El narco, el invitado incómodo en las vacaciones de mitad de año de los mexicanos

Por Reynaldo Mena

"Los turistas extranjeros ya no vienen, y si vienen, se van allá· a Punta Diamante, pero también allá· hay violencia", lamenta el comerciante.

Share This With Friends:


MEXICO.- Furgonetas de militares o marinos se pasean por las avenidas principales de Mazatlán y la zona playera. No es gratuito, el mes de junio se convirtió en una de las temporadas más violentas en la historia reciente del país. Al igual que en este puerto, en otras partes del país, en plenas vacaciones, en la blindada Costera Miguel Alemán así como en las playas, los sicarios se dan el lujo de ejecutar a sus víctimas durante el día y la noche.

Según reporta el periódico Reforma, la noche del viernes 4 de agosto, los bares y discotecas de la zona La Condesa que ofrecen barra libre estaban a reventar. Las taquerías, restaurantes y centros de diversión, al tope de turistas.
Aproximadamente a las 11 de la noche se escucharon detonaciones de arma de fuego que los clientes de los bares no los percibieron por lo alto de la música.
Afuera, todo fue un caos. Unos corrieron, otros se tiraron al piso.
Según testigos que caminaban por avenida Miguel Alemán, un individuo con pistola en mano perseguía a otro a quien le dio alcance en un estacionamiento que se encuentra en la calle “El Morro”, a 10 metros de la Costera.
Ahí el sicario ejecutó a su víctima y se fugó tranquilamente aún con el arma en la mano ante el azoro de la gente.
Pese a que las autoridades aseguran que esta zona turística se encuentra blindada por las fuerzas federales y estatales, ninguno elemento de seguridad oficial apareció por el lugar.
A esa misma hora del hecho, se observó a tres soldados del Ejército que caminaban en dirección opuesta de la Condesa.
Los tres militares se apostaron un buen rato frente a la fuente de la Diana Cazadora.
Poco después de 10 minutos del homicidio, pasó un ambulancia de la Cruz Roja con el aullar de su sirena.
Luego una patrulla de la Gendarmería, otra de la Policía Federal y una más del Ejército.
“Es increíble lo que pasa aquí en Acapulco, para la otra ya no vendremos”, comenta un vacacionista de la Ciudad de México que se puso a salvo junto con su esposa e hijos.
Este lugar donde hoy se divierten los niños en brincolines o en una pequeña tirolesa antes era una terraza del bar al aire libre llamado One Dollar.
Este antro al igual que otros bares o discotecas como Alebrije, cerraron ante el acoso de la delincuencia organizada.
Según el New York Times, El Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto subestimó la violencia que vivía México. Pensaron que con usar mercadotecnia enfocarían la atención de la gente en todas las cosas buenas que estaban pasando para alejarla del problema, sin embargo, las cifras de homicidios no encajan con esa narrativa y la inseguridad se ha hecho sentir hasta en zonas turísticas, destacó el diario New York Times… “antes de llegar al cargo, Peña Nieto aseguró que cambiaría la imagen del País en el mundo al transformarla de una Nación agobiada a una reconocida a nivel global como líder en materia energética, educativa, comercial y en telecomunicaciones.

“Funcionó, por un tiempo. Pero las cifras ya no encajan con esa narrativa. Los números totales de homicidios van en aumento. La violencia se ha hecho sentir hasta en zonas turísticas como Los Cabos, en Baja California Sur.”, puntualizó el medio estadounidense en una nota firmada por Azam Ahmed.
México se acerca a su momento más mortífero en décadas: más de 100 mil muertes y 30 mil desaparecidos.
Según un recuento de las autoridades estatales, 14 personas han sido asesinadas en esta zona de La Condesa y otras 544 en el resto de las colonias y barrios de este puerto.
Entre ellos se suma el homicidio registrado la tarde de este sábado 5. Un presunto vendedor de mariscos fue asesinado en Playa Langosta, ante la mirada de visitantes y transeúntes.
La zona de La Condesa se ha convertido en un punto de disputa entre bandas de la delincuencia organizada por el control de la venta de drogas.
Entre los fumadores de mariguana señalan que aquí un cigarrillo se consigue en 40 pesos.
Pero en otro extremo de Acapulco, por las playas de Tlacopanocha o Manzanillo, un cigarro lo venden a 30 o hasta 25 pesos.
Un vendedor ambulante de la playa de Tlacopanocha, cuenta que apenas en febrero de este año, dos personas fueron ejecutadas a balazos adentro de un restaurant.
“Fue aquí cerquita y todo ocurrió en el día y se sabe que eso fue una venganza”, señala esta persona que vende aguas frescas en esta playa que este fin de semana se encuentra llena de visitantes en su mayoría de la Ciudad de México.
Aquí en Tlacopanocha se han visto a soldados del Ejército se pasean por la avenida y algunas veces se les ve caminar por la arena de la playa.
Un señor de 60 años y nativo de este puerto y que se dedica a vender ceviche, quesadillas y pescado en la playa “Las Hamacas”, cuenta que poco a poco la gente deja de visitar Acapulco.
“Los únicos que son fieles a Acapulco son los chilangos, pues ellos cada fin de semana se lanzan para acá·”, refiere.
“Los turistas extranjeros ya no vienen, y si vienen, se van allá· a Punta Diamante, pero también allá· hay violencia”, lamenta el comerciante.
Reynaldo@elhispanonews.com

Share This With Friends:


Be the first to comment

Leave a Reply


UA-42581983-5
Loading...