Día mundial del refugiado

Por Arnoby Betancourt

“Los refugiados han demostrado que echan raíces y se convierten en corto plazo en contribuyentes, propietarios y empresarios, logrando un retorno significativo a largo plazo a los Estados Unidos”

Share This With Friends:


ARNOBY BETANCOURT
Director de la
Escuela Comunitaria de Derechos Humanos de Texas

«No se trata de compartir una carga, sino de compartir una responsabilidad mundial, basada tanto en la idea general de que todos somos humanos como en las obligaciones muy específicas contraídas en virtud del Derecho Internacional. Los problemas fundamentales son la guerra y el odio, no las personas que huyen.» Antonio Guterres, Secretario General de la ONU.

En un mundo donde la violencia obliga a miles de familias a abandonar sus hogares para salvar sus vidas, es el momento de demostrar que todos estamos con los refugiados. El organismo de las Naciones Unidas para los refugiados lanzó la campaña desde junio de 2016 para pedir a los gobiernos que colaboraran y cumplieran con su deber en relación a los 65,6 millones de personas que se encuentran en esta situación.
En el Día Mundial del Refugiado, que se celebra cada 20 de junio, conmemoramos su fuerza, valor y perseverancia. Esta celebración nos brinda la oportunidad de mostrar nuestro apoyo a las familias que se han visto obligadas a huir. Los más de 3.4 millones de refugiados que viven en los Estados Unidos se han convertido en una pieza importante para la economía del país, incluso superan a otros inmigrantes como emprendedores.
Por ejemplo, sólo en 2015, año del que se tienen los datos más precisos, este tipo de familias reportó ingresos por más de 77,000 millones de dólares y el pago de impuestos por más de 21,000 millones de dólares, indicó un estudio de la organización Nueva Economía Americana (NAE, en inglés).
Aunado a ello, representan el 13 por ciento de los emprendedores, contra el 11.5 por ciento de otro tipo de inmigrantes, y con nueve por ciento de los nacidos en los Estados Unidos. El documento hace un recuento de los refugiados en los Estados Unidos, desde 1975 a la fecha y expone la importancia de este grupo social para la economía de la nación.
“Los refugiados han demostrado que echan raíces y se convierten en corto plazo en contribuyentes, propietarios y empresarios, logrando un retorno significativo a largo plazo a los Estados Unidos”, explicó John Feinblatt, presidente de la organización.
Los negocios de los refugiados generaron 4,600 millones de dólares el año en que se realizó el estudio. Aunado a ello, quienes llegaron a los Estados Unidos huyendo de sus países por guerras o desastres logran ingresos promedio de 67,000 dólares al año, 14,000 dólares más de la media nacional.
Comparado con los hispanos, por ejemplo, los refugiados, como grupo social tienen un mayor nivel de ingresos promedio, ya que los primeros reciben 42,000 dólares anuales en promedio. Son 18 los estados que más se han beneficiado con este tipo de inmigrantes, pero es en California donde tienen un poder económico estimado en 17,000 millones de dólares y en Texas unos 4,600 millones, aunque se han asentado con gran éxito en Minnesota, Michigan y Georgia. Otro dato a destacar es que este grupo social aplica más por su ciudadanía que otros inmigrantes y son dueños de sus propios hogares.
La NAE está integrada por más de 500 líderes empresariales, tanto demócratas como republicanos, así como independientes, que apoyan una reforma migratoria. En la organización están representados diversos sectores de la economía, como la agricultura, hotelería, indsutria aeroespacial, alta tecnología, medios y servicios.
El estudio se dio a conocer este martes con motivo del Día Mundial del Refugiado y en medio de la polémica desatada por el presidente Donald Trump por intentar evitar la llegada de desplazados por la guerra en Siria.
Según un análisis de USA Today, en lo que va de 2017, EEUU ha hecho más lento el programa para recibir personas que huyen de la guerra o desastres, al aprobar a poco más de 13,000 en casi seis meses, muy lejos de los 96,000 en 2016.
Vale la pena resaltar el gesto valeroso e impactante del niño inmigrante hondureño que en el Día del Refugiado, le envió una carta al Presidente Trump en la que le pide compasión con los refugiados. Raúl Ortiz, de ocho años, se desplazó desde Illinois hasta Washington con el fin de hacer llegar una carta al presidente en la que le cuenta que sus padres se vieron obligados a enviarlo a Estados Unidos tras ser secuestrado en su país cuando apenas tenía cinco años. “Que nos dé libertad y justicia a todos los refugiados”, es el fundamento de su implorante petición.
arnoby@elhispanonews.com

Share This With Friends:


Be the first to comment

Leave a Reply

Loading...