El Muro de la Ignominia

Por Reynaldo Mena

Donald Trump anuncia construcción de muro y castiga ciudades santuario.

Share This With Friends:


El presidente Donald Trump firmó el miércoles un decreto para construir un muro a lo largo de la frontera con México y anunció la creación de nuevos centros para detener inmigrantes no autorizados y la reactivación de un programa federal para agilizar deportaciones.

Hemos hablado de esto desde el comienzo”, dijo Trump al firmar una de las dos órdenes ejecutivas sobre seguridad fronteriza y migración.
“Construir la barrera es más que una promesa electoral. Es la primera medida, con sentido común, para asegurar la frontera”, dijo el vocero Sean Spicer durante su conferencia de prensa diaria. “Las agencias federales aplicarán las leyes migratorias sin remordimientos”, agregó.
En los siguientes días se espera que Trump tome nuevas medidas para restringir el flujo de refugiados a Estados Unidos. Los planes propuestos incluyen al menos una suspensión de cuatro meses a todas las autorizaciones de ingreso de refugiados, así como una prohibición temporal a la gente que venga de algunos países de mayoría musulmana, de acuerdo con un representante de una organización de políticas públicas que monitorea asuntos de refugiados.

El anuncio de Trump, se dio exactamente el mismo día de la llegada del nuevo secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, a la ciudad de Washington para preparar la agenda de la reunión bilateral este martes entre el mandatario estadounidense y el mexicano, Enrique Peña Nieto.
No faltaron las voces en ambos lados de la frontera que expresaron que pareciera que Trump recibía a sus vecinos con un portazo y un mensaje de “no son bienvenidos”. En México, ciudadanos, críticos y políticos pidieron a la cúpula presidencial, cancelar el encuentro Trump-Peña Nieto por dignidad, ante el anuncio de tal envergadura. Al cierre de esta edición no era claro si eso se llevaría a cabo.
“Ha anunciado el muro justo cuando el secretario de Exteriores, Luis Videgaray, y el de Economía, Ildefonso Guajardo, llegaban a Washington para iniciar la negociación. Es un insulto e instala un clima de enfrentamiento en la apertura de las conversaciones. Peña Nieto debería cancelar su viaje. México no puede vivir bajo esta amenaza permanente. Es inaceptable”, señala el excanciller Jorge Castañeda al periódico El País.
Detractores del muro han enfatizado que su construcción no es factible, ya que su precio es muy costoso y la amenaza de Trump, de que México pagaría por su costo con impuestos fronterizos dista mucho de ser una realidad.
La Oficina de Rendición de Cuentas del Gobierno de EE.UU. estimó que el coste de construir una valla de una sola capa sería de 3.75 millones por kilómetros, a lo que habría que sumar otros 2.6 millones de dólares por kilómetro para la construcción de carreteras y vallas adicionales, según la agencia informativa EFE.
La frontera entre EE.UU. y México tiene más de 3,200 kilómetros y, de ellos, hay vallados 1,000 kilómetros, entre los que destaca la valla que separa Tijuana (México) de San Diego (California).
Trump ha mencionado repetidamente que el Muro será pagado con dinero aprobado en forma discrecional por el Congreso y que México, eventualmente pagaría por el costo.
Al afirmar tener autoridad para construir un muro, Trump podría apoyarse en una ley de 2006 que autorizó la construcción de varios cientos de kilómetros de bardas a lo largo de la frontera de 3.218 kilómetros (2.000 millas). Ese proyecto de ley derivó en que fueran erigidos unos 1.120 kilómetros (700 millas) de diversos tipos de cercas diseñadas para impedir el paso de vehículos y peatones.
La Ley de la Cerca Segura fue promulgada por el presidente George W. Bush, y la mayor parte de las cercas en Texas, Nuevo México, Arizona y California fueron construidas antes de que él dejara el cargo. Las últimas partes fueron completadas después de que el presidente Barack Obama asumiera el puesto en 2009.
El gobierno de Trump también debe apegarse a un tratado firmado hace décadas con México que limita dónde y cómo pueden construirse estructuras a lo largo de la frontera. Dicho tratado de 1970 requiere que las estructuras no alteren la corriente de los ríos, los cuales definen la frontera entre los dos países a lo largo de Texas y en 38 kilómetros (24 millas) de Arizona, de acuerdo con la Comisión Internacional de Límites y Aguas, una agencia conjunta mexicana-estadounidense que administra el tratado.
El columnista Jorge Ramos, un crítico de las medidas antiinmigrantes, ha enfatizado que la construcción de un muro no detendrá el ingreso de inmigrantes indocumentados, ya que un 40 por ciento de los que suman actualmente, lo han hecho por aire o al quedarse en el país después de recibir una visa.
Pero la construcción del Muro no es solamente la única “cachetada” para el distanciamiento con México y la política proteccionista impulsada por Trump.
Su amenaza a compañías que inviertan en México, la destrucción del Tratado de Libre Comercio con México y el sellamiento de la frontera, casi dejan al gobierno de Peña Nieto en la orfandad.
Trump ni Estados Unidos son socios de México, sino sus enemigos. Si el gobierno mexicano no reacciona viendo a su vecino como un “hermano mayor” caerá en mayores problemas.
“Tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos”, reza un dicho mexicano.
Reynaldo@elhispanonews.com

Share This With Friends:


Be the first to comment

Leave a Reply

Loading...