VIDAS PARALELAS

Por Alirio Galindo

Fidel Castro sobrevivió a innumerables intentos de asesinatos ordenados por la CIA.

Share This With Friends:


Con el permiso de Plutarco me permito retomar su título para comentar lo siguiente: Me puedo imaginar la escena; un sequito de enfermeros y médicos junto a hombres de uniforme de cara dura tratando de explicar lo imposible frente al cadáver aun tibio de mentón sobresaltado y barba montaras mientras que algunos parientes e íntimos gimen frente al lecho y por los corrillos. 

Bajo una dictadura ser el enfermero o médico es uno de los trabajos más peligrosos que hay por ser la salud del supremo líder un asunto de seguridad nacional. No serían los primeros sacrificados en la historia, pero supongo que al final la razón pudo más y la aceptación de lo inaceptable dio paso al duelo para algunos y la euforia para miles en una escena poco repetible y menos referenciada de un carnaval a destiempo celebrando la muerte de tan pintoresco personaje.
De Fidel Castro se ha dicho todo, ya sabemos hasta el hartazgo sobre sus torturas, fusilamientos y miseria en la que sumió a sus compatriotas por más de cincuenta años convirtiendo a la isla de Cuba en su feudo personal demostrando de paso el fracaso de tales ideales políticos.
Años atrás y primero que Fidel Nació en la “Coyotada” Durango, Doroteo Arango en unas condiciones de pobreza extrema en el seno del campesinado mexicano, Doroteo Arango hijo de peones destinado a ser peón, pero vengar el honor de su hermana violada por el hijo del patrón no le dejó opción diferente a la vida de forajido siendo el abigeato una de sus industrias destacadas.
Doroteo sabiéndose perseguido cambia su nombre por el de Francisco “Pancho” Villa encontrándose con la historia de la revolución campesina de 1910 que se oponía al régimen del general presidente Porfilio Díaz quien con 34 años en el poder enriqueció a la clase noble y blanca de México a costa de los campesinos empobrecidos mexicanos. La historia de la revolución pone a “Francisco Villa” al frente de la división del norte mientras Emiliano Zapata lucha en el sur. La diferencia entre Villa y Zapata es que este último si tenía ideales políticos mientras Villa aprovechaba la oportunidad. Una de esas y aquí es donde nace la leyenda fue cuando atacó con trecientos hombres la población de Columbus en Texas para saldar cuentas con traficantes de armas gringos que le habían birlado el dinero de armas que nunca entregaron, por supuesto desde el punto de vista militar fue un fracaso perdió un centenar de tropas pero causaron gran consternación y asombro y quedaría en la historia como el único latinoamericano que invadió a los Estados Unidos de América causándoles una veintena de bajas a las tropas yanquis. El presidente Wilson ordenó sin demora y de manera unilateral una invasión a México de tropas expedicionarias en gran número de acaballo apoyadas desde el aire con aviación militar las cuales recorrieron los estados del norte persiguiendo a un fantasma al que jamás supieron ubicar, finalmente los Yanquis no les quedo otra que regresarse con el rabo entre las piernas y Villa quedó como vencedor elevándose al rango de héroe nacional, posteriormente Villa murió asesinado por el poder político mexicano con una sonrisa en los labios mientras conducía su propio automóvil de camino a ver su amante en Parral Chihuahua. La muerte de Villa fue romántica y honorable jamás se le vio enfermo ni desfallecido frente a su pueblo, Fidel Castro murió decrepito después de mostrar debilidades en varios escenarios públicos pero los dos fueron objetivos militares inalcanzables para el coloso del norte, Fidel Castro sobrevivió a innumerables intentos de asesinatos ordenados por la CIA, es el eterno enfrentamiento del David contra Goliat, el débil quien contra todo pronóstico se enfrenta a un imposible y gana.
Para el imaginario colectivo latinoamericano acostumbrado a ver el poder norteamericano en esa relación simbiótica de vecinos pobres, de color y lengua diferente todo aquel que se enfrente al coloso del norte y se salga con la suya deja de ser terrenal y consigue la condición de leyenda, de superhéroe, de adalid del pueblo, de alguna manera Pablo Escobar también lo logró, al final fue abatido por la Policía Nacional de Colombia y cumplió su palabra de que prefería una tumba en Colombia que una cárcel en los Estados Unidos.
xsbebidadeenergia@gmail.com

Share This With Friends:


Be the first to comment

Leave a Reply

Loading...