2.100 millones de personas afectadas por el grave problema de la obesidad

Por Arnoby Betancourt

Cerca del 80% de los países desarrollados sufre de “obesidad oculta”, es decir la proporción de adultos y niños con exceso de grasa. Un juicioso análisis sugiere que se abandone el peso como referencia sanitaria y se centre en el exceso de grasa de la persona.

Share This With Friends:


Dallas, Texas. Como no se había registrado antes en la historia de la humanidad, hay más personas con exceso de peso que desnutridas. Unas 2.100 millones de personas en el mundo sufren de sobrepeso, incluidas 670 millones que padecen obesidad. Un informe de la consultora McKinsey pronostica que la mitad de los habitantes del planeta en el 2030, padecerá de obesidad.

La obesidad está creciendo en forma alarmante no solo en los países desarrollados, sino también en las economías emergentes, aseguraron los expertos de la consultora. “Solo un plan que ataque en varios frentes, desde el tamaño de las porciones de los alimentos, pasando por el control sobre la comida rápida, hasta el estímulo del ejercicio físico y la educación alimentaria, entre otras cuestiones, podrá empezar a frenar la crisis”, sostienen en McKinsey.
Un artículo publicado recientemente en la revista “Frontiers in Public Health”, calcula que en los países desarrollados hasta el 90% de los hombres adultos, el 80% de las mujeres y el 50% de los niños, tienen un porcentaje de grasa que les afecta seriamente su salud.
De hecho, los expertos explican que el exceso de grasa tiene consecuencias más agresivas en el organismo, como vínculos directos con la resistencia a la insulina y la inflamación crónica; la hipertensión, enfermedad coronaria, apoplejía, cáncer, diabetes tipo 2, enfermedad de la vesícula biliar y osteoartritis, entre otras.
Un juicioso análisis sugiere que se abandone el peso como referencia sanitaria y se centre en el exceso de grasa de la persona, ya que esto predice mucho mejor si alguien tendrá problemas de salud. La forma habitual de medir si una persona tiene un peso saludable es el conocido índice de masa corporal, que asocia la estatura y el peso de una persona.
Pero como se sabe desde hace tiempo, esta fórmula no siempre ayuda a predecir si una persona va a tener problemas de salud asociados al sobrepeso. El mejor indicador es el exceso de grasa. Diversos estudios han observado que muchos individuos que se consideran delgados o con un ligero sobrepeso, pero que tienen un porcentaje de grasa elevado, tienen niveles de presión arterial, insulina o inflamación propios en alguien con obesidad.
Por eso es que, con la medida actual, muchas personas con problemas de obesidad pasan inadvertidas para los médicos. Un equipo de investigadores liderado por Shang-Ping Hung, del Hospital Chi Mei en Liouying (Taiwan), observó en un grupo de mujeres de entre 20 y 26 años, que el 70% de las que tenían un exceso de grasa corporal, habrían pasado por personas sanas de acuerdo a su índice de masa corporal.
Los autores del trabajo que ahora se publica en Frontiers in Public Health, liderados por Paul B. Laursen de la Universidad Politécnica de Auckland, abogan para que se cambie la definición de la obesidad y no se centre en el peso corporal sino en la grasa. Medir con precisión los niveles de grasa corporal requeriría métodos tecnológicamente más complejos como la absorciometría, una técnica que se utiliza para medir la densidad mineral ósea, principalmente en la columna lumbar, fémur proximal y cuerpo completo, con rayos X de doble energía, lo que impondría una carga sustancial a los recursos económicos de los países que deseen implementarlo, generándose así otro desafío en la salud pública mundial.
arnoby@elhispanonews.com

Share This With Friends:


Be the first to comment

Leave a Reply

Loading...