Cómo tu pensamiento puede cambiar tu mente y tu cuerpo

Por Arnoby Betancourt

Tan solo tu pensamiento puede hacerte adelgazar sin hacer ningún otro cambio.

Share This With Friends:


Dallas, Texas. Ana Muñoz es psicóloga y escritora. Su motivación principal está en ampliar continuamente sus conocimientos de psicología y transmitir estos conocimientos a los demás, de un modo que les ayude a afrontar sus problemas, crecer como personas y desarrollar su pleno potencial.

Ana es licenciada en psicología y especialista universitaria en medicina psicosomática y psicología de la salud. Sus conocimientos de medicina, psicosomática y terapias alternativas la han llevado a tener muy en cuenta la fuerte conexión entre cuerpo y mente y cómo ambos se influyen mutuamente hasta el punto de que es imposible separarlos.
Sobre “Como tu pensamiento puede cambiar tu mente y tu cuerpo” nos dice:
Tu modo de pensar, tus creencias y tus expectativas pueden influir tanto en tu fisiología como en tus habilidades cognitivas, tanto limitándolas como expandiéndolas.
Los psicólogos Ulrich Weger y Stephen Loughnan les pidieron a dos grupos de personas que respondieran a algunas preguntas. A uno de los grupos les dijeron que, antes de cada pregunta, la respuesta aparecería brevemente en las pantallas, demasiado deprisa como para que lo percibieran conscientemente pero el tiempo suficiente para que su inconsciente se diera cuenta. Al otro grupo les dijeron que simplemente aparecería en la pantalla una señal para la siguiente pregunta.
En realidad, lo que se mostraba brevemente en la pantalla era lo mismo para ambos grupos: una serie de letras elegidas al azar. Aun así, el grupo que creía estar viendo la respuesta tuvo más aciertos que el otro grupo.
Lo que este estudio nos muestra es cómo nuestro propio pensamiento puede tanto limitarnos cómo hacer que funcionemos mucho mejor. Si crees que responderás mal a las preguntas, aumentarás tus probabilidades de responder mal, mientras que si crees lo contrario, como es el caso de este estudio, lo harás mucho mejor. Es decir, nuestro pensamiento es capaz de aumentar nuestras habilidades, tanto cognitivas como físicas, según demuestran diversos estudios realizados.
Un estudio realizado por Ellen Langer mostró cómo las personas mejoran su visión tan solo por ponerse en la piel de un piloto de combate, en un simulador. Si el simulador está inactivo, no se produce este efecto.
Cuando vas a un óptico a evaluarte la vista y te enseña una carta con letras de diversos tamaños, las letras de arriba siempre son bastante grandes y van disminuyendo de tamaño en las líneas inferiores.
Lo que hizo Ellen Langer fue comenzar la carta por letras de tamaño mediano, eliminando las grandes, con una disminución progresiva del tamaño conforme se bajaba de línea, hasta llegar a letras muy pequeñas. Solo esto hizo que los participantes llegaran a ver letras más pequeñas que aquellos que ven una carta normal.
Esto es debido a que la gente espera poder leer las letras hasta una determinada línea. Es decir, tus propias expectativas pueden mejorar tu visión.
Y esto no es todo. Tan solo tu pensamiento puede hacerte adelgazar sin hacer ningún otro cambio. Alia Crum y Ellen Langer les dijeron a las limpiadoras de un hotel que su trabajo les proporcionaba la cantidad de ejercicio recomendada para una vida saludable. Antes de que les dijeran esto, la mayoría pensaba que no hacía bastante ejercicio y muchas que no hacían nada de ejercicio en absoluto. Las investigadoras siguieron a este grupo durante 4 semanas y lo compararon con un grupo control al que no le dijeron nada sobre su nivel de ejercicio. Las personas a quienes les dijeron que hacían ejercicio al trabajar perdieron peso, disminuyendo su grasa corporal y también su presión sanguínea (a pesar de que la cantidad de horas de trabajo, horas de ejercicio fuera del trabajo y dieta siguieron siendo las mismas). Las personas del grupo control no mostraron ningún cambio.
En otro estudio engañaron a un grupo de personas para creer que tras beber cafeína sentían menos fatiga al levantar una determinada cantidad de peso (en realidad, no tomaron cafeína y el peso que levantaban se manipuló para que fuera menor de lo que creían). Más tarde, cuando levantaron el peso original tras beber el líquido que creían que era cafeína, se cansaron menos. Y eso sucedió simplemente porque se les hizo creer beber cafeína hacía que se cansaran menos.
Si se administra a una persona una sustancia que produce un efecto fisiológico determinado, más tarde puede conseguirse ese mismo efecto administrando una sustancia que no produce efecto alguno pero haciendo creer a los participantes que es la misma sustancia que tomaron inicialmente.

¿Por qué sucede esto?
Nuestra mente funciona de este modo porque nuestro pensamiento nos ayuda a interpretar el mundo y a responder en base a ello. Por ejemplo, si pensamos que algo es peligroso, se activa una respuesta (con una serie de cambios fisiológicos) que nos permite huir o enfrentarnos al peligro. Es decir, nuestro pensamiento es capaz de generar cambios en nuestra fisiología para ayudarnos a adaptarnos al ambiente.
Todo esto significa que podemos utilizar nuestro pensamiento para mejorar nuestras habilidades, estar más sanos y producir los cambios que necesitemos. ¿Cómo? Intentando usar nuestro pensamiento del modo más constructivo posible. Al fin y al cabo, aunque a veces creemos ciertas cosas porque estamos en un error sin darnos cuenta, en muchas ocasiones, creemos algo simplemente porque elegimos creerlo, como cuando no te consideras lo bastante hábil o capaz para lograr algo, o cuando piensas que no puedes hacer algo con miedo o con ansiedad o estando triste, o cuando decides centrarte en tus aspectos negativos y considerarte una persona horrible en vez de centrarte en los positivos, o cuando piensas que no mereces nada mejor de lo que tienes, o cuando piensas que no puedes ser feliz en tus actuales circunstancias. Es decir, tú eliges cada día cómo usar tu pensamiento y, en base a esa elección, estarás produciendo un efecto u otro.
arnoby@elhispanonews.com

Share This With Friends:


Be the first to comment

Leave a Reply

Loading...