La bonanza económica de Texas en peligro, advirtió el Cónsul General de México en Dallas

Por Arnoby Betancourt

“Yo creo que renegociar el Tratado es lo más conveniente, porque las condiciones en que se firmó el Nafta han cambiado mucho, y sería muy beneficioso para todos”. Lic. Francisco de la Torre

Share This With Friends:


Dallas, Texas. La geografía, la historia, la estadística y el mundo real son poderosas evidencias del porque el Norte de América tiene una interdependencia socio-económica casi que indisoluble, salvo que una pandemia desatada por la irracionalidad desate un caos social. Ann Eleanor Roosevelt, la activista trabajadora por la paz y la tolerancia, “Primera Dama del Mundo”, como le llamaba el Presidente Harry Truman, dijo una frase que cobra vigencia hoy: “Tenemos que afrontar el hecho de que o vamos a morir juntos o vamos a aprender a vivir juntos. Y si vivimos juntos, tenemos que hablar”.

Cuando el presidente Bill Clinton firmó el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por sus siglas en inglés), en diciembre de 1993, predijo que “el TLCAN derribaría las barreras comerciales entre las tres naciones y que crearía la mayor zona comercial del mundo. El comercio entre los tres socios del TLCAN, Estados Unidos, Canadá y México, en términos generales, muestra un aspecto positivo: A lo largo de la historia del acuerdo, el intercambio comercial aumento pasando de cerca de US $ 290 millones en 1993 a más de US $ 1,1 billones en 2016.

Por tan contundentes hechos, resultaba indispensable conversar con uno de los diplomáticos, que bajo su jurisdicción y mando, esta gran parte del futuro de esa gran zona comercial del mundo. Es el Cónsul General de México, un Licenciado en Derecho perfectamente estructurado y experimentado en el campo del Derecho Internacional, cuya trayectoria y su profunda vocación de humanista, lo convierten en un digno depositario de tan trascendental responsabilidad histórica para el Norte de América.
Francisco De La Torre Galindo, el Honorable Cónsul de México en Dallas, Texas, un aquilatado funcionario de la Secretaria de Relaciones Exteriores de México, pareciera que el destino ya le había asignado tan mayúscula responsabilidad, pues su sapiencia la cultivo desempeñando todos los cargos atinentes para forjar su camino exitoso en la diplomacia internacional: Se desempeñó acertadamente en las Embajadas de México en Brasil y Argentina, fue el Director para América del Sur desde la Subsecretaria para América Latina y el Caribe, también trabajo como Director Jurídico en la Dirección General del Servicio Exterior y Recursos Humanos de la Republica y fue un insuperable Director Ejecutivo del Instituto de los Mexicanos en el Exterior, el prestigioso IME de México.
En su admirable formación académica se puede ver con suficiente claridad la coherencia de su pensar y de su actuar, pues en sus trabajos académicos para recibirse como Abogado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y en la Maestría en Estudios Diplomáticos en el Instituto Matías Romero de la Secretaría de Relaciones Exteriores, abordo con particular interés los temas de los Consejos Ciudadanos y las Consideraciones sobre el voto de los mexicanos en el exterior, lo que denota un permanente compromiso de amparo y protección a sus connacionales y a la comunidad inmigrante en general.

EL PAPEL DETERMINANTE DE MEXICO EN TEXAS

Ante la reciente afirmación hecha por los más connotados economistas, empresarios, industriales, comerciantes y otros expertos reunidos en el Instituto George W. Bush en Dallas, de que Texas será el Estado más gravemente afectado si el gobierno del Presidente Donald Trump se aparta del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA), el experimentado Cónsul De La Torre nos expuso lo siguiente:
“El comercio bilateral Mexico-Texas asciende a la suma de 198 billones, es muy superior al comercio total que Estados Unidos tiene como país con Gran Bretaña o EE.UU. como país con Alemania o EE.UU. como país con Corea del Sur, por citar como ejemplo tres países que han sido socios comerciales históricos de EE.UU.; y es que las relaciones comerciales abarcan un todo de actividades diversas, de allá para acá y de aquí para allá. Por ejemplo: Hay bienes manufacturados de México para acá y ellos nos venden productos de energía”.
“Esto es muy importante decirlo: Se ha manejado mucho en la discusión que México tiene un superávit de 60 billones de comercio con EE.UU.; no es el caso de Texas, pues Texas tiene un superávit de 11 billones de dólares gracias a México, en otras palabras, Texas nos vende 11 billones de dólares más a nosotros los mexicanos que lo que nosotros a los tejanos, y esto no es cualquier cosa. Once billones de dólares vamos a ponerlo en negativo: México tiene un déficit con Texas de once billones de dólares. De ese tamaño es la importancia de México para Texas”.
Con base a esas cifras se le pregunto al Cónsul Francisco De La Torre: ¿Entonces, sobre el Tratado Nafta que será lo más conveniente? Y esto fue lo que nos respondió:
“Yo creo que renegociar el Tratado es lo más conveniente, porque las condiciones en que se firmó el Nafta han cambiado mucho, y sería muy beneficioso para todos. Lo que no hay duda es que hay que mantenerlo pues ha beneficiado a los tres países aunque no en el mismo grado. Lo que sí creo, y cada día estamos más convencidos todos, es que el Tratado debe modernizarse. Y hago mención a un aspecto fundamental: En 1993 no existía la industria tecnológica que hoy tenemos y que es determinante en las comunicaciones del mundo globalizado, entre otras cosas. Ni idea de internet, sobre los correos electrónicos no había legislación, no existía, era un sueño de ciencia ficción”.
“Hoy en realidad, tenemos que ajustar la normatividad, las reglas del Nafta a este comercio electrónico que ya existe. Ejemplo Analicemos esto: En 1992-1994 el mercado de energía en México estaba cerrado, que quiero decir con esto: Que había una estatal petrolera “PEMEX” que dominaba el mercado, lo explotaba, lo exportaba y lo distribuía. Hoy el mercado a raíz de las reformas estructurales, México se abre a la inversión privada y eso no está regulado entre los socios que forman el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.
“Canadá y EE.UU. ya tenían el mercado abierto y México entra a este club del mercado abierto en materia de energía que es fundamental para la competitividad de América del Norte como región, y a partir de eso debemos modernizarlo con nuevos acuerdos comerciales ajustados a la fecha de hoy, ingreso la frase “to update”, actualizar el Nafta es lo racionalmente conveniente ya que las realidades normativas de hoy difieren mucho de los tiempos cuando se firmó el TLCAN, o también llamado Nafta. Y todo esto nos ayudaría a todos. ¿Cuál es el último fin del libre comercio? Generar mayor bienestar entre los habitantes de los tres países y crecer competitivamente como región”.
El tema económico expuesto didácticamente por el Honorable Cónsul Francisco De La Torre Galindo, será ampliado en la próxima edición del Hispano News, obviamente junto a otros temas que revisten importancia dadas las circunstancias políticas, económicas y sociales que se está viviendo en la región de Norte América con las desarmonizadas acciones del nuevo gobierno de los Estados Unidos.
arnoby@elhispanonews.com

Share This With Friends:


Be the first to comment

Leave a Reply


UA-42581983-5
Loading...