Hoy corresponde entrar en el encuentro

Por Arnoby Betancourt

Mientras nuestros hijos sigan viendo que los mayores persisten en mantenerse en los lugares donde se encontró la desesperanza, las rabias, el desprecio por la madre tierra, la negación para asociarnos y caminar juntos, esto les mantiene el mensaje para nuestras generaciones hasta nuestros tataranietos y de ahí para adelante se consideren los encargados de mantenerse en lo encontrado por los padres.

Share This With Friends:


Dallas, Texas. Es muy oportuno observar lo que nos muestra la sabiduría de la naturaleza cuando es habitada por los encuentros que ella misma produce. En las noches los rayos del sol se encuentran con la luna, ella entra en la relación con esa luz y se aprecia los diferentes ciclos de su iluminación, en el instante que la energía de los rayos del sol se encuentra con el agua surge evaporización y se preparan las nubes para canticos de lluvia. De la tierra brota el agua contantemente y aparecen las quebradas, los riachuelos, los cauces que nos dejan ver esas venas que circulan por nuestro terreo el cual el hombre navega o agrede.

Existe una permanente disposición a vivir encuentros. Como lector cotidiano que somos miremos fijamente la palabra encu-ENTRO, es sencillo, en los encuentros, corresponde entrar como lo muestra la naturaleza. El ser humano manifiesta deseos de vivir encuentros que le mejoren su calidad y calidez del bien-estar y bien-ser, sin embargo, en ese deseo se mantienen partículas de auto sabotearse, de negarse a vivir el encuentro; al solicitarle a la vida vivir encuentros con situaciones que se quieren vivir implica asumir las acciones, el costo de ENTRAR en lo que se tiene que hacer para obtener los beneficios del encuentro.
Recientemente me reencuentro con Arnoby Betancourt, ese incansable educador comunitario, el ser humano que pertenece a esta nueva América emergente que anima la implementación de los derechos humanos como ese camino que la humana especie puede asumir para que la vida ENTRE a ser valorada y respetada cualquiera que sea el territorio.
El entrar en esta nueva oportunidad de relación con Arnoby, me hace sentir que vale la pena mantener la divulgación y la enseñanza de los elementos que con ponen el paradigma del emprendimiento consciente. La urgencia de animar y consolidar el encuentro con la fuente potencial que cada ser humano tiene, la circulación de potencialidades que surgen de vivir relaciones asociativas conlleva a engendrar territorios de potencialidades, de desarrollo, de respecto por derechos de lo humano.
Nuestra América desde el norte en la Patagonia hasta el norte de Alaska cuenta con múltiples experiencias de mujeres y hombre que asumen entrar en la fuerza espiritual de las potencialidades que reconocen en ellos y esto los hace vivir el encuentro de solución de conflictos, solución de problemas, solución de odios, solución de desesperanzas, solución de escases.
Mientras nuestros hijos sigan viendo que los mayores persisten en mantenerse en los lugares donde se encontró la desesperanza, las rabias, el desprecio por la madre tierra, la negación para asociarnos y caminar juntos, esto les mantiene el mensaje para nuestras generaciones hasta nuestros tataranietos y de ahí para adelante se consideren los encargados de mantenerse en lo encontrado por los padres.
En el emprendimiento consciente nos anima provocar procesos para que la humanidad desaprehenda. Los desaprehendizajes son los movimientos iniciales para emprender, las dimensiones del emprendimiento han estado encerradas solamente en las creencias de conformar figuras jurídicas para generar ingresos económicos. Hay que abrir los cerrojos del emprendimiento dado que en la biología humana habita la información del emprendimiento como el proceso de crear, cuidar, gestar ,nutrir, multiplicar, desintoxicar; estas acciones las llevamos desde el emprendimiento consciente a la vida de la persona, a las organizaciones sociales, empresas y al territorio donde se cohabita.
Así es que Arnoby, tu acción constante por sembrar en este territorio de la América emergente las semillas de vivenciar los derechos humanos está contribuyendo a que la actual generación de adultos con sus hijos e hijas y los próximos descendientes vean la importancia de ir al encuentro de la vida consciente que posibilita derrumbar los muros de la indiferencia, de la desesperanza, de la negación del otro. Parafraseando a San Francisco de Asís, “donde haya odio haya amor”, donde quieran crear muros, decidamos crear caminos de organización con el espíritu de la América Emergente.
Josué Ismael Rodríguez Mahecha
Provocador de Vida.
Director Escuela Internacional
de Emprendimiento Consciente
arnoby@elhispanonews.com

Share This With Friends:


Be the first to comment

Leave a Reply


UA-42581983-5
Loading...