Temen que la oleada de africanos rebase cupo de albergues en Tamaulipas

Share This With Friends:


Por: Reynaldo Mena

TAMAULIPAS.- En uno de los estados mexicanos más violentos del país hay otro temor… y no està relacionado con la violencia.

Autoridades y residentes de este estado fronterizo con Texas han expresado su preocupación por la oleada de africanos que están llegando al estado en su deseo de cruzar a Estados Unidos.

Cifras extraoficiales dicen que unos dos mil migrantes africanos, incluidos menores de edad, arribaron a Nuevo Laredo, Tamaulipas, con la intención de buscar asilo en Estados Unidos.

Llegaron en barco desde Camerún, el Congo o Kenya hasta Brasil, y luego recorrieron Centroamérica y México hasta arribar a la ciudad fronteriza de Nuevo Laredo, donde buscan cruzar a Laredo, Texas.

Agentes del Instituto Nacional de Migración revelaron al diario La Jornada que por esta frontera cruzan a diario entre 15 y 25 africanos, quienes llegan hasta el puente internacional Uno, donde esperan turno para entrevistarse con autoridades migraotorias estadounidenses en Laredo.

El pastor de la iglesia bautista Getsemaní, Hugo Pérez Torres, responsable de uno de los dos albergues para migrantes que hay en la ciudad, destacó que la llegada de viajeros africanos podría ser tan grave como la de cubanos el año pasado. Durante meses, ciudadanos de la isla abarrotaron templos cristianos y las dos casas de migrantes, dijeron a la prensa mexicana.

‘‘Debemos estar preparados para recibir a quienes vienen huyendo de África. No vaya a suceder lo mismo que con los cubanos, que sobrepasaron los albergues mientras esperaban cruzar a Estados Unidos o decidían quedarse’’, señaló.

En la iglesia Getsemaní permanecen 10 migrantes provenientes de la República Democrática del Congo. Aunque no viajaron juntos, se encontraron en el trayecto de Brasil a Nuevo Laredo, según información de los medios.

El mayor número de africanos se encuentra en la Casa del Migrante Nazaret, pero su director, el sacerdote Julio López Vivas, no da entrevistas.

Kihela Leba, de 20 años, salió del Congo embarazada. Viaja sola. El pasado 6 de septiembre nació su hijo, Matondo Leba, y ahora está a la espera de que las autoridades migratorias estadunidenses les otorguen asilo.

Esther Musawo tiene dos hijos: Paolu Tshimgomba da Silva y Eonice Tshimgomba da Silva, de 12 y ocho años de edad, respectivamente, quienes comparten el albergue con sus compatriotas Wembo Ngamba Platini, Nadieli Mavinga Luemba, Emilianne Epila y Kihela Leba.

Este grupo de migrantes africanos habla francés, un poco de portugués y algo de español, que aprendieron durante los meses que han viajado en barco desde sus países de origen hasta Brasil y de ahí a la frontera norte de México.

 

Share This With Friends:


Be the first to comment

Leave a Reply

Loading...