Policia y bomberos de Dallas en peligro

Por Arnoby Betancurt

Ignorar y despreciar un cuerpo policivo experimentado en el cual los contribuyentes han invertido cuantiosas sumas de dinero en su profesionalización y tecnificación, podría ser un gravísimo error.

Share This With Friends:


Dallas, Texas. El experimentado sargento retirado del Departamento de la Policía de Dallas, Gilbert N. Cerda, quien hoy se destaca por su liderazgo comunitario, no ocultó su inconformidad por la manera poco profesional y engañosa, como se esta tratando el tema de la seguridad de la ciudad. “No entiendo como hablan de negociar los salarios de los policías y bomberos, cuando la prioridad es invertir y asegurar la protección de la ciudad y sus habitantes. Todos sabemos que lo más importante para cualquier ciudad, es la seguridad de la gente”, aseveró Gil Cerda.

Con un hablar sereno y seguro, Gil Cerda develó una situación muy grave: “Yo siento que este año la ciudad de Dallas, fue engañada por el Jefe de Policía, David Brown. La razón es porque él anunció que la policía iba a contratar 549 oficiales este año. Algo que en la historia de esta ciudad no se ha hecho. Y estoy de acuerdo que si necesitamos esos policías, pero todo debe estar previamente planificado, concertado y financiado, y a la ciudadanía nunca se le había informado sobre ello. El problema que yo veo es que cuando él lo anunció, en mi opinión, él ya tenía pensado irse del Departamento de Policía. Esto lo digo, porque muy poco después él anuncio su retiro”.
Y continuó diciendo: “El problema con este anuncio, es que al contratar 549 oficiales, queda muy poco dinero para darle a los oficiales un buen aumento de sueldo. El Jefe Brown, en menos de dos o tres semanas cambió su opinión, y dijo que la contratación de los 549 oficiales se haría en tres años. ¿Cuál es el resultado? Muy grave, porque los numerosos oficiales veteranos posiblemente no recibirán aumento de sueldo, y ya están anunciando su retiro. El gran Departamento de Policía de Dallas, se esta quedando con muchos oficiales con muy poca experiencia”.
Al finalizar su exposición, el exmiembro del IME, dirigente de LULAC, y apreciado servidor comunitario, Gil Cerda, fue categórico: “Se vendrá un aumento de quejas ante la oficina de Asuntos Internos por los inexpertos procedimientos de los policías jóvenes, y el crimen también seguirá aumentando, y las posibilidades de más negocios se vera afectada, y sobre todo, la comunidad quedará desprotegida”.
Gilbert Neftalí Cerda es verdaderamente un experto en el tema de la seguridad ciudadana, no sólo por haber estado en el Departamento de Policia de Dallas por espacio de 27 años, sino también, por su insuperable capacidad de comunicación con la gente de todos los estratos sociales. Añoraba su trabajo, recordando como lograba alianzas entre la policía y la comunidad para revertir la inseguridad y el delito.
Ignorar y despreciar un cuerpo policivo experimentado en el cual los contribuyentes han invertido cuantiosas sumas de dinero en su profesionalización y tecnificación, podría ser un gravísimo error. La policía experimentada no sólo actúa sobre variables tradicionalmente asociadas a su quehacer como lo son la delincuencia y el orden público, sino que también, debe estar incorporada a otras acciones no menos importantes, como la sensación de seguridad, el incrementar el nivel de satisfacción de la comunidad con respecto a la intervención policial, el incorporar a los ciudadanos en la producción de seguridad mediante su participación en diversas iniciativas que permitan prevenir más efectivamente la comisión de delitos, y obviamente, mejorar el control social sobre la actuación policial. Para tales acciones es menester e indispensable un cuerpo policial experimentado, profesionalizado y humanizado, que pueda garantizar una Seguridad Humana Integral.
El dinero público debe estar prioritariamente orientado para garantizar una Política Pública de Seguridad Ciudadana, y por principio constitucional, debe garantizarse la vida, la honra y el bienestar de las personas. Al Departamento de Policía de Dallas y a su cuerpo de oficiales, personal administrativo y calificado, le deben asignar los recursos necesarios para su buen funcionamiento, ya que la policía debe responder eficazmente a los problemas de inseguridad ciudadana, violencia, delincuencia y crimen que afecten a la comunidad, entendiendo estos como problemas públicos prioritarios, que bajo ninguna circunstancia, deben ser sometidos al vaivén de negociaciones, de ofertas y demandas, y menos dejar en manos de funcionarios que ignoran la magnitud de esa función pública, pues la seguridad comunitaria no se puede negociar, ya que, lo que hay que hacer, es garantizarla por encima de cualquier otro interés.
arnoby@elhispanonews.com

Share This With Friends:


Be the first to comment

Leave a Reply

Loading...