¿Triunfo para Trump?

Por Arnoby Betancourt

La Corte Suprema de EE.UU. está conformada por cuatro jueces demócratas y cinco republicanos.

Share This With Friends:


ARNOBY BETANCOURT
Director de la
Escuela Comunitaria de Derechos Humanos de Texas

La Corte Suprema de Estados Unidos determinó la aplicación parcial del controvertido veto migratorio impulsado por el Presidente Donald Trump. Esa iniciativa prohíbe el ingreso a territorio estadounidense de ciudadanos de seis países de mayoría musulmana. La polémica medida podrá ser aplicada a personas que no posean relación de “buena fe” con personas o entidades en Estados Unidos, hasta que la Corte analice detalladamente la cuestión en octubre próximo.

Como “una clara victoria para nuestra seguridad nacional” catalogó el Presidente de EE.UU., Donald Trump, la decisión de la Corte Suprema al aprobar parcialmente el veto migratorio impulsado por su gobierno. “El fallo de hoy me permite usar una importante herramienta para proteger nuestra nación”, afirmó a través de un comunicado respecto de la iniciativa que fue puesta en marcha por medio de una Orden Ejecutiva el 16 de marzo pasado, pero que terminó siendo paralizada judicialmente.
La Corte Suprema de loa Estados Unidos acordó escuchar los argumentos de las partes sobre la legalidad del veto migratorio durante su siguiente periodo de trabajo y, mientras, atender el pedido de urgencia del Gobierno aprobando parcialmente la medida. Ello implica la prohibición del ingreso al país de personas de seis países de mayoría musulmana por un plazo de 90 días. Además, interrumpe el asentamiento de refugiados de esas mismas naciones en el país norteamericano, por un periodo de 120 días. Transcurrido ese tiempo, el máximo tribunal de justicia deberá haber analizado la iniciativa más detalladamente y tendrá que proceder a votarlo.
Las personas afectadas en esta ocasión serán aquellas provenientes de Irán, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen. En un comienzo, Irak también se encontraba en la lista; sin embargo, fue removido luego de que ambos países acordaran mayor cooperación. También se levantó la prohibición indefinida de entrada para los refugiados sirios, establecida en la versión original del documento enviado por el gobierno del Presidente Donald Trump.
La medida excluye de la prohibición a quienes posean relación de “buena fe” con personas o entidades en Estados Unidos. Esto quiere decir que aquellos inmigrantes que cuenten con residencia permanente, visados vigentes o doble nacionalidad podrán ingresar al país. También quedan fuera de la prohibición las personas empleadas por el Gobierno, las personas con necesidad de cuidados médicos urgentes, las personas previamente admitidas en el país por motivos de trabajo o estudios e igualmente aquellas personas quienes tengan la intención de vivir o visitar a familiares que son ciudadanos estadounidenses o residentes legales permanentes.
Sin embargo, muchos opinadores advierten que para que lo anterior sea considerado, el Gobierno deberá comprobar la veracidad del vínculo mediante una investigación, lo que podría retrasar los procesos de ingreso de dichas personas. En la decisión publicada este lunes, la Corte Suprema limitó los cuestionamientos de las resoluciones emitidas por los tribunales de apelaciones, al afirmar que el Gobierno puede aplicar medidas de este tipo contra “personas de otras nacionalidades que no tengan conexión con Estados Unidos”.
Sin embargo, hay preocupación puesto que a pesar que los residentes legales permanentes de Estados Unidos están protegidos por la Constitución del país y bajo el amparo de las leyes federales y estatales, las recientes órdenes ejecutivas migratorias firmadas por el presidente Donald Trump, tienen alarmados a miles de extranjeros con una Green Card o Tarjeta de Residencia, y no solamente a los de países de mayoría musulmana.
Como advierte el abogado Alex Gálvez, “independientemente de su país de origen, puede encontrarse con dificultades para entrar de vuelta a EEUU” cualquier residente legal permanente que tenga antecedentes penales o problemas con la ley relacionados con alguno de los delitos de la nueva lista de prioridades de deportación anunciada la semana pasada. Además, la orden de llevar a cabo “los severos escrutinios” de antecedentes de ciudadanos provenientes de Irak, Irán, Yemen, Siria, Sudán, Libia y Somalia puede ser extendida en cualquier momento, e incluir a otros países.
La Suprema Corte de los Estados Unidos está conformada actualmente por cuatro jueces demócratas y cinco conservadores, incluido Neil Gorsuch, nombrado por el mismo Presidente Donald Trump en abril. Ellos deberán analizar si la medida procede o no, y en el caso de que sí sea admitida, si ésta continúa cómo está (parcialmente) o se reintegra totalmente. Tres de los jueces conservadores de la corte afirmaron que ya habrían accedido a todo el pedido del Presidente Trump.
arnoby@elhispanonews.com

Share This With Friends:


Be the first to comment

Leave a Reply

Loading...