Deberían entenderlo : Trump no es Obama y ahora hay un nuevo Sheriff en la ciudad

Por Carlos Carballido

La mayoría de los medios de prensa liberales de Estados Unidos y del resto del mundo han hecho gala de la gran manipulación de los hechos en torno al ajusticiamiento del General Irani, Qassem Soleimani, a quien se le presenta como una pobre víctima del ataque ordenado por el presidente estadounidense Donald Trump.
Horas de transmisión y grandes planas, destacan los funerales del militar, su lado humano y el dolor de un pueblo sin mencionar, siquiera, que era el máximo responsable de miles de asesinatos alrededor del mundo desde 1989 , incluido, militares norteamericanos. El más reciente ataque a la embajada de Estados Unidos en Bagdad, Irak, se asegura que habría sido orquestado por este General, para igualarlo al drama que todos vivimos cuando Benghazi, en el que la complicidad de Obama y Hillay Clinton, descuidaron la protección de todo el personal diplomático por más de 10 horas.
La realidad en esta era trumpista es otra. Si el ex presidente Obama tuvo una actitud genuflexa con Teherán ( recordemos que más de 150 millones de dólares cash fueron regalados por a Irán al término de su mandato y en el más absoluto silencio) , las cosas con Trump son totalmente diferentes porque, tal y como lo prometiera durante su campaña presidencial, ni aceptaría chantajes ni mucho menos toleraría amenazas a los ciudadanos americanos que estuvieran de misión en el extranjero. El dron que termino con la vida de Qassem Soleimani, es por tanto la confirmación de que esta administración NO se anda con paños tibios.
La prensa FAKE como la denomina Trump anda en una especie de catarsis antiamericana y dedicada a crear estados de opiniones adversos, ya lo sabemos, pero sobre todo acrecentar el pánico en la sociedad promedio de la nación ante una supuesta guerra mundial debido a la ira divina de Irán por tan injusto acto trumpista.
Pongamos los pies en tierra y veamos el otro ángulo. La eliminación Soleimani y Muhandis fue un movimiento táctico brillante. Hecho en una calle tranquila cerca del Aeropuerto Internacional de Bagdad para minimizar el daño colateral, fue una decapitación del ejército de Irán; fue lo que podría llamarse en estrategia militar el ” Momento Yamamoto de Irán” .
Soleimani no era un santo como pretende venderlo la prensa liberal. Comandó la Fuerza Quds del IRGC, que es el principal y sangriento instrumento de control en el intento de hegemonía regional que con el que Irán pretende establecer un puente terrestre de la Media Luna Shiita al Mar Mediterráneo, así como su arma de elección para fomentar el terror y ejercer el control sobre Líbano , Siria, y ahora, Iraq.
Así que Trump no está en segunda fila viendo lo que pasa. Esta pateando y duro para dejar claro que si siguen amenazando a América, habrá consecuencias porque ya estuvo bueno.
Los demócratas y los medios de comunicación, con el copyright de la consigna “Muerte a América”, no lo quieren ver así. El único interés de los demócratas es la ventaja política partidista, no importa cuán perjudicial sea para Estados Unidos. Y el único interés de los medios es promover los intereses del Partido Demócrata. Están en pie de guerra porque el Congreso no ha sido notificado antes del ataque. Se les olvida que Clinton no lo hizo cuando Kosovo ni Obama cuando atacó a Libia. Sin embargo, todo el mundo sabe que si Trump hubiera notificado al Congreso, habría habido varios demócratas hablando por teléfono con el ayatolá en cuestión de minutos. Han calificado el ajusticiamiento como una “escalada peligrosa” pero descartan el hecho de que Irán ha estado librando una guerra contra Estados Unidos durante 40 años y aquí seguimos .
Deberían entender que, como dice el americano, “there’s new Sheriff in Town”. Y ya era hora porque aquella línea roja que había dibujado Obama ya cualquiera la cruzaba.

Be the first to comment

Leave a Reply