Vuelve el temor para los periodistas en México, matan a conocido periodista en Culiacán

Por Reynaldo Mena

Periodista Jesús Javier Valdéz Cárdenas.

Share This With Friends:


Culiacán, Sinaloa.- En punto de las 12 del día del pasado lunes, se registró el asesinato del escritor y periodista Jesús Javier Valdéz Cárdenas en el centro de Culiacán.

El ahora occiso practicaba su labor periodística para el semanario local Rio Doce, mismo del que era fundador, así como también se desempeñaba como corresponsal para La Jornada.
Valdez es el autor del libro Narcoperiodismo, mismo donde narra historias de periodistas que han sido víctimas de la delincuencia.
Según autoridades, Valdez Cárdenas caminaba por la avenida Riva Palacio, en la colonia Jorge Almada, cuando unas personas a bordo de un vehículo rojo le dispararon hasta arrancarle la vida.
El cuerpo del occiso quedó tendido en medio de la calle, con disparos en la cabeza y cuerpo, a unos metros del semanario donde trabajaba.
Luego del terrible acto, los responsables huyeron del lugar. De momento se desconoce la identidad de los culpables, así como los motivos que los llevaron a hacerlo.
Se presume que luego del ataque, la unidad donde viajaban estas personas, fue localizada a unas calles del lugar, entre Francisco I. Madero y Aquiles Serdán.
¿Quién era Javier Valdez?
Nació en Culiacán Rosales, Sinaloa, el 14 de abril de 1967. Estudió sociología en la Universidad Autónoma de Sinaloa. Fue reportero de los noticieros televisivos del Canal 3, a principios de los 90, en Culiacán.
Obtuvo el Premio Sinaloa de Periodismo por trabajos en la sección cultural de este noticiero. Ingresó al periódico Noroeste y desde 1998 es corresponsal del periódico nacional La Jornada.

Más actos violentos
En días pasados siete periodistas de medios locales, nacionales e internacionales fueron interceptados el fin de semana pasado en un retén instalado en la carretera Iguala-Ciudad Altamirano, a la altura de este municipio, en la zona norte de Guerrero, por unos 100 civiles armados y encapuchados, que los despojaron de sus equipos de trabajo y pertenencias.
Sergio Ocampo, corresponsal de La Jornada en Guerrero; Jair Cabrera, reportero gráfico y colaborador de La Jornada; Hans Máximo Musielik, de Vice News; Pablo Pérez García, de Hispano Post; Jorge Martínez, de la agencia Quadratín; Angel Galeana, de Imagen TV, y Alejandro Ortiz, del diario Bajo Palabra, fueron retenidos por espacio de 15 minutos por sujetos visiblemente drogados.
Los pistoleros, presuntamente pertenecientes a la organización delictiva La familia michoacana, despojaron a los reporteros de sus pertenencias, equipos de cómputo, cámaras fotográficas y de video, teléfonos celulares, dinero en efectivo, así como una camioneta Patriot (propiedad de Sergio Ocampo), todo valuado en cerca de un millón de pesos.
A Hans Máximo, uno de los civiles armados lo amagó con una pistola en la cabeza, y le advirtió: “si vemos que se detienen en el retén y dicen lo que les pasó, los vamos a comer vivos. Ahí tenemos halcones vigilando”.
Aproximadamente a un kilómetro de distancia, elementos del Ejército Mexicano mantienen un retén antes de ingresar a la región de la Tierra Caliente de Guerrero.
La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) demandó a las autoridades de Guerrero garantizar las condiciones de seguridad para que periodistas ejerzan su trabajo con libertad, esto un día después de que siete comunicadores fueran retenidos y despojados de su equipo de trabajo por un grupo de personas armadas en el municipio de Acapetlahuaya, en el corazón de Tierra Caliente.
“Guerrero es una de las entidades más peligrosas para ejercer el periodismo en México, por lo que es necesario que las autoridades establezcan las condiciones necesarias para garantizar que la labor de las y los periodistas pueda realizarse sin ningún tipo de afectación por parte de servidores públicos o particulares”, se pronunció la Comisión en comunicado.
La CNDH añadió que por ningún motivo las autoridades pueden permitir la intimidación, agresión o violencia en contra de los periodistas que laboran ya sea en Guerrero o en cualquier otro lugar del país, por lo que es obligación de las autoridades de los tres niveles de gobierno garantizar la seguridad de los comunicadores.
El grupo de periodistas se había trasladado a esa zona para cubrir los acontecimientos que se suscitaron desde el viernes pasado en el municipio de San Miguel Totolapan, donde fuerzas militares y estatales tomaron el control de la seguridad
Reynaldo@elhispanonews.com

Share This With Friends:


Be the first to comment

Leave a Reply

Loading...