Diana Lisbeth Olvera García la más preciosa y encantadora quinceañera

Por Arnoby Betancourt

Desde ahora y por siempre, imploro al Dios Todopoderoso, que me llene de sabiduría y fortaleza, para estar junto a ti como fuente inagotable en la que puedas sentir amparo, fuerza y guía espiritual.

Share This With Friends:


Brota de nuestros corazones el más hondo sentimiento de gratitud eterna a Marcelo y a Margarita, por habernos concedido tan significativa distinción, junto a mi amada esposa Rosa María, de ser los padrinos de la más preciosa y encantadora quinceañera: nuestra hermosísima ahijada Diana Lisbeth.

Adorada Dianita:

Ruego al hacedor del Universo, que esa luz con que irradias amor y alegría a tus seres queridos y a todos los que tenemos el privilegio de tenerte cerca, te la conserve por siempre y que te colme de dicha y felicidad imperecedera.
Todo el mensaje y la bondad espiritual que el Padre Celestial derramo a todos los que nos congregamos en la Iglesia Santa Mónica en torno a tu bello día de quinceañera, es la Providencia Divina que te hará bendecida por el resto de tu larga y fructífera existencia humana.
Sabiendo el trascendental paso que das en tu vida a partir de esta preciosa e inolvidable noche del 5 de Agosto, debes tener muy presente que en tu alma limpia y en tu noble corazón, ya tus padres sembraron las semillas de bondad y éxito que comenzarán a germinar a lo largo de tu esplendorosa vida.
Quiero pedirte con humildad y respeto, que sigas preservando esa sencillez y esa generosidad que emana de lo más bello de tu ser. Nunca había conocido a un ser tan excepcionalmente querido y admirado por todos, como lo eres tú; y ese poderoso don de la inteligencia que te dio la Divinidad, ponlo siempre al servicio de las más nobles y altruistas designios que te nazcan de tu magnánimo corazón.
Ser tu Padrino, es un inmenso regalo cuyo valor solo lo comparo con lo más sublime de mi existencia: Ser Parte de Tu Adorada familia; y debo confesarte también, que es mi mayor y dignísimo reto, hacer de mi vida y la de mi esposa, tu bella madrina Rosa María, el más sagrado ejemplo, un manantial cristalino de enseñanzas que te servir para saciar tus ansias de saber, conocer y vivir la vida a plenitud.
Desde ahora y por siempre, imploro al Dios Todopoderoso, que me llene de sabiduría y fortaleza, para estar junto a ti como fuente inagotable en la que puedas sentir amparo, fuerza y guía espiritual.
A todos ustedes, en medio de este imponente recinto, cuya majestad fue inspirada para esta fecha cumbre y para la más preciosa y encantadora quinceañera, quiero expresarles también nuestra gratitud por honrar con su presencia y su cariño a nuestra eternamente princesa Diana Lisbeth
Con nuestro fraternal abrazo,
Amador y Rosa María Soto
Oklahoma City, Agosto 5, 2017.

Share This With Friends:


Be the first to comment

Leave a Reply

Loading...