Jerusalen, una decisión correcta

Por Marcos Nelson Suarez

Share This With Friends:


Jerusalen, una decisión correcta || El Hispano News
Jerusalen, una decisión correcta || El Hispano News

La reciente decisión del presidente Donald Trump de mudar la embajada norteamericana de Tel Aviv a Jerusalen, representa el reconocimiento explícito de que esa ciudad es la capital del Estado de Israel.

Esta semana, sin embargo, las naciones Unidas emitieron un voto que no tiene carácter obligatorio, condenando la decisión de los Estados Unidos, en una movida que resulta difícil de explicar porque hay que preguntarse qué derecho tiene cualquier otro país del mundo a determinar dónde otro país puede poner su embajada.

Ya varios países anunciaron que seguirán el ejemplo de los Estados Unidos.

Los palestinos reclaman a Jesuralen como su capital, aunque tácitamente se entiende que cuando Palestina sea un estado soberano, su capital será el este de la ciudad, mientras Israel estará a cargo del oeste.

Todo esto forma parte de un conflicto que nació en 1948 cuando los judíos en Palestina proclamaron el Estado de Israel, provocando el rechazo de todas las naciones árabes.

Muchos de estos países, desde Egipto hasta Jordania, han atacado en cinco ocasiones al pequeño Estado de Israel, y en todas esas guerras, Israel salió vencedor.

En la llamada guerra de los seis días, en 1967, Egipto, Jordania y Siria atacaron a Israel  lo que permitió al país judío quitarle a Egipto la península del Sinaí y la franja de Gaza; los Altos del Golán a Siria; y Jerusalén Este y Cisjordania a Jordania.

Gracias al resultado de esa guerra, finalmente los judíos pudieron visitar de nuevo el Muro de los Lamentos, lo que le había sido negado en años anteriores. El Muro de los lamentos es uno de los sitios más sagrados de la religión judía.

Esta decisión del presidente Trump de tácitamente reconocer a Jerusalen como la capital del Estado de Israel fuerza la situación de las negociaciones de paz entre Palestina y el Estado judío.

Estas negociaciones de paz llevan varias décadas sin que se vean avances en las mismas.

Durante mi visita a Israel hace ya algunos años, tuve la oportunidad de conversar con varios líderes israelíes, quienes sin vacilar expresaron su deseo de vivir en paz y confirmaron la posición de una solución basada en un estado palestino y otro judío, conviviendo en paz y en cooperación.

No hay dudas de que en la parte judía hay elementos extremistas que aspiran a que Israel se trague a todo el territorio palestino, basado en escrituras religiosas. Pero igualmente es una realidad de que estos son grupos relativamente pequeños.

Por el lado palestino, igualmente hay extremistas que durante todas estas décadas de lucha, se han enriquecido con la masiva ayuda que reciben de la Unión Europea y de los Estados Unidos. Sólo basta ver que la familia del líder Yasser Arafat heredó una millonaria fortuna cuando el jefe del movimiento Al Fatha murió.

Al mismo tiempo, los grupos políticos palestinos están divididos y en ocasiones han tenido enfrentamientos internos cruentos.

Todos estos factores conspiran contra la intención de lograr un acuerdo de paz viable y duradero manteniendo a Palestina como la “papa caliente” del Medio Oriente.

Para resumir, todos los esfuerzos diplomáticos por encontrar una solución al conflicto palestino han resultado inútiles hasta ahora.

Quizás con esta movida del presidente Trump, ambas partes reconozcan que, ya sea con la medicación norteamericana o de cualquier otro protagonista, es hora de encontrar una solución al conflicto, o tendrán que seguir pagando un alto precio por la inestabilidad en la región.

(Marcos@elhispanonews.com)

Share This With Friends:


También puedes leer...

Be the first to comment

Leave a Reply

Loading...