Y llevaron tan fácilmente la carga de estar años en el candelero”.
• El mandatario estadounidense, lleno de afecto y gratitud, también se dirigió a su vicepresidente Joe Biden, a quien, junto con su esposa Jill, describió como su segunda familia, arrancando una nueva ovación. “Fuiste la primera decisión que tomé tras ser nominado, y fue la mejor”, expresó. “No solo porque has sido un gran vicepresidente, sino porque gané un hermano”.
• “La democracia requiere un sentimiento básico de solidaridad, la idea de que más allá de nuestras diferencias estamos en esto juntos. Crecemos o nos hundimos juntos”, dijo el mandatario.
Obama dijo a sus seguidores que el futuro del país requiere el rescate de los valores fundamentales que marcaron la fundación de la nación, para poder superar las diferencias.
En su visión, “todos nosotros, independientemente del partido político, tenemos que lanzarnos a la tarea de reconstruir nuestras instituciones democráticas”, y tratar de “reducir la corrosiva influencia del dinero en nuestra política”.

El discurso de esperanza de Barack Obama en su despedida:

Estas fueron algunas de las frases más célebres del discurso de Obama, uno de los mejores oradores de los últimos tiempos de Estados Unidos.

CAMBIO

“Michelle y yo nos hemos sentidos muy halagados por los buenos deseos que hemos recibido en las últimas semanas. Es mi oportunidad de dar las gracias, ya sea que nos hayamos visto en persona o no (…), mi conversación es con ustedes, con todos los estadounidenses. Eso es lo que me ha mantenido inspirado, cada día he aprendido de ustedes, me han hecho un mejor presidente y un mejor hombre”.

DEMOCRACIA

“Sólo depende de nosotros que garanticemos que nuestro Gobierno nos ayude a responder a los desafíos a los que nos enfrentamos (…) Si no creamos oportunidades para todos, la desconexión y la división que han ralentizado nuestro progreso solo empeorará en los próximos años. Nuestra democracia no funcionará si todo el mundo no tiene las mismas oportunidades económicas”.

RAZA

“Hay un desafío tan viejo como este país: el racismo. Si cada problema económico queda retratado como una pugna entre trabajadores blancos de clase media y minorías desfavorecidas, entonces trabajadores de todos los colores pelearán por migajas mientras los más ricos siguen aislándose en sus terrenos privados. Cito a Atticus Finch (De la Novela “Matar a un Ruiseñor”: Nunca entiendes realmente a una persona hasta que no consideras la realidad que existe desde su punto de vista, hasta que no te metes debajo de su piel y caminas con ella”.

TERRORISMO

“El miedo al cambio tiene como objetivo la unidad de EE.UU., desafiada primero por fanáticos violentos que dicen hablar por el Islam y más recientemente por autócratas con fortunas extranjeras que ven el libre mercado, las democracias libres y la sociedad civil como una amenaza a su poder”. “Ese peligro es mayor para nuestra democracia que ninguna bomba o misil. Nuestro país no sufrió un gran ataque terrorista en su territorio durante los últimos ocho años”.

POLÍTICA

“Para muchos de nosotros, nos sentimos más seguros si nos resguardamos en nuestra burbuja, rodeados de personas que son como nosotros y comparten las mismas ideas y nunca desafían nuestras afirmaciones. Pero eso es la política, una batalla de ideas”.

CAMBIO CLIMÁTICO

“Reducimos por primera vez las misiones contaminantes en el país. Pero si Estados Unidos no toma más medidas, nuestros hijos no tendrán tiempo de debatir la existencia del cambio climático porque estarán demasiado ocupados peleando contra sus efectos”.

RUSIA, CHINA

“Estemos alerta, pero no tengamos miedo, ISIS intentará matar a más inocentes. Pero rivales como China o Rusia no pueden igualar nuestra influencia en el mundo, a menos que renunciemos a nuestros valores y nos convirtamos en otro país gigante que se dedica a acosar a nuestros vecinos más pequeños”.

FUTURO

“Mi fe en los valores estadounidenses se ha reafirmado durante estos ocho años gracias a los ejemplos de ciudadanos, víctimas de desastres nucleares, médicos, voluntarios y veteranos. La fe que yo deposité hace varios años, no muy lejos de aquí en el poder de ciudadanos comunes para provocar un cambio ha sido recompensada de maneras que yo no podía haber imaginado”.

JÓVENES

“A esta generación que viene, que cree en una América justa, inclusiva, saben que el constante cambio que es nuestra seña de identidad, que no es algo a lo que hay que temer sino que abrazar, y que deben estar dispuestos a llevar esta democracia hacia adelante. Pronto serán mayoría y por eso creo que el futuro está en buenas manos”.

LA FE

“Les pido que crean en el cambio, no por mí, sino que crean en su capacidad de lograr el cambio, que mantengan esa fe basada en nuestros principios fundacionales, los de los colonos, los inmigrantes, ese creo reafirmado en los que han llevado nuestra bandera a campos de batalla en todo el mundo y a la superficie de la luna. Sí, nosotros podemos. Lo hicimos”.

La vida después de la Casa Blanca
La política poco ortodoxa de Trump llevó la transición y los planes pospresidenciales de Obama, de 55 años, hacia la incertidumbre. Si bien prometió un cambio de mando suave, Obama critica de manera creciente a Trump mientras se prepara para dejar el puesto el 20 de enero.
Después de esto, vendrán las vacaciones y una autobiografía, pero Obama se podría ver arrastrado nuevamente a la arena política si Trump llegara a promulgar un registro de musulmanes o si deportara a adultos que desde hace años viven en Estados Unidos, traídos por sus padres.
Pese a que prometió quedarse lejos de la política, el segundo capítulo de Obama podría ser tan políticamente comprometido como lo fue el de Jimmy Carter, cuya pospresidencia reconstruyó su imagen de personaje ilustre.
Muchos ayudantes de Obama que habían planeado tomarse vacaciones exóticas o trabajar en el sector privado para reabastecer sus ahorros también están revaluando sus futuros y pensando en un retorno a las trincheras políticas.
La fundación Obama ya se está preparando para un papel casi político, formando a jóvenes idealistas para la vida pública.
arnoby@elhispanonews.com

Share This With Friends:


Be the first to comment

Leave a Reply

Loading...