No deje que esta Navidad sea estresante

Por Reynaldo Mena

Organizar otras más divertidas, como salidas al parque o juegos de mesa, también servirá para aliviar tensiones y compartir espacios con los nuestros.

Share This With Friends:


MEXICO.- Uno de los síntomas que diversos especialistas han detectado en esta época es el estrés. Y es que la compra de regalos, la cena, viajes y gasto de dinero pone de cabeza a más de uno.

Por ello, es importante que se prepare mentalmente y anticipe los conflictos que vivirá, ya que de no controlarlos puede afectar seriamente su salud.
Son muchos los profesionales que afirman que del estrés a la depresión no hay mucho camino, motivo por el que son precisamente estas fechas en las que más aumenta las llamadas a las líneas de prevención de suicidios. Por eso, una de las partes fundamentales es saber detectar las señales que nuestro cuerpo nos manda con el objetivo de prevenirlo.

Síntomas y situaciones
Depresión, tristeza prolongada, incapacidad para sentirse alegre, alteraciones alimentarias, facilidad de irritabilidad emocional, sentimiento de culpa, insomnio e incluso disminución de las relaciones sexuales, son señales a las que debemos de prestar especial atención en Navidad.
Estos síntomas nacen de situaciones derivadas de la festividad, ya sean propias de la Navidad o porque se incrementen los esfuerzos en estas fechas. La acumulación de tareas, pasar demasiado tiempo con la familia, las compras, expectativas no cumplidas, discusiones, falta de ejercicio, exceso con la comida y la bebida son algunas de las situaciones que pueden generar un esfuerzo extra en nuestro cuerpo. Aunque, como señalan los expertos, la situación económica, la falta de dinero y el exceso de gastos son los principales problemas.
Cabe destacar que son las mujeres trabajadoras las que más estrés sufren en estas fechas, pues se ven obligadas a compaginar trabajo, las responsabilidades del hogar y cuidar de los hijos durante sus vacaciones, esfuerzos extra en todos los campos.
Debemos leer bien las cosas que se vienen alrededor de los días navideños. Es fudamental tener un plan de acción y tomar cartas en el asunto.
Desde el punto de vista emocional, es importante que ajustemos nuestras expectativas y no asociemos “milagros” a la Navidad por el simple hecho de serlo. Debemos de priorizar y saber qué factores depende de nosotros y podemos controlar y cuáles no, aceptarlo y recordar que todo acaba pasando. A la hora de relacionarnos con la familia, debemos tratar de entablar siempre conversaciones diáfanas y evitar caer en temas comprometidos o susceptibles de discusión. Aprender a decir “no” y planificar será muy importante.
Por eso, no existe mejor remedio que una buena organización.
Evitar los desastres económicos, planificando el dinero disponible para los regalos y haciendo números, es importante. Hacer un listado de la gente a la que queremos hacer regalos y marcarnos un presupuesto realista nos ahorrará más de un quebradero de cabeza. También, ir a tiro fijo a la hora de hacer las compras es la mejor opción en vez de dejarse llevar.
Otra manera de organizarse es fijar una fecha máxima para las compras de regalos y para las compras de alimentos con el objetivo de disfrutar también de nuestras vacaciones.
Saber organizar a la familia es también crucial en Navidad. Son épocas que invitan a los excesos y, como decíamos, saber decir “no” te ayudará a gestionar estas fechas. Los niños en particular se vuelven muy exigentes: horarios de ir a la cama, comidas y bebidas, regalos… Debemos de marcar límites y hacerles entender que la navidad es para todos y todas aunque suponga un esfuerzo.
Planifica actividades en familia. Realizar tarjetas navideñas de felicitación puede ser una actividad entretenida a la vez que práctica. Organizar otras más divertidas, como salidas al parque o juegos de mesa, también servirá para aliviar tensiones y compartir espacios con los nuestros.

Consejos contra el estrés:

• Recuerda que el objetivo es disfrutar, convierte las labores en algo placentero

• Delega en las personas que te rodean

• Tómate un respiro cuando te sientas fatigado

• Levántate con tiempo suficiente para no ir “justo”, y descansa un mínimo 8 horas.

• Planifícate un día para ti e invierte algo de dinero en tus caprichos.

•Comparte tus preocupaciones y pensamientos con los otros.

Reynaldo@elhispanonews.com

Share This With Friends:


Be the first to comment

Leave a Reply

Loading...