La historia de Mario Aburto, el supuesto autor de uno de los crímenes que más conmocionó a México

Por Reynaldo Mena

En el expediente del juicio le realizaron 3 estudios psicológicos con resultados distintos.

Share This With Friends:


MEXICO.- Yo me encontraba en una casa de la ciudad de Dallas, en compañía de unos amigos periodistas. Era el 23 de marzo de 1994 y la noticia conmocionó no solamente a México sino a todo el mundo.

El entonces candidato priista a la presidencia, Luis Donaldo Colosio, era asesinado en la ciudad de Tijuana por un supuesto hombre desequilibrado de nombre Mario Aburto. Las especulaciones comenzaron a volar de un lugar a otro sin que hasta ahora en realidad exista una certidumbre colectiva de que ese hecho sucedió de la manera en que la contaron las autoridades.
Por estos días, la periodista En más de 23 años, solamente 7 personas ajenas al sistema de prisiones y de justicia de México han visto al inculpado.
La periodista Laura Sánchez Ley, autora del libro “Aburto. Testimonios desde Almoloya, el infierno de hielo”, dice que el aislamiento es una de las razones centrales del misterio en torno al personaje.
Y es que en su investigación encontró que el perfil del encarcelado es distinto al que las autoridades presentaron desde 1994.
Por ejemplo, uno de los datos poco conocidos y que ahora se revelan es la personalidad del individuo.
En el expediente del juicio le realizaron 3 estudios psicológicos con resultados distintos:
En el primero le diagnosticaron rasgos narcisistas, conductas antisociales y poca tolerancia a la frustración.
El segundo estudio lo define con personalidad paranoide y psicopática.
Y el tercero se le encontró una personalidad borderline, es decir, se trata de un paciente psiquiátrico con emociones turbulentas que a veces tiene acciones impulsivas.
Sin embargo, en su investigación la periodista Sánchez Ley encontró a un personaje distinto.
“Nos lo pintaron como un asesino solitario, un desquiciado, ignorante, una persona con personalidad alterna, con ataques”, le cuenta a BBC Mundo.
“Pero estos años me di cuenta, con base en muchos reportes oficiales, con sus abogados y gente que estuvo con él en prisión, que es un hombre sumamente inteligente. Ha leído más de 1.000 libros”.
En uno de los estudios para definir el perfil psicológico de Aburto se establece, por ejemplo, que una de las razones de su tendencia a ser violento es su madre.
Una mujer que, señala el documento, “caminaba con faldas cortas, se pintaba el pelo de rojo, se preocupaba más por su arreglo personal que por su familia”.
Aburto Martínez siempre ha dicho que es “un chivo expiatorio”, y que fue otra persona la que disparó contra el candidato Colosio.
De hecho, en la primera parte de la investigación, 4 personas más fueron detenidas por supuestamente agredir al candidato.
Meses después se comprobó que la hipótesis era falsa.
El misterio se alimenta porque el magnicida ha estado prácticamente aislado desde hace 23 años, en una celda de 6 metros cuadrados.
Su familia perdió todo contacto desde 2013, cuando se interrumpieron las llamadas telefónicas con él, actualmente encarcelado en la prisión de Huimanguillo, Tabasco, en el sureste de México.
“Han pasado más de 20 años y nunca hemos visto a Mario Aburto, y su familia tiene el mismo tiempo que lleva encarcelado sin verlo”, dice Laura Sánchez.
“El padre de Mario me dijo: yo no sé si mi hijo está vivo, hablaba con una persona una vez al año pero desde 2013 no sabemos qué pasó con él”.
La familia del magnicida abandonó México días después del crimen, y hace unos años obtuvo asilo político en Estados Unidos, donde reside.
Se fueron por consejo de Aburto, quien desde el principio y en todas las comunicaciones que sostuvo con ellos les dijo que podrían ser asesinados.
Uno de los temas que el libro no revela –ni tampoco lo hicieron las 4 investigaciones sobre el caso- es la razón de asesinar al candidato Colosio, quien según las encuestas de la época muy probablemente habría sido elegido presidente de México.
Las autoridades dicen que fue la decisión de un asesino solitario con problemas psicológicos.
Aburto insiste en que no fue él, que lo utilizaron para encubrir al verdadero asesino.
Pero desde el 23 de marzo de 1994 han sido asesinadas 15 personas vinculadas al caso, entre ellas el primer policía que interrogó a Mario Aburto.
También la persona a quien el detenido acusó de ser el verdadero asesino, un joven casi idéntico a él quien murió meses después del magnicidio.
Mientras, entre muchos mexicanos prevalece la duda sobre el responsable del magnicidio de 1994. ¿Fue Aburto?
“Después de tres años de investigación, sí creo que Mario accionó esa arma. Pero no fue el único”, remata la periodista Laura Sánchez Ley.
(Con información de BBC Mundo)
Reynaldo@elhispanonews.com

Share This With Friends:


Be the first to comment

Leave a Reply


UA-42581983-5
Loading...