Tragedia de San Antonio obliga a negociar capitulo migratorio en el TLCAN

Por Luis de la Teja

capitulo migratorio en el TLCAN

Share This With Friends:


Luis Manuel DE LA TEJA

Desde hace cinco años en 2012, comenzó a circular la tasa de migración del balance cero, es decir, que el número de mexicanos que partían a Estados Unidos era igual o inferior al de aquellos que volvían.

De esa idea –técnica, eufemística, quizás excesiva, pero con alguna dosis de verdad– se derivaron varias mentiras. Que ya no se iban los mexicanos porque había muchas oportunidades en México; que todos los migrantes indocumentados, ansiosos por cruzar a Estados Unidos, eran centroamericanos; que el fenómeno migratorio dejó de ser pertinente; que ya México no era un país emisor o expulsor de migrantes. Todo era falso, empezando por la peregrina idea de que el incremento en el número de retornados se debía a decisiones voluntarias y no a deportaciones –por definición coercitivas– o que algún oriundo de Michoacán o Guerrero acababa de volver a su terruño por nostalgia o para aprovechar las magníficas oportunidades que se le ofrecían en esos estados.
La tragedia del horror de San Antonio, revela que la realidad desmiente la falaz versión gubernamental que la migración a EU es predominantemente centroamericana. De las 39 víctimas, 34 eran mexicanos. De los 10 muertos, 7 eran mexicanos, por ahora. Veremos si estas proporciones aumentan conforme se obtenga mayor información. ¿Por qué se subieron al tráiler?, se trata de connacionales que pagaron una suma estratosférica y creciente al pollero para irse, y aceptaron correr el riesgo de perder la vida por hacerlo. En verdad, ¿ya nadie se va? ¿En serio terminó la migración mexicana a Estados Unidos? ¿Cuántos muertos más se necesitan para entender que no es cierto?
Las cifras, contradicen las versiones oficiales. Washington expidió en 2016 la cifra de 184 mil visas H2A y H2B, es decir, permisos de trabajo temporales para empleos agrícolas y de servicios. Si le sumamos casi 20 mil visas H1B para profesionistas, se trata de más de doscientos mil mexicanos que emigran cada año al norte. Desde 1997, el total se ha triplicado. Habría que sumar a este número los mexicanos que reciben visas de inversionistas o de reunificación familiar (estando en México). Andamos cerca de los 300 mil mexicanos que se van cada año con papeles.
Jorge Castañeda y Douglas Massey, publicaron un artículo en 2012 en The New York Times, que la cifra de migrantes mexicanos que ingresaban a Estados Unidos con papeles había crecido de manera exponencial. Hoy esto es más cierto que nunca.
¿Cuántos son los indocumentados que emprenden el viaje aterrador sin papeles? ¿Otros cien mil? ¿Doscientos mil? ¿A cuánto asciende el total global, con o sin papeles? ¿Medio millón? ¡Qué bueno que ya se vayan menos! ¡Qué pasaría si se fueran más!
Ahora en la renegociación del TLCAN, México debe tener una agenda propia para el TLC y el tema central de esa agenda propia –lógrese o no, en su totalidad o en una pequeña parte– es el asunto migratorio. México no debe ni puede aceptar que se reabra el TLC sin incluir algo cuya exclusión siempre nos impusieron: el destino de los millones de mexicanos en EU y de los cientos de miles que se siguen yendo cada año.
editorteja@yahoo.com

Share This With Friends:


Be the first to comment

Leave a Reply

Loading...