Museo Itinerante Mártires Cristeros estuvo en Casa Guanajuato de Dallas

Por Arnoby Betancourt

El gobierno de Plutarco Calles como muchos, en esa época no les interesaba la religiosidad que se inculcaba a los campesinos, obreros, etc.

Share This With Friends:


Dallas, Texas. En Casa Guanajuato, que es la casa de todos según el entrañable Tereso Ortiz, se llevó a cabo unos días atrás, la presentación del Museo Itinerante “Mártires Cristeros” con la participación de ilustres personalidades venidas de México y de otras ciudades estadounidenses, y de Conferencistas pertenecientes a la Guardia Nacional Cristera de México.

El museo Itinerante de los Mártires Cristeros contribuye a fomentar la devoción por los Santos y Beatos que murieron en la defensa de la libertad religiosa en México, y que coincidencialmente, ese cultural e histórico evento, cobra trascendencia ante las medidas tomadas por el nuevo gobierno estadounidense contra algunos países de religión musulmana vulnerándoles derechos fundamentales consignados en la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos de América.
La Guerra Cristera también es conocida como Guerra de los Cristeros o Cristiada. Fue una lucha armada entre el Gobierno y la Iglesia de 1926 a 1929. Se peleó entre el gobierno de Plutarco Elías Calles y milicias de laicos, presbíteros y religiosos católicos que estaban en contra de las políticas públicas orientadas a restringir la autonomía de la Iglesia Católica. Se estima que murieron 250 mil personas entre civiles y militares.
En el México de1917 se promulgó una nueva Constitución, en la que se estableció una política de intolerancia religiosa, incluyendo la prohibición de la Iglesia para poseer bienes raíces, prohibición del culto público fuera de las iglesias, el Estado decidiría el número de iglesias y sacerdotes que habría en el país, al clero se le negó el derecho a votar, a la prensa religiosa se le prohibió referirse a asuntos públicos, la educación primaria debía ser laica y a las corporaciones religiosas y ministros de cultos se les prohibió establecer o dirigir escuelas primarias.
En ese entonces, en señal de duelo, muchas iglesias del país suspendieron el culto y el clero convenció a los feligreses de boicotear al gobierno, como el no pagar impuestos, minimizar el consumo de productos comercializados por el gobierno, no comprar billetes de la Lotería Nacional, ni utilizar vehículos a fin de no comprar gasolina. Esto afectó de forma severa a la economía nacional e inspiró la radicalización de algunos grupos entre los católicos mexicanos. Los ciudadanos católicos formaron la Liga Nacional para la Defensa de la Libertad Religiosa en marzo de 1925.
La Guerra Cristera al igual que muchos de los levantamientos armados que se produjeron en México, han estado cubiertos de una serie de intereses partidistas y religiosos, ambas esferas persiguen tintes de dominio por las masas, lo cual siempre ha traído como resultado perjuicios a los más desprotegidos tanto en situación económica como intelectual.
Resulta paradójico, cómo durante la Guerra Cristera en nombre de la Nación y de lo Mexicano, se despojaba al clero de sus bienes y servicios y expulsan a los sacerdotes extranjeros, sin importar el valor y el aporte de sus servicios, y como se destruían las tradiciones mexicanas, adoptando políticas y formas culturales extranjeras; por una parte se decía apoyar la educación del pueblo y por otra se le despojaba de ella; por una parte se protestaba contra la riqueza y el poder de la Iglesia en manos de unos pocos, y por otra se dio paso al latifundismo mientras cerraban hospitales, escuelas, orfanatos, asilos, etc.
El gobierno de Plutarco Calles como muchos, en esa época no les interesaba la religiosidad que se inculcaba a los campesinos, obreros, etc., les preocupaba la ilustración, el conocimiento que estos pudieran obtener a través de los libros ya que no debemos perder de vista que los mejores ilustrados, por tener acceso a libros y acontecimientos del mundo eran los religiosos , lo cual indudablemente sería perjudicial para los sometimientos que el gobierno tenía sobre el pueblo; aunque la iglesia se inclinaba por educar al pueblo haciéndole ver sus derechos y fomentando su participación en la política del país, siempre se hizo bajo la influencia de sus ideales cristianos.
Casa Guanajuato de Dallas, cumpliendo con sus múltiples tareas de servicio social educativo e informativo, dio a conocer y fomentó la devoción por los Mártires Cristeros, y a través de esa enriquecedora exposición, promovió un acercamiento de los niños y los jóvenes hacia ejemplos de vida y de lucha por unos nobles ideales.
arnoby@elhispanonews.com

Share This With Friends:


Be the first to comment

Leave a Reply

Loading...