Revierte Pentágono promesa de ciudadanía

Por Reynaldo Mena

El proceso de investigación y el riesgo para la seguridad que señalan llevaron a los funcionarios a considerar la cancelación de los contratos de alistamiento de más de mil 800 órdenes pendientes de entrenamiento básico y así detener el programa por completo, señala el Washington Post en el reportaje.

Share This With Friends:


WASHINGTON.-Un documento del Departamento de Defensa señala que el Pentágono planea cancelar el reclutamiento de mil elementos nacidos en el extranjero sin estatus migratorio regular, por lo cual podrían ser deportados, según un reportaje de The Washington Post.

El medio estadounidense tuvo acceso a la nota preparada por el secretario de Defensa, Jim Mattis, en la cual describe las amenazas a la seguridad relacionadas con los elementos reclutados a través de un programa diseñado para obtener la ciudadanía de manera rápida para apoyo médico y habilidades lingüísticas.
Los funcionarios han asignado niveles de amenaza a los casi 10 mil reclutas del Programa de Acceso Vital Militar en el Interés Nacional (MAVNI, por sus siglas en inglés), tanto a los que están en servicio como los que están en lista de espera para servir, basados en características como su proximidad a la información clasificada o la forma en que han sido investigados.
El Departamento de Defensa inició el programa en 2009 y desde entonces más de 10 mil 400 soldados han servido con apoyo médico y de especialidades lingüísticas (en ruso, mandarín y afgano, identificadas por el Pentágono como lenguas importantes para el éxito de las operaciones militares, pero escasas entre las tropas nacidas en Estados Unidos).
El año pasado, los funcionarios aumentaron las pruebas de seguridad específicamente para los reclutas de MAVNI, para así desviar los ya limitados recursos fiscales y humanos del Ejército, cita el documento.
El proceso de investigación y el riesgo para la seguridad que señalan llevaron a los funcionarios a considerar la cancelación de los contratos de alistamiento de más de mil 800 órdenes pendientes de entrenamiento básico y así detener el programa por completo, señala el Washington Post en el reportaje.
Dichos reclutas están en lo que el Ejército llama el programa de entrada diferida. Cerca de mil han visto expirar sus visas mientras esperan órdenes de viaje, lo que los pone en riesgo de deportación si sus contratos son cancelados.
Reynaldo@elhispanonews.com

Share This With Friends:


Be the first to comment

Leave a Reply

Loading...