El peligro de varias naciones en un sólo país

Share This With Friends:


Por Marcos Nelson Suárez
Cuando los países se diluyen en medio de naciones diferentes, usualmente el resultado es la pérdida de su identidad la fracturación territorial.
En el siglo XX, después de la caída de la Unión Soviética, lo vimos claramente en Yugoeslavia, un país mantenido unido a la fuerza, en contra de intereses religiosos y origen nacional.
Hoy, lo estamos viendo en los esfuerzos separatistas en Cataluña en contra de España, o en Canadá, donde en Quebec el separatismo está más vivo que nunca.
Incluso en Irak, sacudido por guerras internas entre grupos como el Talibán o ISIL, la minoría Kurda, aspira a obtener un estado independiente.
Todo esto es demostrativo de la importancia, especialmente en un país tan diverso en cuanto a lenguajes, costumbres y nacionalidades como los Estados Unidos, de lo que los americanos llaman el “Melting Pot” o crisol.
Desafortunadamente, ciertos grupos en los Estados Unidos abogan constantemente por “diversidad” en medio de un país que poco a poco va perdiendo su sentido nacional y se transforma a diario en una babel de lenguajes, culturas y sentido nacional, ajeno a los orígenes del país como tal.
En metrópolis como Miami, por ejemplo Ud. Puede funcionar sin muchos problemas hablando sólo español, lo que a la vez limita las oportunidades laborales o de crecimiento profesional.
En el área del Norte de Texas, hay por lo menos 100 mil indios, 90 mil chinos y un 30% de la población de Dallas es de origen hispano. Además de esto, hay unos 80 mil vietnamitas…. La lista sería interminable.
A pesar de todo esto, los Estados Unidos no tienen un idioma oficial, aunque por supuesto el inglés es el idioma “franco” en todo el país.
En California, uno de los estados más diversos de la unión, de vez en cuando hay llamados a obtener la independencia del resto del país… Por supuesto las posibilidades reales de que esto ocurra son muy remotas, pero no imposibles.
Durante las etapas migratorias del siglo XX,, en especial hasta alrededor de los sesenta, tanto el gobierno como las organizaciones religiosas y no lucrativas, hubo un esfuerzo directo por obtener la integración al “modo de vida americano”, de los diferentes inmigrantes. Esos esfuerzos se abandonaron en medio de convulsiones políticas internas y la participación de los Estados unidos en guerras extranjeras.
Para decirlo simplemente, los Estados Unidos como nación no existen y en su lugar hay una fracturación de culturas, lenguajes y costumbres ajenas al credo inicial que dio como resultado uno de los países más excepcionales del mundo, que sigue siendo in imán para millones de personas de todo el planeta. Decenas de diferentes naciones conviviendo en un país, con los peligros que esa situación conlleva.
Ojalá que lo que ocurrió recientemente en Cataluña o más cerca aún, los esfuerzos continuos de Quebec por separarse de Canadá no lleguen a ser el rasero que medirá, en un futuro a medio0 plazo, el destino de los Estados Unidos.

Share This With Friends:


Be the first to comment

Leave a Reply

Loading...