Brett Kavanaugh, un problema por el gusto por las cervezas

Share This With Friends:


Por: Reynaldo Mena

A nadie se le niega una cerveza, dirían muchos. Una no es ninguna, dirían otros. Pero cuando se trata de un nominado a la Corte Suprema de los Estados Unidos una cerveza puede ser el éxito o el fracaso de una nominación.

El juez nominado para el máximo tribunal del país, Brett Kavanaugh, ha pasado un auténtico dolor de cabeza durante su proceso de aprobación debido a su gusto por… la cerveza y acusaciones de agresión sexual, derivados, en parte, por su gusto por esa bebida.

Durante una de sus escapadas en su época universitaria Kavanaugh fue interrogado por la policía durante una sangrienta pelea de bar en 1985 después de un concierto de UB40. Kavanaugh fue acusado de arrojar hielo a un hombre en un bar durante el incidente de septiembre de 1985, según un informe policial obtenido por el New York Times.

Uno de sus compañeros de ‘farra’ y consumo de cerveza, Charles Chad Ludington, quien ahora enseña en la Universidad Estatal de Carolina del Norte, describió a Kavanaugh como “un bebedor frecuente y un bebedor pesado” en la universidad.

Acusó al candidato a la Corte Suprema de ser falso en su testimonio ante el Comité Judicial del Senado sobre el alcance de su consumo en la universidad.

Kavanaugh parece no haberse dado cuenta del alcance del daño que podría tener su afición a esta bebida.

Ante las acusaciones por agresón sexual mientras se encontraba bebiendo, el juez dijo: “Yo tomaba cerveza con mis amigos casi todos los días, me gusta la cerveza, a algunos les gusta la cerveza, pero no tomaba hasta el punto de perder la consciencia y nunca ataqué sexualmente a nadie”, dijo bajo juramento y agregó que “hay una línea entre tomar cerveza y algo como atacar sexualmente a una persona”.

La conducta de Kavanaugh llegó a límites intolerables al cuestionar a una senadora por sus hábitos de consumo.

Durante la audiencia, los hábitos de consumo de Kavanaugh ocuparon un lugar central, y en unos pocos momentos, un exasperado Brett Kavanaugh dirigió las preguntas a los senadores demócratas que querían saber sobre su consumo de alcohol en la escuela secundaria, la universidad y más allá.

“Senador, ¿qué le gusta beber?”, Preguntó Kavanaugh en respuesta a una pregunta del senador demócrata Sheldon Whitehouse de Rhode Island.

Rachel Mitchell, la fiscal del condado de Maricopa que los senadores republicanos trajeron para ayudar con el interrogatorio, también investigó a Kavanaugh sobre su consumo de alcohol.

“¿Cuántas cervezas considera que son demasiadas?”, Le preguntó Mitchell.

Kavanaugh no dio un número exacto.

Más allá de la confirmación o no de Kavanaugh a la Corte Suprema, hay un tema relevante. El peligro del consumo de bebidas alcohólicas en un país en donde se bebe en demasía.

Casi 32 millones de adultos en Estados Unidos han consumido al menos en una ocasión más del doble de la ingesta de bebidas alcohólicas a partir de la cual se considera borrachera, según una encuesta llevada a cabo en 2013 por el Instituto de Abuso de Alcohol y Alcoholismo (NIAAA).

El informe, publicado por el American Journal of Preventive Medicine, resalta los riesgos asociados a un alto consumo de alcohol entre estos millones de personas que representan el 13 % de las personas mayores de 18 años.

“Un gran número de personas en Estados Unidos bebe en niveles muy altos y enfatiza los peligros asociados con tal consumo de alcohol ‘extremo'”, declaró George F. Koob, director del NIAAA tras dar a conocer el reporte en 2017.

La encuesta encontró que de casi 90,000 personas que mueren por consumo de alcohol cada año, más de la mitad (50,000), mueren a causa de lesiones y sobredosis asociados a un alto nivel de alcohol en la sangre.

Los expertos definen “borrachera” cuando se consumen cuatro a más bebidas alcohólicas en las mujeres, cinco en los hombres y el nivel de alcohol en la sangre supera el 0.08 %.

El reporte, no obstante, encontró que muchas personas consumen más de las cuatro o cinco bebidas alcohólicas establecidas como de consumo excesivo.

Es por esto que los problemas que enfrenta Kavanaugh en el proceso de confirmación es un reflejo de lo que sucede en el país. Demasiadas cervezas en una población que no ve con buenos ojos su consumo.

Share This With Friends:


Be the first to comment

Leave a Reply

Loading...