Somalia: Guerra, Muerte y Hambre

Share This With Friends:


 Hay guerras que pasan desapercibidas, a pesar del número de muertos y de las crisis humanitarias que provocan. Es el caso de Somalia, uno de los cinco países más pobres del mundo, en riesgo de hambruna, con un gobierno débil y escenario de varias guerras civiles.

El sábado en su capital, Mogadiscio, una explosión sacudió varias cuadras a la redonda del Safari Hotel, centro de encuentro de extranjeros y personas del gobierno. La detonación deja 137 muertos y cientos de heridos en el peor ataque terrorista de la historia en ese país.

 

Según las investigaciones, los autores de la masacre habrían sido los miembros de Al Shabab, un grupo terrorista ligado a Al-Qaeda. Esta milicia radical ha sido la responsable de decenas de ataques en Somalia y Kenia, que han dejado miles de muertos. Es uno de los grupos radicales islámicos afiliados a Al Qaeda. Al Shabab (juventud en árabe) surgió en 2006, tras la derrota de la Unión de Tribunales Islámicos (UTI) por una alianza de grupos que asumieron el gobierno del país.  Su objetivo es la instauración de un estado islámico (es decir, buscan lo mismo que ISIS, o Daesh).

Según analistas, Al Shabab cuenta con 7.000 miembros, la mayoría provenientes de los campos de refugiados en la frontera entre Somalia, Kenia y Etiopía. Ya han atacado otras veces, pero no con la virulencia de este sábado. Se recuerda el asesinato de 79 personas eh Kampala, durante la final de la copa del mundo de fútbol.

El presidente somalí, Mohamed Adbullahi Farmaajo declaró en abril el “estado de guerra” con el fin de atacar a este grupo terrorista. “No vamos a esperar que los elementos violentos detonen nuestro pueblo, debemos atacar y liberar zonas en las que están estacionados”, dijo. Pero la respuesta de Al Shabab han sido más ataques.

Somalia es en su mayoría de población musulmana, pero está muy dividida en clanes y facciones que desde 1960 se han disputado el poder. Los principales grupos son los Issak, al norte, los Ogaden, al oeste, los Hawiyé en el centro y los Darod al suroeste. Ponerlos de acuerdo ha sido imposible y por eso la debilidad de un gobierno, que se ve desbordado por la pobreza, el hambre y los piratas, que convirtieron al país en la multinacional del crimen.  Barcos cargueros son secuestrados con frecuencia y esto se convirtió en todo un negocio.

El país, además de luchar contra el terrorismo, sufre una sequía que tiene a seis millones de personas en riesgo de padecer hambruna. En junio de este año se declaró la alerta. En la última hambruna que sufrió el país, en 2011, murieron 260.000 personas.  Esta sería la tercera hambruna desde aquella que conmovió al mundo en 1992. 

La sequía ha devastado campos enteros y la guerra complica la situación. Ya se han presentado brotes de cólera y diarrea. Un círculo vicioso. Los organismos de seguridad no logran recoger la suficiente ayuda y, además, no logran llegar a todas las poblaciones necesitadas por cuenta de la división del país en clanes.

 

La inseguridad alimentaria, sin embargo, se extiende a más países: Nigeria, Sudán del Sur y Yemen. Esto ha causado también una nueva crisis de desplazados. Somalia, al parecer, no sale de su destino infernal.

arnoby@elhispanonews.com

Share This With Friends:


Be the first to comment

Leave a Reply

Loading...