Es el final, no se pondrá en marcha plan migratorio

Por Reynaldo Mena

El presidente Obama lamentó que la Corte Suprema no prosperó ninguna de sus peticiones.

Share This With Friends:


Dallas, Texas. La Corte Suprema de Estados Unidos rechazó reconsiderar el plan migratorio de Barack Obama y así acabó con la esperanza de cinco millones de indocumentados que podrían haber evitado su deportación si se hubiera puesto en marcha.

La Corte Suprema no escuchará nuevamente este caso antes del 20 de enero, fecha en que Obama deja la presidencia. La última ocasión, la votación quedó empatada, cuatro jueces manifestándose a su favor y los otros cuatro en contra. También, convirtió en definitiva la decisión de junio pasado cuando se registró ese empate bloqueando las medidas migratorias del plan de Obama, que hubiera beneficiado a millones de indocumentados.
La ausencia de un noveno magistrado, que podría haber sido clave para el desempate, obedece a la inesperada muerte en febrero del juez conservador Antonin Scalia y la negativa de la mayoría republicana del Senado para aprobar el nombramiento como nuevo juez de Merrick Garland, el magistrado propuesto por Obama.
Precisamente, el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, consideró que la parálisis en el nombramiento de un noveno juez “tiene un impacto negativo en millones de personas”.
El vocero reconoció que el Gobierno está “decepcionado” con la decisión judicial, pero aseguró que no tendrá ningún impacto en las normativas fijadas por Obama y que establecen que los criminales o personas con antecedentes penales deben ser deportados de manera prioritaria frente a las familias.
La decisión del Supremo supone un revés para el Gobierno, que a través del Departamento de Justicia de EEUU pidió en julio a la corte que reconsiderara el caso cuando la máxima instancia judicial del país estuviera completa, con nueve jueces y no compuesta por ocho magistrados, como ahora.
En su petición, el Departamento de Justicia consideró que un asunto tan importante tenía que ser resuelto por un Supremo completo, que “debe ser el árbitro final de estos asuntos a través de una resolución definitiva”, según resaltó en su solicitud.
Sin embargo, la Corte Suprema negó dicha petición.
En la práctica, la decisión del alto tribunal deja indefinidamente bloqueadas las medidas decretadas por Obama en 2014 y que se dirigían a jóvenes indocumentados y padres con hijos con residencia permanente o ciudadanía estadounidense.
En su breve notificación, los jueces no explican los motivos de la decisión sobre las acciones ejecutivas de Obama, que fueron bloqueadas en febrero de 2015, un día antes de su entrada en vigor, a petición de 26 estados liderados por Texas y en su mayoría con gobernadores republicanos.
Ni en junio ni ahora los jueces se pronunciaron sobre uno de los temas principales del caso: si Obama se excedió o no en su capacidad ejecutiva al promulgar por decreto las medidas migratorias, que tienen carácter temporal y permiten a los beneficiarios frenar su deportación, conseguir un permiso de trabajo y una licencia de conducir.
La candidata presidencial demócrata, Hillary Clinton, ha conseguido captar buena parte del voto hispano debido a su interés en mantener y expandir las medidas migratorias de Obama, así como su promesa para impulsar una reforma migratoria en sus primeros cien días de gestión.
Frente a ello, el candidato presidencial republicano, Donald Trump, ha prometido acabar con las medidas migratorias de Obama, deportar a los once millones de indocumentados que se calcula que viven en el país y construir un muro entre México y Estados Unidos.
Así las cosas, cinco millones de personas dependen directamente de las elecciones y de dos opciones tan radicalmente opuestas que pueden suponer el todo o la nada.
Reynaldo@elhispanonews.com

Share This With Friends:


Be the first to comment

Leave a Reply

Loading...