Embarazo y lactancia durante el COVID-19

Fuente del contenido: Centro Nacional de Vacunación y Enfermedades Respiratorias (NCIRD), División de Enfermedades Virales

Actualmente, no sabemos si las mujeres embarazadas tienen más probabilidades de enfermarse de COVID-19 que el público general ni tampoco si son más propensas a tener una enfermedad grave como consecuencia. Con base en la información disponible, las mujeres embarazadas parecen tener el mismo nivel de riesgo que las personas adultas no embarazadas.

Sin embargo, sí sabemos que:

• Las mujeres embarazadas experimentan cambios en su cuerpo que podrían aumentar el riesgo de ciertas infecciones.
• Las mujeres embarazadas han tenido un mayor riesgo de enfermarse gravemente al infectarse con virus de la misma familia que el COVID-19 y otras infecciones respiratorias virales, como la influenza.

Las mujeres embarazadas deben protegerse del COVID-19

• Evite estar con personas que están enfermas o que hayan estado expuestas al virus.
• Lávese las manos frecuentemente con agua y jabón o use un desinfectante de manos a base de alcohol.
• Limpie y desinfecte diariamente las superficies que se tocan con frecuencia.

Riesgos para el embarazo y para el bebé
• Las mujeres embarazadas han tenido un mayor riesgo de enfermarse gravemente al infectarse con virus de la misma familia que el COVID-19 y otras infecciones respiratorias virales, como la influenza.
• Siempre es fundamental que las mujeres embarazadas se protejan de las enfermedades.

Transmisión de madre a hijo
• La transmisión del coronavirus de madre a hijo durante el embarazo es poco probable, pero luego de nacer el bebé es susceptible a la propagación de persona a persona.
• Un número muy reducido de bebés ha dado positivo para el virus poco después de nacer. No obstante, se desconoce si estos bebés contrajeron el virus antes o después de nacer.
• El virus aún no ha sido detectado en el líquido amniótico, la leche materna ni en otras muestras maternas.

Lactancia si tiene COVID-19
La leche materna brinda protección contra muchas enfermedades y es la mejor fuente de nutrición para la mayoría de los bebés. Usted, junto con su familia y proveedores de atención médica, debe decidir si comenzará o continuará amamantando, y cómo lo hará. En estudios limitados, no se ha detectado el COVID-19 en la leche materna; no obstante, no sabemos con seguridad si las madres con COVID-19 pueden propagar el virus a través de la leche materna.
Si está enferma y elige la lactancia directa:
• Use una mascarilla y lávese las manos antes de cada comida.
• Si está enferma y opta por la leche materna extraída:
• Extraiga su leche materna para establecer y mantener el suministro de leche.
• Se le debe proporcionar un extractor de leche de uso exclusivo.
• Lávese las manos antes de tocar cualquiera de las partes del extractor y sus recipientes, y antes de extraer su leche materna.
• Siga las recomendaciones para una correcta limpieza del extractor luego de cada uso, y limpie todas las partes que entraron en contacto con la leche materna.
• Si es posible, procure que alguna persona que se encuentre bien alimente al bebé con la leche materna extraída.

Be the first to comment

Leave a Reply