Alcalde de Dallas se rebela contra Trump por defender a latinos

Por Arnoby Betancourt

Alcalde de Dallas, Mike Rawlings

Share This With Friends:


Dallas, Texas. En forma emotiva, clara y contundente, el Alcalde de Dallas, Mike Rawlings, se ratificó que no patrocinará las redadas masivas para expulsar inmigrantes arbitrariamente. El domingo pasado, en el programa Lone Star Politics, de NBC5, dijo que puso un mensaje a través de twitter para dar su apoyo a los hispanos, que conforman el 42% de la población de la ciudad. “He dicho que estoy agradecido con la población hispana muchas, muchas veces”, dijo Rawlings. “Y sabiendo por lo que han estado pasando últimamente, es algo duro, y quise darles una palmadita en la espalda y decirles que estamos con ustedes”.

Sin embargo, el Gobernador de Texas, ignorando el Estado de Derecho y la autonomía de las Autoridades Municipales y de los Jefes de Policía, y creyendo en la monarquía dictatorial que pretende implementar el “Nuevo Presidente de EE.UU.”, anuncia que prohibirá las ciudades santuario, y que “firmara una ley para eliminar políticas que protegen a indocumentados”.
Ya son numerosos los Alcaldes y Jefes de Policía de EEUU que han anunciado que no llevarán a cabo redadas masivas contra inmigrantes. Las máximas autoridades de las tres mayores ciudades de EEUU : Nueva York, Los Ángeles, y Chicago, declararon ayer que no van a poner en práctica los planes del presidente electo, Donald Trump, de llevar a cabo redadas masivas de inmigrantes indocumentados para expulsarlos del país.

La reacción también incluye urbes como Filadelfia, Seattle, Minneapolis, y Providence.
En total, unos 300 núcleos urbanos de EEUU, son lo que se conoce como ciudades santuario, es decir, territorios en los que las autoridades locales no destinan recursos económicos ni humanos a perseguir a inmigrantes sin permiso de estadía.
Aunque varía en cada caso, en una ciudad santuario las fuerzas del orden, como mínimo, no pueden preguntar a nadie por su estatus inmigratorio si no tienen “una sospecha razonable” de que esa persona haya cometido un delito o haya sido expulsada del país y haya regresado. En esos casos, la aplicación de las normas de inmigración del Gobierno federal queda para las autoridades que dependen directamente de Washington o del estado en cuestión.
Hay que recordar que EE.UU. es un país tremendamente descentralizado administrativa, económica y políticamente, lo que crea un escenario perfecto para una serie interminable de conflictos jurisdiccionales y legales.
La disputa tiene un componente casi hasta de choque de personalidades. Los alcaldes, ‘sheriffs’, y jefes de policía tienen en EEUU un poder inmenso, y reciben una exposición mediática y de alta responsabilidad administrativa.
A manera de ejemplo, el Alcalde de Chicago, Rahm Emanuel, está encabezando la resistencia a los planes de Trump. El pasado lunes, en un acto cuidadosamente coreografiado, rodeado de activistas pro inmigración, congresistas, y representantes de minorías étnicas, ha dicho: “Estáis a salvo en Chicago, estáis seguros en Chicago, y tenéis el apoyo de Chicago”.
Esta ‘rebelión urbana’ ha acentuado las divisiones en EEUU, un país en el que los demócratas ganan sistemáticamente las grandes ciudades y los republicanos las zonas rurales, una tendencia que lleva produciéndose desde hace dos décadas y que en estas últimas elecciones se ha llevado al extremo. Pero el hecho de que sean las ciudades y no los pueblos los que se alcen contra Washington es nuevo.
Es de resaltar, la inédita asamblea comunitaria que se llevó a cabo el 30 de Noviembre, liderada por el Cónsul General de México en Dallas, Francisco De La Torre Galindo, y en la que otras Agencias Consulares Hispanas, junto a las autoridades de la ciudad, políticos, congresistas, concejales, empresarios, representantes comunitarios, voceros de Organizaciones No Gubernamentales, y la comunidad en general, se dieron cita en la Sede Diplomática, creando una poderosa alianza estratégica que comprende varias acciones, todas ellas tendientes a proteger y salvaguardar los altos intereses y los derechos fundamentales de la hispanidad inmigrante para que no esté vulnerable a la arbitrariedad gubernamental del inconstitucional e ilegal “Plan Trump”.
Allí, también se difundieron todas las directrices dadas por el Gobierno de México y por la Secretaria de Relaciones Exteriores; y mediante un interesante dialogo comunitario, se dió amplia información sobre las acciones tomadas por el Gobierno Mexicano y la cancillería para proteger a sus connacionales, y fundamentalmente para que se mantenga la calma y se evite el pánico; igualmente, se resolvieron todas las dudas e incertidumbres planteadas por los asistentes suministrándoles información adecuada y muy profesional ante las amenazas antiinmigrantes.
Debe recordarse que el alcalde de Dallas, Mike Rawlings, es un demócrata que cuando estuvo en la Ciudad de México este año con una delegación comercial, había criticado la retórica de Trump sobre construir una barda en la frontera con México, inmigración y el comercio internacional. La economía del Norte de Texas tiene fuertes lazos con México, y Rawlings, siendo él mismo empresario, quiere fortalecerlos.
arnoby@elhispanonews.com

Share This With Friends:


Be the first to comment

Leave a Reply

Loading...