Un acuerdo humanitario americano para frenar las tragedias de inmigrantes

Por Arnoby Betancourt

No es sano para las sociedades democráticas darle preponderancia a los acuerdos comerciales y negocios, existiendo una prioridad tan inaplazable de celebrar un Acuerdo Humanitario para salvar las vidas de millones de americanos.

Share This With Friends:


Como se recordará, la ONU nació después del cruento enfrentamiento de la Segunda Guerra Mundial, lo cual explica su principal propósito, cual es, el de la preservación de la paz basada, precisamente, en las relaciones amistosas entre los Estados. La Carta Constitutiva de la Organización de las Naciones Unidas, ONU, en su primer capítulo destaca sus propósitos y principios, entre los que cabe mencionarse:

● Mantenimiento de la paz;
● Fomento de las relaciones de amistad;
● Cooperación internacional;
● Centralización de los esfuerzos de las naciones para la obtención de dichos propósitos.
● Igualdad soberana de los Estados;
● Cumplimiento de buena fe de las obligaciones contraídas;
● Arreglo pacífico de las controversias;
● Abstención de recurrir a la amenaza del uso de la fuerza; y,
● No injerencia en los asuntos internos de los miembros de la ONU.

Si nos preguntáramos, ¿Qué son los Derechos Humanos? Podemos decir que son los derechos fundamentales inherentes a cada persona sólo por ser humano. Son principios que reconocen las protecciones básicas necesarias para que las personas vivan con dignidad y libertad. Son universales y se aplican por igual a todas las personas, independientemente de su nacionalidad, raza, religión, sexo u otra condición social. Se convierten en ley a través de tratados, que son acuerdos internacionales.
Los Estados Unidos han ratificado algunos tratados de derechos humanos, entre ellos:
 Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (“PIDCP”) fue ratificado por los EE.UU. en 1992 y especifica una serie de derechos básicos, incluyendo a la vida, al debido proceso, y la igual protección bajo la ley. También protege la libertad de expresión, la religión, y la auto-determinación.
 Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial (“CERD”) fue ratificada por los EE.UU. en 1994, y hace un llamamiento a los países para poner fin a todas las formas de discriminación racial y garantizar la igualdad a través de medidas proactivas.
 Convención contra la Tortura (“CAT”) fue ratificada por los EE.UU. en 1994 y compromete a las naciones a adoptar medidas para prevenir y sancionar la tortura.
Por qué no explorar una estrategia diplomática conjunta de los países americanos interesados en crear un frente común sólido, efectivo y eficaz, que de aplicación y protección a estos Tratados suscritos por Estados Unidos; y dado que el Artículo Sexto de la Constitución Estadounidense dice que los tratados celebrados conforme a ella, serán Ley Suprema en todo el territorio, entonces el Gobierno de Donald Trump tendría que replantear sus inconstitucionales procederes. No es sano para las sociedades democráticas darle preponderancia a los acuerdos comerciales y negocios, existiendo una prioridad tan inaplazable de celebrar un Acuerdo Humanitario para salvar las vidas de millones de americanos. No hacerlo, equivaldría a alcahuetear más las asociaciones delincuenciales que están cooptando las sociedades civilizadas y que están destruyendo la naturaleza misma.
arnoby@elhispanonews.com

Share This With Friends:


Be the first to comment

Leave a Reply


UA-42581983-5
Loading...