Falleció el autor del único gol olímpico en la historia de los mundiales de fútbol: Marcos Coll

Por Arnoby Betancourt

El “Olímpico” Marcos Coll murió en su natal Barranquilla, Colombia.

Share This With Friends:


Dallas, Texas. El “Olímpico” Marcos Coll murió en su natal Barranquilla, Colombia, a los 81 años, el lunes de esta semana en la noche. Estaba hospitalizado desde hacía dos semanas como consecuencia de problemas respiratorios y urinarios. La Selección Nacional de Colombia pierde así a una de sus glorias, y quizá el combinado cafetero le rendirá un tributo en el partido de este Miércoles que juega contra España, en Murcia. 

El miércoles 4 de julio de 1962 Marcos Coll entró a la historia dorada del fútbol mundial y su gol olímpico lo inmortalizo. La selección de Colombia perdía 4-1 ante la de la Unión Soviética y él corrió para cobrar un tiro de esquina. Lo normal era que lo lanzara al punto penalti, pero dada la estatura de los rivales, pensó que era preferible tirar el balón a media altura.
Así lo hizo, impactó la pelota con el pie derecho, pero casi no la pudo levantar. El defensa que cubría el primer palo creyó que el arquero Lev Yashin, el mejor del mundo en el momento, iría por el balón, pero el golero confió en que su compañero lo despejaría. Confusión soviética, gol olímpico (el único en la historia de los mundiales) y celebración colombiana. El equipo nacional empataría luego el partido 4-4, que sería la máxima hazaña de nuestro balompié durante muchos años.
Es de anotar que la importancia de ese gol olímpico, radica en que generó un cambio de estado mental y físico en todos los jugadores colombianos que iban perdiendo y al lograr el empate. Marcos era hijo de Elías Coll, uno de los primeros árbitros del país, y jugó profesionalmente entre 1952 y 1971. Pasó por Sporting, Medellín, Platense de Argentina, Tolima, Bucaramanga, América, Irapuato de México y Júnior, de su natal Barranquilla. Era un volante hábil, con buen manejo y dinámica, letal en los cobros de tiro libre. En total, disputó 433 partidos y anotó 84 goles antes de retirarse.
Después de la participación en Chile-62, el equipo nacional tuvo que esperar 28 años para volver a jugar un Mundial. Entonces sería la generación de Valderrama, Rincón, Higuita y compañía. Mario Coll, hijo del Olímpico Mundialista, coincidencialmente también hace parte de esa pléyade de jugadores que permitieron que el futbol colombiano regresará a un mundial de futbol.
Mario Alberto Coll, despues de campeonar con el America de Cali y con el Junior de Barranquilla, y habiendo jugado en la Selección Colombia como su padre, esta radicado en Dallas desde hace 16 años y ejerce sus conocimientos y su vasta experiencia a traves de una academia de futbol, aunque tambien se mantiene en el futbol activo denotando su talento y calidad futbolistica en los escenarios deportivos del metroplex.
En alguna oportunidad le preguntaron a Mario Alberto, si era muy grande tener esa responsabilidad de que su papá había marcado un gol olímpico en un Mundial, a lo que el respondió: “Ya se imaginaran el peso de esa responsabilidad. Mi papá fue un gran jugador. Continuar con ese legado fue impresionante. Yo cobraba los tiros de esquina en el América y a veces intentaba marcar un gol olímpico.
A pesar del momento luctuoso y la dura prueba que el alma de Mario Alberto Coll está padeciendo por la partida de esta dimensión humana de su padre, saco a relucir su casta para inmortalizar a su ídolo, a su eterno guía espiritual, y de él dijo en una entrevista telefónica concedida al importante diario barranquillero el Heraldo: “Aunque Marco Coll siempre fue un tipo de buen humor, sencillo, humilde, sin aspavientos ni humos elevados, siempre se mostró orgulloso por su gol olímpico. Valoraba y defendía tanto su anotación, la única de ese tipo en toda la historia de los mundiales de fútbol, que hasta se molestaba un poco cuando sus colegas y amigos del mundo del balón comenzaban a bromear sobre la concepción de la jugada.
“Era un asunto que se tocaba mucho porque es algo inolvidable. Y hoy, gracias a la tecnología, lo podemos revivir cuando queramos. Y es que no es solo el gol olímpico, es a quien se lo marcó: ¡a la ‘Araña Negra’. Los amigos de mi papá le ‘mamaban gallo’ (bromear) y le decían que su gol fue de la brisa, no de él. A mi papá a veces le daba rabia. Se molestaba cuando le decían que el gol había sido por la brisa”, recordó Mario.
Mario Alberto Coll estuvo hace apenas dos semanas en Barranquilla visitando a su señor Padre quien se encontraba recluido en la Unidad de Cuidados intensivos de la clínica Bonadona Prevenir, a donde había acudido en distintas oportunidades en los últimos meses por su padecimiento de Alzheimer y otras complicaciones de salud.
“Pensé que iba a salir de esta, pero la muerte le ganó el partido. Su estado no era el mejor. Los principios de Alzheimer contribuyeron a los otros problemas. Creo que es uno de los motivos por los cuales mi papá decayó muchísimo. A partir de eso se le conjugaron varias cosas”, contó Mario Coll.
arnoby@elhispanonews.com

Share This With Friends:


Be the first to comment

Leave a Reply


UA-42581983-5
Loading...