El sabio legado de un mexicano grande: Lorenzo Servitje

Por Arnoby Betancourt

Lorenzo Servitje

Share This With Friends:


Dallas, Texas. Don Lorenzo Servitje, como le llamaba su gente cercana, nació en la Ciudad de México y comenzó su trayectoria empresarial a los 16 años trabajando en la pastelería que su padre, de origen catalán, abrió tras inmigrar a México. Casi 20 años después, junto con Jaime Jorba, Jaime Sendra, Alfonso Velasco y José T. Mata, fundó Panificación Bimbo, modelo de negocio que revivió el concepto de pan en caja y que hoy en día es la empresa de pan más grande del mundo. 

Junto a su mujer, Carmen Montull, fue el padre de ocho hijos que fueron educados y criados conforme a fuertes valores católicos. La austeridad era “su pan de cada día”, gran parte de su éxito empresarial se basaba en ello. Nunca tuvo unas oficinas lujosas ni un avión privado ya que lo consideraba “gastos innecesarios”.
En la madrugada del viernes 3 de febrero de 2017 murió a los 98 años de edad Don Lorenzo Servitje, siendo uno de los empresarios más queridos y respetados de México. Aquí te contamos las razones de éxito.

Los 4 principios para ser exitoso según Lorenzo Servitje

1. Tener dinero no es señal de éxito.
El éxito no se mide por tu habilidad de comprar una mansión o un Ferrari. Si eso fuera verdad, cuántos capos del narcotráfico o políticos corruptos pueden hacer eso. ¿En qué punto comenzaste a creer que usar una playera con una determinada marca estampada en ella era señal de éxito o de credibilidad?
El dinero es una herramienta muy útil y efectiva para generar oportunidades y tener un buen estilo de vida. Pero no hay monto de dinero que determine tu nivel de éxito.
No sigas a los millonarios solo porque admiras lo que pueden comprar, sigue a alguien por lo que te puede enseñar, como su forma de pensar o los hábitos que tiene.

2. Si no puedes tener buenas relaciones, no puedes ser exitoso.

Uno de mis mentores una vez me dijo, “la más grande tragedia es una persona que está tan ocupada en crear un estilo de vida, que se olvida de vivir su vida”. Internet hoy en día está llena de mentores, “coaches” y expertos que están tan enfocados en construir su empresa, sus marcas o sus carreras que olvidan la parte más importante de la vida: sus amigos, su matrimonio, su familia, su equipo de trabajo.
Llegarán a los 40 años ricos, con logros, dinero y estarán solos. Estamos hechos para otros. Nuestras almas, nuestras mentes y nuestra biología gritan compromiso y complementariedad en otro. Un espíritu de independencia en la búsqueda de logros profesionales casi siempre está vinculado con una historia de dolor.
Aquellos que pueden balancear sus logros profesionales con sus logros personales, también nos dice algo muy bueno. El conocimiento se logra a través de la educación, pero la sabiduría se logra a través del compromiso a otro, estando dispuesto a dirigir, amar y a cuidar una relación.
Un matrimonio sólido y unos niños bien criados son el reflejo de un hombre o mujer exitoso. Alguien que tiene malas relaciones difícilmente puede construir un negocio duradero.

3. Tu credibilidad te dirigirá a los resultados.
Los resultados requieren tiempo y consistencia. El primero causa que la gente se asombre y un éxito repentino no tiene profundidad para ser creíble. Un resultado positivo consistente sobre un periodo largo de tiempo, siempre traerá una credibilidad incuestionable.
Verifica a las personas por lo que han hecho, no por lo que dicen que harán. Invierte 5 minutos revisando su historia en vez de darle “click” en el botón de “seguir” o “me gusta”.

4. No trabajes solo por dinero.
Todo el mundo quiere crear un negocio para hacer dinero y pocos quieren crear un negocio porque les apasiona. Unos hacen cosas porque quieren hacer dinero, lo que hacen realmente no les importa mucho, hacen algo siempre y cuando les deje dinero.
Otros quieren hacer más dinero porque eso les permite hacer más cosas. Creo que Walt Disney no lo pudo haber expresado mejor: no hacemos películas para hacer dinero. Hacemos dinero para hacer más películas.

