Saber comer para vivir bien

Por Arnoby Betancourt

Aunque la dieta dependa del contexto, Mendivil recalca que sí hay aspectos importantes que conciernen a todos los que realizan actividad física y sobre los cuales en muchas ocasiones se construyen mitos falsos que confunden.

Share This With Friends:


Dallas, TX.- Varios estudios confirman que los hábitos alimenticios seguidos por quienes viven en el Mediterráneo, otorgan longevidad. Los habitantes de Grecia, Italia y Creta demostraron, tras años de seguimiento científico, que viven más que la media y que padecen menos cáncer. ¿Por qué? 

Resulta que su modo de vida y la alimentación particular que tienen les conceden beneficios que ningún otro habitante del planeta tiene. Un mediterráneo se toma su tiempo para comer con calma, hace ejercicio moderado regularmente, acompaña sus comidas con una copa de vino y tiene una actitud positiva ante la vida. Es decir, lleva una vida sana.
Esta dieta se basa principalmente en granos (garbanzos y lentejas), cereales, frutas, vegetales frescos, pescados, quesos, huevo y pan. Si bien no es un régimen vegetariano, el consumo de carnes rojas es más bien pobre.
Por lo tanto, es una alimentación rica en nutrientes e ingredientes naturales. No es un método para perder peso rápidamente sino de largo plazo y para mantenerse. En noviembre de 2011 la dieta mediterránea fue nombrada patrimonio inmaterial de la humanidad por la Unesco.

COMER Y HACER EJERCICIO SALUDABLEMENTE

Para Carlos Mendivil, profesor universitario y experto en bioquímica nutricional y metabolismo, los alimentos propicios para antes y después de la rutina dependen de la persona, del tipo de actividad física, del tiempo que se dedica y de los objetivos que se tienen.
Bajar de peso, aumentar masa muscular, tonificar o simplemente tener un momento de recreación son los incentivos más comunes de aquellos que deciden asistir a un gimnasio, trotar en el parque o montar en bicicleta. Pero, aunque todas estas motivaciones son válidas, si se quiere resultados es indispensable una dieta específica.
Los que quieren sólo un momento de esparcimiento, no deben tener tantas restricciones en cuanto a la alimentación, aunque ésta sí debe ser balanceada.

Quemar grasa
La idea es gastar más calorías de las que se consumen. Alguien que quiere bajar de peso necesita generar un déficit calórico, es decir, debe ingerir pocas calorías antes y después de realizar la actividad física. De hecho, para el especialista, dos horas después de haber hecho ejercicio también sigue siendo un tiempo ideal para perder peso. No consumir alimentos, principalmente carbohidratos durante este periodo, hace que el cuerpo consuma energía de las reservas, aseguró.

Tonificar
Quienes están interesados en tonificar, también deben ser cuidadosos con el consumo de calorías. Lo ideal es que antes de hacer ejercicio se ingieran alimentos que no tengan más de 15 gramos de carbohidratos; el equivalente a una manzana, un paquete de galletas integrales, un vaso de leche o una tajada de pan.

Masa muscular
Aquellos que quieren ganar masa muscular deben pensar en una dieta con importantes niveles de proteínas de valor biológico, como el huevo y las carnes de origen animal. Además, para quienes realizan largas jornadas deportivas es fundamental combinar los carbohidratos y las proteínas, pues de lo contrario se pierde masa muscular.

Aunque la dieta dependa del contexto, Mendivil recalca que sí hay aspectos importantes que conciernen a todos los que realizan actividad física y sobre los cuales en muchas ocasiones se construyen mitos falsos que confunden. Para él, el ejercicio no se debe hacer con el estómago lleno, pero tampoco vacío. Para los que entrenan a primera hora en la mañana, se recomienda que consuman un alimento liviano y que después de la rutina ingieran su desayuno.
Y por último, en lo que respecta a la hidratación, para el experto es un mito considerar que debe ser abundante antes y durante el ejercicio, pues ello puede ocasionar lo que tradicionalmente se conoce como bazo. La excepción es para quienes tienen largas jornadas de actividad física, como las maratones, pues para ellos sí es importante la hidratación constante.
arnoby@elhispanonews.com

Share This With Friends:


Be the first to comment

Leave a Reply


UA-42581983-5
Loading...