Reporte de “National Oceanic and Atmospheric Administration” muestra los records del calentamiento global en el 2016

Por Arnoby Betancourt

"El cambio climático es uno de los problemas más acuciantes de la humanidad y la vida sobre la Tierra", escribieron los autores de este informe de referencia, disponible en internet.

Share This With Friends:


Dallas, Texas. La Agencia Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica, NOAA, por sus siglas en inglés, responsable de describir y predecir los cambios en el medio ambiente mediante la investigación de los océanos, la atmósfera, el espacio y el sol, ha hecho público el pasado Jueves 10 de Agosto, el 27 Informe Anual que confirma que el 2016 fue el año de mayor calentamiento global en 137 años de mantenimiento de registros.

Este chequeo anual al planeta, es dirigido por investigadores de los Centros Nacionales de información ambiental de la NOAA, y está basado en las contribuciones de cerca de 500 científicos de 60 países. El informe proporciona una actualización detallada de los indicadores climáticos mundiales, los fenómenos meteorológicos notables y otros datos recogidos de la tierra, el agua y el espacio, y es publicado como un suplemento especial al Boletín de la Sociedad Meteorológica Americana.
En forma inentendible y controversial, el Presidente Donald Trump veta la expresión “cambio climático” en su administración; a tal punto, que el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos tiene prohibido utilizar la expresión “cambio climático” en sus comunicaciones, y en su lugar, la Casa Blanca ha ordenado que utilicen la expresión “extremos climáticos”.
Según el diario británico The Guardian, las expresiones “cambio climático”, “adaptación al cambio climático”, “reducir gases de efecto invernadero” o “extraer carbón” deben abolirse y, se propone como idea alternativa, el uso de expresiones “generar suelo orgánico”, “incrementar la eficacia del uso de los nutrientes” o “resistencia a los extremos climáticos”.
El periódico The Guardian, ha tenido acceso a una serie de correos internos del Servicio de Conservación de Recursos Naturales, una unidad del Departamento de Agricultura, en los que Bianca Moebius-Clune, directora de una de las unidades, hace llegar a todas las demás una lista de expresiones prohibidas y las recomendaciones para sustituirlas.
En ese correo electrónico, según The Guardian, Moebius-Clune explica a los trabajadores que “no vamos a modificar el modelo, sólo vamos a cambiar cómo hablamos de él. Hay muchos beneficios de poner el carbón en circulación, la mitigación del cambio climático entre ellas”.
Las directrices lingüísticas de la administración Trump provocaron inseguridad entre los empleados del Departamento. The Guardian publica el correo de un empleado preguntando por los términos a utilizar en uno de sus informes, porque “quiero asegurarme de incorporar la terminología que la agencia ha aprobado que utilicemos”.
Otros trabajadores criticaron directamente la decisión en un email fechado el 5 de Julio de 2017: “Preferiríamos mantener la terminología como está”. Y los mismos trabajadores insisten en la necesidad de mantener en sus documentos “la integridad científica de nuestro trabajo”.

EL INFORME EVIDENCIA AÚN MAS LA CRITICA SITUACION DEL PLANETA

“Los récords de calor del año pasado son producto de la influencia combinada de las tendencias del calentamiento global a largo plazo y un fuerte Fenómeno del Niño a principios del año, la corriente caliente ecuatorial del Pacífico”, explica el informe publicado el pasado jueves por la Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA) y la Sociedad Meteorológica Estadounidense (AMS).
El documento de 300 páginas que reúne contribuciones de cerca de 500 científicos de más de 60 países, muestra claramente que los principales indicadores del cambio climático siguen reflejando las tendencias de acuerdo a una intensificación del calentamiento del planeta. Aunque no han sido incluidos en el informe, los primeros seis meses de 2017 también han estado entre los más calurosos registrados desde 1880, según la NOAA.
El informe sale a la luz pública una semana después de que Estados Unidos formalizó ante la Organización de Naciones Unidas su decisión de abandonar el acuerdo de París firmado en 2015 por 195 países. El presidente Donald Trump consideró el acuerdo “nefasto para la economía estadounidense”.
En 2016, las concentraciones de dióxido de carbono (CO2) alcanzaron 402,9 partes por millón (ppm), superando por primera vez las 400 ppm en la historia moderna y en los relevamientos de glaciares que datan de hasta 800.000 años.
Varios países, entre ellos México e India, registraron temperaturas anuales récord en 2016. Una ola de calor de una semana en la península india, con temperaturas que llegaron a 44ºC, provocó más de 300 muertes y una escasez de agua que afectó a 330 millones de personas.
En el Ártico, la región más sensible al calentamiento, la temperatura promedio en la superficie el año pasado se situó dos grados por encima del promedio de 1981-2010, batiendo todos los récords. Al final del invierno en marzo, la extensión máxima de hielos árticos fue la más baja en 37 años de observaciones satelitales.
En la Antártida, esta extensión fue también muy inferior que el promedio del periodo 1981-2010. En lo que respecta a la temperatura global de los océanos, también fue la más alta (+0,1°C) que la tendencia de 1950 a 2016, precisó el informe.

Temores de censura
El derretimiento de los hielos marinos y los casquetes polares elevó el nivel del mar a un nuevo récord, 82 milímetros por encima de la media registrada en 1993.
En las regiones ecuatoriales se produjeron 93 tormentas tropicales el año pasado, más que las 82 en promedio entre 1981 y 2010 pero menos que las 101 que hubo en 2015.
“El cambio climático es uno de los problemas más acuciantes de la humanidad y la vida sobre la Tierra”, escribieron los autores de este informe de referencia, disponible en internet.
Otro informe realizado por 13 agencias federales estadounidenses, publicado esta semana por el New York Times, detalló los efectos del cambio climático en Estados Unidos, donde las temperaturas han aumentado de forma espectacular en las últimas décadas, alcanzando las cotas más calurosas en 1.500 años.
Este documento no fue hecho público ni cuenta con el aval de la administración Trump. Los científicos temen que el informe sea censurado, porque contradice la afirmación del presidente Trump y de miembros de su gabinete según la cual la contribución humana al cambio climático no ha sido demostrada.
arnoby@elhispanonews.com

Share This With Friends:


Be the first to comment

Leave a Reply

Loading...