La corrupción, uno de los mayores retos de López Obrador

Share This With Friends:


Por: Reynaldo Mena

MEXICO.- El presidente electo de México, Andrés López Obrador, se cansó de repetir durante su campaña que el combate a la corrupción propiciaría los recursos para impulsar el desarrollo del país.

Sin embargo, la primera oleada de anuncios ha levantado la polémica en uno de los sectores más privilegiados: la clase política.

López Obrador ha anunciado que ningún funcionario ganará más que el presidente de la República. Su salario se reducirá a unos 108 mil pesos, alrededor de 5, 300 dólares mensuales.

Para una clase política llena de privilegios esto es prácticamente un insulto.

“Bajar los sueldos a funcionarios propiciaría corrupción…”, fue la frase de la futura senadora por la coalición “Por México al Frente”, Xóchitl Gálvez, al referirse a la propuesta del presidente electo, quien planteará al poder legislativo una reforma para que ningún funcionario del gobierno federal o ministro de justicia o electoral, gane más que el Presidente, cuyo tope quedaría en 108 mil pesos mensuales (Peña Nieto tiene un sueldo de 270 mil al mes).

En el corazón de cada uno de estos razonamientos flota la famosa frase un un expolítico mexicano, Carlos Hank, el cual acuñó el lema de que “un político pobre, es un pobre político”; o con el viejo refrán priista de “tú ponme en dónde haya, que yo me encargo de lo demás”. ¿O qué tal aquella máxima del sistema de que “el que no tranza, no avanza”.

Así piensan, seguramente, los magistrados de la SCJN, que ganan, de acuerdo al Presupuesto de Egresos de la Federación 2018, la fortuna de …¡651 mil pesos como salario base mensual. (unos 35,000 dólares).

Si se revisan los sueldos de los funcionarios públicos en México, la propuesta de López Obrador no es tan descabellada. El caso de los jueces de la Suprema Corte de México es solo un ejemplo claro, si se compara ese salario con los 255 mil dólares que gana un magistrado en EEUU tendremos una idea.

Ellos no son los únicos. Cada funcionario recibe dividendos exorbitantes. Por ejemplo, un consejero del Instituto Nacional Electoral recibe 236 mil pesos mensuales (un poco más de 12 mil dólares al mes); un secretario de Estado 199 mil pesos (unos 10 mil 500) y así por el estilo. A eso hay que agregarle las llamadas ‘dietas’ o gastos de representación: viajes, transporte local, asistentes, gastos de oficina, etc.

Sin duda, si la pelea contra la corrupción va en serio, impactará absolutamente el sistema político mexicano y tendrá un impacto económico en el país. Pero traerá consecuencias.

Sin embargo, López Obrador parece que ya cuenta con el aliado menos pensado: el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Donald Trump apreció, en particular, el especial enfoque de Andrés Manuel López Obrador en la lucha contra la corrupción. El combate contra la corrupción fue una de las promesas estrella del futuro presidente mexicano durante las pasadas elecciones.

Según el informe de Transparencia Internacional, México es el país con el mayor índice de corrupción de América Latina y el Caribe en cuanto a la prestación de servicios públicos. De acuerdo con el informe, el 51% de los mexicanos encuestados respondió haber pagado un soborno para acceder a servicios públicos básicos en los últimos 12 meses.

Share This With Friends:


Be the first to comment

Leave a Reply

Loading...