El futuro de México se ve en brumas

Share This With Friends:


Por Marcos Nelson Suárez

El próximo primero de julio, México entra en una contienda electoral, que de acuerdo a analistas internacionales, es una de las importantes de las últimas décadas.
Nominalmente hay 89 millones de mexicanos que pueden votar entre los que se encuentran 11 millones de jóvenes que podrían votar por primera vez.
Entre los 3 candidatos a la presidencia se encuentran José Antonio Meade, al frente de una coalición que incluye al PRI, Nueva Alianza y verde Ecologista de México.
Ricardo Anaya, en una extraña unión con el PRD, Mvimiento Ciudadano y el PAN.
Y por último, está el ya candidato por tercera vez, Andrés Manuel López Obrador, representando a Morena, el Partido del Trabajo y Encuentro Social.
México vive hoy una de las más difíciles etapas de su existencia, marcadas por una corrupción rampante y uno de los sexenios más enlutados de su historia moderna, con el narcotráfico responsable por la muerte de miles y miles de mexicanos.
En las encuestas de intención López Obrador se encuentra al frente con amplia ventaja, indicativo de que los mexicanos están deseosos de un cambio frente a los partidos tradicionales.
Sin embargo, las fórmulas que los candidatos han ido presentando como su plataforma política suenan grandiosas, ya que es fácil prometer.
Esta semana, Anaya exhibió la portada de un libro que según él, tenía los detalles de su plan de gobierno, pero la verdad es que el libro no aparece por ningún lado, no está accesible en línea y los miembros de su equipo de campaña no han podido decir cuándo los electores podrán tener acceso al documento.
En realidad las propuestas de los candidatos no se diferencian mucho. Todos hablan de acabar con la corrupción, de dar igualdad a los mexicanos en salario, acceso y posibilidades. Quizás con la excepción de López Obrador.
Obrador, un hombre que durante toda su existencia ha vivido de la política, aspira llevar a México a un sistema socialista, repartiendo a manos llenas las prebendas. Sus planes para acabar con la violencia provocada por el narcotráfico me parece un poco ingenuo. No voy a entrar en detalles y le sugiero al lector interesado que haga una búsqueda en internet donde encontrará los documentos necesarios así como sus críticas.

Estas serán unas elecciones muy caras. Se calcula que el proceso costará unos 3,000 millones de pesos, sin considerar el dinero que se invierta por parte de contribuyentes privados.
Los problemas que enfrentan tanto Meade como Anaya es que sus partidos han estado ambos en el poder y no ha podido resolver los problemas que hoy manifiestan intentar solucionar. Por su parte, López Obrador parece estar siguiendo la tónica de gente como Hugo Chávez, Lula, Ortega y otros socialistas latinoamericanos cuyos proyectos se perdieron en medio de acusaciones de corrupción, nepotismo, malos manejos, autoritarismo y otros males.
Personalmente cada vez que escucho a algún político ofrecer cosas gratis a la población, me doy cuenta que el señalamiento es sólo un gancho para atraer votos.
Pero entiendo a esos mexicanos que han señalado su intención de votar por el izquierdista, admirador del dictador Fidel Castro. Supongo que deben estar cansados de las mismas opciones con los mismos resultados y quieren probar algo nuevo y que suena bonito a sus oídos.
Ojala que estos sueños no se conviertan en pesadilla como ocurrió en Venezuela, Cuba, Nicaragua por sólo mencionar unos cuantos.

Share This With Friends:


También puedes leer...

Be the first to comment

Leave a Reply

Loading...