Puede ser irreparable el daño moral causado a los niños por el caso Trump

Por Arnoby Betancurt

Las redes sociales se hicieron eco de la angustia de los padres que preguntan cómo explicarle a los hijos por qué un persona que ha dicho tantas cosas feas acerca de las mujeres, de los inmigrantes, que ha amenazado con construir una pared para dividir el continente, ha conseguido tanto apoyo de la gente.

Share This With Friends:


Dallas, Texas. Dallas, Texas. En un caso inédito para las escuelas estadounidenses se ha convertido el triunfo electoral de Donald Trump como nuevo Presidente, ya que la deshonrosa y agresiva campaña política, también llego a los niños ocasionando graves daños de comportamiento psicosocial, y trasladando hasta ellos el mensaje de humillación, xenofobia y de odio racial.

La sabiduría popular aconseja sabiamente que, “Ante las injusticias y adversidades de la vida, ¡Calma!, y la Prudencia es la madre de la tranquilidad”. Ha sido un reto inesperado al que se han enfrentado los maestros y educadores de la población infantil, pues las múltiples expresiones infantiles mostradas en las aulas se reviven las dos corrientes en que quedo fracturada la Nación Estadounidense.
Una Maestra del Distrito Escolar de Dallas, ante el sufrimiento reflejado en su aula de clase, quizá recordó la enseñanza del poeta dramaturgo inglés William Shakespeare que dice “Dad palabra al dolor: El dolor que no habla, gime en el corazón hasta que lo rompe”, y le sugirió a sus alumnos que escribieran sobre lo que estaban sintiendo, sobre lo que estaban pensando, sobre lo que deseaban, o simplemente escribieran lo que quisieran.
El resultado es nada alentador, hay un evidente maltrato infantil de impacto devastador ocasionado por la misma sociedad, y que ahora se ha expresado como una bomba de tiempo activada.
En términos generales, la gran mayoría claman para que el Presidente Trump no los separe de a sus seres queridos, otros le piden que acepte la amistad entre razas, que no desate una guerra y que por favor, sea honesto.
Una niña escribió: “Pues yo me siento triste y decepcionada que una persona racista y cruel allá ganado la presidencia, pero lo que me hace enojar es que hasta nuestros mexicanos, algunos hayan votado por él y lo más triste es que algunos de ellos son ciudadanos y porque tienen papeles se creen más. Él no se merecía ganar por todo lo que nos dijo”.
Otro dijo: “No sé qué escribir Je Je. Estoy aburrido. No siento rencor, solo cuando me regaña mi mamá por cosas que yo creo son injustas. Estoy aburrido, pues varia gente eligió a Donald Trump y la verdad pues no es tan malo porque lo que él quiere es deshacerse de gente indocumentada que solo vienen a no ser productivos en los EE.UU. Gente que solo viene hacer crímenes y no hacen nada productivo hacia los EE.UU. Aunque él no debe hablar en general por todos los mexicanos o latinos. Hay algunos que si son productivos y traen beneficios a los EE.UU.”.
La inmigración es un proceso complejo y multifacético, que envuelve factores económicos, políticos, psicológicos y culturales. Es llamativo que a pesar de la gran cantidad de niños inmigrantes en las escuelas de Texas y su particular vulnerabilidad a los estresores asociados a la inmigración, sumado a lo que hoy esta evidenciado, se encuentren pocos estudios en cuanto a su salud mental, comparados con los realizados con adultos.
Resulta inaplazable comenzar a trabajar en bien de la salud mental de niños y adolescentes inmigrantes en una cultura mayor y dominante, esto con el fin de conocer los posibles riesgos de trastornos psicopatológicos y factores que podrían actuar como protectores y mediadores, frente a una situación tan estresante como es la inmigración.
Mientras la mitad del país celebra el sorpresivo, y temido por muchos, triunfo de Donald Trump, miles de familias están con angustia, tristeza y buscando explicaciones para entender este resultado. En muchas familias, la victoria de Trump despierta miedo e incertidumbre: miedo a la deportación masiva que ha prometido el ahora presidente electo, miedo al abuso a las mujeres, miedo a la violencia.
Y también genera angustia en los hijos, que durante la controversial campaña absorbieron la negatividad de la pelea electoral y que ahora, cuando pensaban que era hora de celebrar, ven a sus padres en silencio, llorando o visiblemente enojados.
Las redes sociales se hicieron eco de la angustia de los padres que preguntan cómo explicarle a los hijos por qué un persona que ha dicho tantas cosas feas acerca de las mujeres, de los inmigrantes, que ha amenazado con construir una pared para dividir el continente, ha conseguido tanto apoyo de la gente.
Mientras que emocionalmente es difícil explicar un por qué, lo primero que debemos hacer con nuestros niños es llenarlos de amor y decirles cuanto los amamos, y eso no cambiará porque Trump sea presidente. Que sus amigos y sus familias siempre estarán con ellos.
“Es más fácil explicar a mis hijos el origen del universo que la victoria de Trump”
“Los niños llorando porque Trump ganó y me parte el alma”
arnoby@elhispanonews.com

Share This With Friends:


Be the first to comment

Leave a Reply


UA-42581983-5
Loading...