EXODO VENEZOLANO: ‘Vemos las cosas con impotencia, no podemos hacer nada”, dicen venezonalos en EEUU

Share This With Friends:


Por: Reynaldo Mena

Es una imagen devastadora.

Hombres, mujeres y niños venezolanos abandonan sigilosamente Pacaraima, una población en el empobrecido estado brasileño de Roraima al norte de Brasil. Días antes, grupos de brasileños atacaron los lugares en donde vivían destrozando sus pertenencias. Los venezolanos prefirieron huir de regreso a su país, por cuestiones de seguridad.

Esta es una imagen que se repite en muchos otros lugares del mundo, los venezolanos se han convertido en los ‘gitanos’ latinoamericanos, que ante la complicada situación socioeconómica de su país buscan un lugar en donde puedan huir, en donde puedan respirar y vivir de una manera digna.

Según cifras del periódico El Páis, basados en datos recientes de la ONU, siete de cada cien venezolanos (2.3 millones de personas) han abandonado su país desde 2014, el documento dice que huyen impulsados por la falta de alimentos, por el hambre, la delincuencia y la opresión gubernamental. Los países de la región como Colombia, Perú y Chile a la cabeza. A Estados Unidos han emigrado hasta la fecha 290,224.

En el Sur de California los venezolanos observan lo que sucede en su país con dolor e impotencia.

“Lo vemos con impotencia, no podemos hacer nada”, dije Gamaniel Menendez, un venezolano que es asesor financiero y residente en Ontario.

“Ojalá esta crisis sea la fase final del éxodo venezolano, estamos siendo testigos de una injusticia, somos un país que ha sido secuestrado por intereses políticos y económicos”, agrega Menendez, con 24 años de residencia en California.

Esa misma impotencia la siente Mirta Fuguet-Palmer, una intérprete judicial con 19 años de residencia en Riverside.

“Cuando yo llegué a Riverside no había casi venezolanos en California, eramos quizás unos 200. Pero ahora, como efecto de esta diáspora nos contamos por miles”, dice Fuguet.

Ni California ni Texas son detsinos naturales para los migrantes venezolanos, que principalmente llegan a Miami, en donde reside una gran población.

Ambos venezolanos advierten sobre la inexistencia de grupos bien organizados que sirvan para presionar a círculos políticos en Estados Unidos y latinoamerica para que actúen en contra del gobierno de Nicolás Maduro.

“Nos hemos involucrado, ya ahorita estamos apagados pero no por apatía, estamos decepcionados, nos sentimos traicionados, porque la oposición desapareció. Quisieramos ver que nuevamente las calles se encendieran pero eso es difícil”, agrega Fuguet.

Para la intérprete judicial ver “los videos con los ríos de gente huyendo de Venezuela, parecidas a las peregrinaciones a pie, es una situación muy seria, no es un chiste esto es muy serio, comparable a lo que sucede en Siria”.

Sin embargo esta cierta que al gobierno de Maduro no se le puede subestimar.

“Han logrado desbandar a los líderes de la oposición”, agregó.

Una de las razones a las que atribuye lo que sucede tienen que ver con la falta de un liderazgo que los guíe.

“Estamos sin guía, cada quien manda ayuda humanitaria como puede”, dice Fuguet.

Lo mismo opina Menendez.

“No existen grupos de presión. No se hace nada, estamos empujando para que intervenga Estados Unidos pero no tendrá efecto a corto plazo”.

Fuguet va más allá.

“Queremos que se forme una coalición internacional, que haya una intervención militar. Nos estamos enfrentando a un ‘narcorégimen’ que cuenta con grupos terroristas en el territorio, como ISIS, no podemos hacerlo solos”, dice Fuguet.

Para Menendez hay una frase que revela la angustia de los venezolanos… “El país está al borde de un colapso”.

 

Share This With Friends:


Be the first to comment

Leave a Reply

Loading...