¿Y qué pasaría si fuera al revés?

Por Reynaldo Mena

Esta elección no es un proceso aislado, se ha convertido en un movimiento binacional, con una masiva discusión sobre el fenómeno Trump y el peligro que representa en caso de triunfar.

Share This With Friends:


Antes de continuar. Tengo que enfatizar que yo, al igual que muchos mexicanos, estoy contra Trump. Tengo que asegurar que como un inmigrante que ha recibido la ciudadanía estadounidense, rechazo la idea de un muro entre ambos países y la deportación de millones de indocumentados. No es en base a paredes, bardas o muros como se resuelven los problemas.

Bien, ahora prosigo. Como periodista, observador político, no deja de inquietarme la idea de lo que pasaría si las cosas fueran al revés.
Si tuviéramos un proceso político en México, cuál sería nuestra reacción…
Si George W. Bush ridiculizara a alguno de los candidatos mexicanos
Si uno de los grupos de mayor renombre de Estados Unidos diera una gira por el país apoyando, por ejemplo… a MORENA (partido político de izquierda mexicano)
Si los gringos avecinados en San Miguel de Allende o Chapala llevaran a cabo manifestaciones repudiando a uno de los candidatos por su espíritu antiestadounidense
Si Angelina Jolie o Brad Pitt, por mencionar algunos, dijera que se oponían a un candidato en cuestión por ser una amenaza para el mundo
Si una de las estrellas del rock compusiera una canción y las subiera a las redes apoyando a un candidato
Si… y muchas cosas más.
Esta elección no es un proceso aislado, se ha convertido en un movimiento binacional, con una masiva discusión sobre el fenómeno Trump y el peligro que representa en caso de triunfar.
Sin duda, muchos me dirían que los mexicanos tenemos el derecho de manifestarnos abiertamente debido a los ataques del candidato republicano hacia nuestro país porque ahí viven y trabajan millones de mexicanos y por la historia que nos ha definido como unos ‘vecinos distantes’.
También se podría apelar a la importancia comercial, social y hasta de criminalidad que se vive en ambos países.
Y todo eso tiene validez.
Pero en caso contrario, ¿no tendrían razón los estadounidenses de entrometerse en nuestras elecciones… abiertamente, apelando a los mismos argumentos?
En donde queda nuestra leyenda, “El respeto al derecho ajeno es la paz”.
Porque no es que esté formando un proceso de opinión respecto a la elección presidencial, sino que en diferentes frentes se está llevando a cabo una clara campaña a favor y en contra de un candidato.
Digo… ¿qué pasaría si fuera al revés?
¿Quizás veremos en los próximos días los editoriales de las publicaciones mexicanas recomendando el voto por uno de los candidatos?
Porque si seguimos esa lógica, ¿qué no tendríamos los mexicanos que aguantar vara si después de triunfar viene la Hillary a imponer una agenda binacional? Al fin y al cabo, muchísimos de los mexicanos la apoyaron en corto y abiertamente.
Reynaldo@elhispanonews.com

Share This With Friends:


Be the first to comment

Leave a Reply

Loading...