Paleontólogos ya no necesitan fósiles para analizar el ADN

Por Arnoby Betancourt

'Viajar' al pasado será más fácil gracias a nueva técnica para investigar yacimientos arqueológicos.

Share This With Friends:


Dallas, Texas. Para comenzar se debe saber qué es un paleontólogo. Brevemente se puede decir que es aquella persona que estudia cualquier evidencia de vida en el pasado, y a esa evidencia se le llama fósil. Los paleontólogos estudian los fósiles, que son los restos de seres vivos, tales como conchas y huesos que se han convertido en piedra. Muchos fósiles tienen miles, millones o miles de millones de años y al conocer la edad de los fósiles, los paleontólogos pueden encontrar información sobre las personas, plantas y animales que vivieron antes que nosotros.

Hasta ahora, el principal problema de los paleontólogos era la escasez de fósiles, una herramienta básica para encajar las piezas del rompecabezas de la evolución. Pero los fósiles ya no son esenciales porque un equipo internacional de científicos ha ideado una técnica que permite extraer ADN de los sedimentos de los yacimientos arqueológicos, según detalla la revista ‘Science’.
La técnica dará un vuelco al trabajo de los paleontólogos porque “lo normal es que los yacimientos carezcan de restos óseos para analizar y las muestras que existen ya están catalogadas”. Para probar su técnica, los investigadores han estudiado los sedimentos de ocho yacimientos europeos que tienen numerosos restos de neandertal, uno de los tipos humanos prehistóricos.
“Las muestras neandertales, por ejemplo, son las mismas desde hace una década. Todo eso limitaba nuestro trabajo cada vez más”, explicó a Efe el paleogenetista del Instituto de Biología Evolutiva (IBE), Carles Lalueza-Fox.
Es más, “extrapolada a tiempos más recientes, la técnica ofrece un sinfín de posibilidades. Podremos volver a cualquier periodo en el que haya habido distintas fases de ocupación de un lugar, a lo mejor por parte de distintas culturas, y podremos investigar cómo eran genéticamente esos individuos en cada nivel de ocupación”. E incluso “saber cómo un grupo se convierte en otro genéticamente diferente al cabo de miles de años”, explica el genetista.
Además, la técnica que es “barata y prácticamente inagotable, nos dará la oportunidad de trabajar que es una “prueba de concepto” (la demostración de una nueva técnica), multiplicará las posibilidades de los arqueólogos y genetistas que descubrirán que el suelo “está plagado de secuencias de ADN de organismos que ocuparon el terreno”, destacó el paleoantropólogo del Centro Superior de Investigaciones Científicas de España y coautor del trabajo, Antonio Rosas.
Muchos creerán que el trabajo de un paleontólogo es aburrido, solitario y sin sentido, pero en realidad es impresionante, divertido y sumamente importante, ya que los paleontólogos se convierten en verdaderos Sherlock Holmes de la vida del pasado, pues su trabajo consiste en ir al campo y buscar fósiles entre las rocas (como si fuese ir a la escena del crimen y buscar muchas pistas). Al encontrarlo, tienen que recabar información de cuál es su ubicación, el lugar y la manera en que se encontró y con quién está; todo ello para posteriormente rescatar el fósil y llevarlo al laboratorio.
Ya en el laboratorio y después de limpiarlo, restaurarlo, describirlo, tienen que comenzar a interpretar todos los datos para poder deducir su edad, sexo, tamaño, identificarlo y posteriormente saber cómo llego ahí, de qué murió o quién lo mato, y cómo se convirtió en fósil, y así hasta tener todo lo que se pueda sobre su vida. Sus resultados nos ayudarán a aprender a vivir con las cosas pasadas y presentes.
arnoby@elhispanonews.com

Share This With Friends:


Be the first to comment

Leave a Reply

Loading...