Los grandes empresarios de nuestro tiempo nunca han estado en el negocio de hacer dinero. Un líder que vale la pena seguir es mucho más profundo que su cuenta de banco, lo puedes ver en sus ojos y sentirlo en su presencia, así era el señor Servitje.
El dinero no fue la única cosa en su mente, resolver problemas era su adicción y su habilidad para atraer soluciones al mundo era lo que dirigía su alma.

fundador del mundialmente conocido pan Bimbo

Una publicación de la periodista María Elena Salinas había detallado cómo cinco mexicanos (Carlos Slim Helú, Germán Larrea Mota Velasco, Ricardo Benjamín Salinas Pliego, Eva Gonda de Rivera y María Asunción Aramburuzabala Larregui), sobre pasan la fortuna y el éxito en los negocios del Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump. Sin embargo, en esa lista, no había sido incluido a un empresario excepcional y que falleció el pasado viernes a la edad de 98 años, don Lorenzo Servitje. Él había logrado convertir su empresa en la más grande panadera del mundo, avaluada en unos 13.500 millones de dólares.
Lo que más sorprendía de Don Lorenzo fue la vida tan sencilla y poco ostentosa que llevaba. Su auto era de 10 años atrás y nunca condujo un auto del año. Gastaba lo mínimo que podía. Le gustaban los “gansitos” y se paraba en cualquier tienda a comprarlo, inclusive en la de su misma empresa y lo pagaba como cualquier consumidor.
La filosofía humana de don Lorenzo Servitje marcó sin duda todo Grupo Bimbo. Era sorprendente lo importante que eran para él las personas que trabajan en su empresa. Don Lorenzo siempre que tenía oportunidad preguntaba a cada empleado sobre si les gustaba estar ahí y todos le respondían lo mismo, “estoy muy feliz de trabajar aquí, porque en esta empresa son muy humanos”.
Don Lorenzo Servitje era hijo de emigrantes catalanes y fue uno de los fundadores en 1945 de Bimbo, que inició con 38 trabajadores y actualmente cuenta con más de 130.000, según cifras de la empresa. Bimbo cuenta con 170 plantas y cerca de 1.700 puntos de venta en 22 países de tres continentes. Tiene una producción de 10.000 productos de 100 marcas y en 2015 registró ventas por 13.818 millones de dólares, señalan datos de la firma.
Según Forbes, Bimbo es la mayor panadera del mundo avaluada en unos 13.500 millones de dólares, es la octava empresa mexicana y la 986 en el mundo. En el 2015, en Guadalajara, España, Pan Bimbo estreno el horno más grande del mundo, convirtiéndose en la planta más avanzada de Europa.
Bimbo Iberia, subsidiaria de Grupo Bimbo, inauguró la planta más avanzada de Europa en Guadalajara, España.
Con una inversión de 50 millones de euros, el nuevo centro de producción se convierte en el proyecto industrial más importante de la compañía, que desde su fundación ha tenido la innovación como uno de sus componentes fundamentales para lograr un crecimiento continuo. Tiene capacidad de elaborar hasta 15 mil unidades por hora, convirtiéndola en la más rápida a nivel mundial.
La planta tiene 60 mil metros cuadrados, cuenta con el horno de pan más grande del mundo (más de 50 metros de largo y casi 5 metros de ancho), un centro logístico con el doble de capacidad que un almacén convencional, un sistema automatizado de pesaje y suministro de materia prima.
Irónicamente, y para mala suerte del Presidente de EE.UU., en los mexicanos que el descalifica hay empresarios con mayores fortunas y exitosos negocios que los colocan en la lista de los más ricos del mundo, muy por encima del discriminador presidente estadounidense.
arnoby@elhispanonews.com

Share This With Friends:


Be the first to comment

Leave a Reply


UA-42581983-5
Loading...