La intolerancia oaxaqueña contra los migrantes

Share This With Friends:


En los límites entre los estados de Oaxaca y Veracruz, en el municipio de Acatlán de Pérez Figueroa, la autoridad municipal mando a pintar en una barda a la entrada del poblado una advertencia a migrantes, donde se advierte que no se permitirá que se establezca ningún indocumentado porque son generadores de hechos de violencia.

Acatlán de Pérez Figueroa, es un pueblo dedicado a la zafra, un ingenio azucarero sigue siendo la única agroindustria que sigue ofreciendo un trabajo digno a la gente, en medio de un clima de violencia generada por un efecto cucaracha, por la presencia de bandas del crimen organizado que buscan el control del trasiego de drogas y armas de Oaxaca a Veracruz, advierte Rubén Castañón líder regional de la Unión de Productores Agrícola y de Pecuarios.

Sin embargo, dijo, también el crimen organizado ha infiltrado sus raíces en el tráfico de personas. Principalmente los que se atreven a cruzar la frontera sur a bordo del ferrocarril. Cuya disputa ha generado agresiones violentas y asesinatos diversos.

En la entrada del poblado de Vicente Camalote hay pintadas dos bardas que advierten a los migrantes que no son bienvenidos.

En las paredes hay una leyenda clara que advierte: “Amigo migrante: te informamos que tienes prohibido quedarte en esta población así como circular por sus calles en busca de ayuda, por lo que debes seguir tu camino, evita ser reportado. Atentamente: Pueblo en General”, se lee en letras rojas y negras.

En respuesta el presidente municipal de Acatlán de Pérez Figueroa, Adán Maciel Sosa, aceptó que las pintas en las bardas son parte de un acuerdo comunitario para evitar las incursiones de bandas del crimen organizado al poblado por el tráfico de personas.

 

Share This With Friends:


Be the first to comment

Leave a Reply

Loading...