La High School que ampara a los refugiados

Por Arnoby Betancourt

Mr. Erick Mondragon, Community Liaison

Share This With Friends:


“A lo largo de la historia de este país los migrantes han llegado a nuestras costas, oleada tras oleada, desde todo rincón de la tierra. Este hecho convierte a Estados Unidos en una nación muy especial y es lo que nos fortalece. La idea de recibir a inmigrantes en nuestros litorales es lo que nos caracteriza –es parte de nuestro ADN. Consideramos que somos más fuertes, creativos y diferentes cuando la diversidad y las disimilitudes se unen gracias a un conjunto de ideales. El nuevo tejido de Estados Unidos se compone de todas estas fibras diferentes”.  Presidente Barack Obama, 4 de julio de 2014.

Dallas, Texas. Según un estudio realizado por la organización Pew Research Center, cinco millones de familias estadounidenses con niños en edad escolar no tienen acceso a una conexión de banda ancha, es decir, no tienen buen servicio de internet en sus casas. Las familias más afectadas y que hacen parte de esa cifra, son afroamericanas e hispanas.
Para ayudar aliviar ese problema, el Corporativo Sprint a través de la iniciativa “1Million Project” ofrece aparatos móviles gratis y conexión a Internet de Alta Velocidad, también gratis, hasta por cuatro años y lo hace solo para estudiantes necesitados de secundaria.
La secundaria Dr. Emmett J. Conrad Global Collegiate Academy fue seleccionada como una de las primeras escuelas para dar inicio a este magno y generoso programa, y para tal efecto, el Representante de Sprint, Oscar Meza, en un conmovedor y enaltecedor acto llevado a cabo el pasado Viernes 13 de Enero, entrego a la precitada High School 250 teléfonos inteligentes, tabletas y hotspots o puntos de conexión gratis como parte de la iniciativa de Sprint, 1Million Project.
La secundaria Dr. Emmett J. Conrad Global Collegiate Academy es un centro educativo que debe estar en el corazón de todos los inmigrantes, ya que se ha convertido en la institución del Norte de Texas, que más recibe refugiados y procedentes de todos los lugares del mundo, de allí que en su población estudiantil se encuentre la mayor diversidad de problemáticas, comenzando por el idioma, puesto que son estudiantes que no hablan ni ingles ni español.
Son refugiados víctimas del conflicto social, económico, religioso, cultural y político que está padeciendo el mundo entero. En esa secundaria estudian jóvenes provenientes de Nepal, Irak, Irán, Rusia, Mongolia, por citar algunos países, y en sus hogares, impera la más extrema pobreza y la carencia absoluta de bienes y servicios.
Bien es sabido que el sistema escolar de Estados Unidos es uno de los menos igualitarios del mundo industrializado. Las posibilidades de los alumnos varían en función del estatus social de sus familias. Haciendo una comparación con el resto de países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), un niño norteamericano, procedente de una familia de ingresos modestos, tiene menos oportunidades de acceder a una educación universitaria de calidad, que un niño que provenga de un entorno igualmente modesto de un país Europa.
Los estudiantes originarios de familias acomodadas disponen de los medios suficientes para acceder a los cursos preparatorios de acceso a la universidad, requisito importante en el proceso de admisión del sistema americano. De esta forma, no es de extrañar que dentro de las 146 mejores universidades de E.E.U.U, tan sólo un 10% de los alumnos, sea de clase media baja.
El aprendizaje del inglés es de vital importancia para la integración en sus comunidades de las nuevas personas que viven en Estados Unidos. La capacidad de comprender y comunicarse en inglés tiene un efecto significativo en la capacidad del inmigrante para encontrar empleo, progresar en su profesión y llegar a ser cívicamente activo en su comunidad.
En esencia, las habilidades bilingües, incluyendo el dominio del inglés, son la clave para la plena participación y contribución de las nuevas personas que viven en Estados Unidos en sus comunidades. La Administración se esfuerza por garantizar que las nuevas personas que viven en Estados Unidos tengan acceso a una enseñanza de calidad de la lengua inglesa a través de las instituciones educativas, organizaciones comunitarias y religiosas, el lugar de trabajo y las plataformas digitales.
La educación es un derecho fundamental y todos los niños deberían tener las mismas oportunidades de acceso a una educación de calidad. Si bien el sistema educativo norteamericano responde a las exigencias mínimas de formación, es fundamental aumentar la conciencia pública sobre esta brecha económica existente y reducir su impacto, de manera que no se perjudique a las generaciones futuras.
Para atenuar estar diferencias, es necesario que el país realice modificaciones en su sistema educativo, de manera que se pueda ofrecer mejores oportunidades de acceso, en condiciones de igualdad a todos los estudiantes, que al fin y al cabo son el futuro de la economía.
arnoby@elhispanonews.com

Share This With Friends:


Be the first to comment

Leave a Reply

Loading...