4 de Julio de 2017: día patriótico lleno de temores e incertidumbres

Por Arnoby Betancourt

La incertidumbre en la comunidad inmigrante, cuestiona la igualdad y la promesa de libertad en la declaración de la Independencia.

Share This With Friends:


Dallas, Texas. Mientras muchos en Estados Unidos celebraron esta semana el Día de la Independencia, algunas minorías denotaron sentimientos encontrados con una atmosfera de tensión en medio de los festejos con desfiles y fuegos artificiales. Negros, musulmanes e hispanos han percibido un renacimiento del odio y la discriminación racial. Las recientes absoluciones de policías por balear a hombres negros y el incremento en las detenciones de inmigrantes y refugiados para deportación les hacen cuestionar la igualdad y la promesa de vida, libertad y la búsqueda de felicidad de la Declaración de Independencia.

Las fechas célebres abren una rendija para que podamos asomarnos en el pasado, para revisar documentos históricos y confrontarlos con la actualidad. La declaración de Independencia de los Estados Unidos es, por supuesto, un texto revolucionario, soportado con un memorial de reclamos frente a las acciones del rey Jorge III refiriéndose a las restricciones impuestas por el Imperio británico que limitaban la libre determinación de las colonias en su organización política y en la administración de justicia.
Por mencionar algo muy interesante si mantenemos un pie en el presente, la Declaración de Independencia condena que el rey hubiera obstruido la inmigración en los Estados Unidos, y que hubiera endurecido las condiciones para las nuevas apropiaciones de la tierra.
No son las mismas razones de hoy; pero, como hace 241 años, es la economía. Jorge III se había opuesto a las leyes de naturalización de extranjeros en las colonias por la preocupación del imperio de que la movilización de los trabajadores hacia los Estados Unidos afectara la disponibilidad de empleados en las industrias inglesas.
Lo que el Presidente Donald Trump jamás podrá pasar por alto, es que existe una Constitución Federal que nadie podrá estar por encima de ella, y solo para mostrar una sencilla pero poderosa evidencia, el Tribunal Supremo de EEUU acaba de anular una ley sobre la concesión de ciudadanía por discriminatoria
Una ley que hacía más difícil obtener la ciudadanía estadounidense a los hijos de padres solteros que a los hijos de madres solteras, una diferencia de género que los magistrados consideraron “discriminatoria”. De manera unánime, los jueces determinaron que la Ley de Inmigración y Nacionalidad de 1952, por la que se regula la concesión de la ciudadanía estadounidense a hijos de padres solteros, es “incompatible” con la Constitución del país que garantiza que “todos los ciudadanos son iguales bajo la ley”.
Esa ley de 1952 establecía que, para poder otorgar la ciudadanía estadounidense a los hijos que han nacido en el extranjero, los progenitores varones debían pasar en Estados Unidos al menos 10 años antes del nacimiento de sus vástagos y luego, además, cinco años después de que el hijo cumpliera 14 años.
arnoby@elhispanonews.com

Share This With Friends:


Be the first to comment

Leave a Reply


UA-42581983-5
Loading...