Alarma mundial por suicidio de adolescentes

Por Arnoby Betancourt

Aquellos que se rehúsan a continuar en el juego reciben chantajes del ‘curador’, quien los presiona con la amenaza de asesinar a los familiares si no siguen adelante.

Share This With Friends:


Dallas, Texas. Las redes sociales otra vez son noticia. Ahora porque han vuelto a mostrar su lado más oscuro, lo que tiene alarmados a padres de familia, profesores y a las autoridades en Europa y gran parte de América Latina. La razón es el descubrimiento de un ‘juego’ promovido por canales de internet, que incita a los adolescentes a suicidarse. No se trata de un asunto menor.  

El asunto llegó como un tsunami y ha tomado por sorpresa a muchos. El tema estalló en la lejana Rusia. Hace varios meses, diversos medios de ese país informaron sobre una extraña racha de suicidios de adolescentes entre los 10 y los 17 años de edad. Calcularon que la cifra de víctimas podría rondar las 150, tan solo entre 2016 y lo corrido de 2017.
De acuerdo con los reportes las muertes estaban ligadas a Vlontakte, la red social rusa similar a Facebook. Por allí se creaban diversos grupos anónimos a los que se unían decenas de jóvenes para participar en lo que llamaron el reto de la ballena azul. El nombre de este macabro reto provendría de la decisión que toman esos gigantescos animales de encallar en las playas para morir. La perversa práctica consiste en cumplir 50 retos en 50 días. Los adolescentes deben realizar una serie de tareas que les son ordenadas por ‘el curador’, una especie de administrador del grupo que va dando las instrucciones.
Los primeros pasos son desafíos aparentemente inofensivos como dibujar una ballena o contactar a otro integrante del grupo. El adolescente debe enviar fotos o videos como prueba de que ha cumplido y recibe nuevas ‘misiones’. A medida que avanzan cada vez son más siniestras y retorcidas.
Cada vez son peores: escribir en un brazo y una pierna “F57” con un cuchillo o navaja. Levantarse a las cuatro de la madrugada y ver películas de terror y responder las preguntas del ‘curador’ para verificar que efectivamente su víctima vio el filme que le indicó. Cortarse los labios, pincharse con agujas las manos o hacer algo doloroso o que le cause alguna enfermedad son parte de esos retos. Subir y permanecer durante horas en cornisas o puentes. Finalmente, el último reto consiste en saltar de un edificio o suicidarse por otros métodos.
Aquellos que se rehúsan a continuar en el juego reciben chantajes del ‘curador’, quien los presiona con la amenaza de asesinar a los familiares si no siguen adelante. Aprovecha que en la etapa de reclutamiento los adolescentes han publicado y entregado una gran cantidad de información sobre sus familias y amigos.
A finales del año pasado las autoridades rusas arrestaron a Philippe Budeikin, un ruso de 22 años de edad, al comprobar que había creado varios grupos en redes sociales en los que hizo que al menos 15 niños y adolescentes se suicidaran. Parecía un asunto local en Rusia. Sin embargo, como suele ocurrir con muchos temas en internet y redes sociales, se extendió rápida y silenciosamente hasta cruzar el Atlántico.
La Dirección de Investigación Criminal e INTERPOL de la Policía de Colombia, emitió una circular morada para ser difundida en 190 países alertando sobre la existencia de esas nuevas tendencias o amenazas criminales, especialmente contra menores.

Recomendaciones para detectar y evitar que los niños y adolescentes caigan víctimas de este y otros juegos perversos en las redes sociales:

1. Explique a los niños y adolescentes los riesgos de grupos cerrados en redes sociales que atenten contra su integridad física o psicológica.

2. Detecte comportamientos extraños que se salgan de la rutina diaria de sus niños o adolescentes, como levantarse a la madrugada, no dormir o pasar noches enteras viendo películas de horror.

3. Identifique marcas inusuales en el cuerpo de los menores, como imágenes de la ballena o heridas provocadas por ellos mismos. También si realizan preguntas extrañas sobre formas de morir o suicidio.

4. No permita que los niños o adolescentes a su cargo planeen encuentros con desconocidos a través de redes sociales.

5. Se ha determinado que las víctimas son aceptadas en estos grupos cerrados por la cantidad de información que publican en redes sociales. Controle y evite que los menores publiquen datos personales o familiares.

6. Configure las opciones de privacidad de sus redes sociales, para que desconocidos no accedan a su información.

7. Los administradores de estos grupos realizan ingeniería social muy precisa para poder manipular a sus víctimas con la información disponible en sus perfiles. Los delincuentes usan esos datos para amenazar a los menores y forzarlos a hacer lo que se les ordena.

8. Oriente a sus hijos para evitar que asuman retos promovidos vía internet.

9. Las instituciones educativas, profesores y padres de familia deben promover que los menores usen responsablemente las posibilidades de internet. También deben estar atentos a señales como cambios inexplicables de comportamiento.

arnoby@elhispanonews.com

Share This With Friends:


Be the first to comment

Leave a Reply

Loading...