Crece ansiedad por encuestas

Share This With Friends:


AGENCIAS

Donald Trump sorprendió al mundo el pasado 8 de noviembre ganando la presidencia en Estados Unidos contra todos los pronósticos.

El desenlace en este país viene a solidificar el escepticismo mundial hacia las encuestas tras episodios como el referéndum sobre la Independencia en Irlanda, el voto a favor del Brexit, las elecciones parlamentarias en España y el plebiscito en Colombia.

También parece dar la razón a empresas como Gallup, que tomó la decisión de dejar de publicar encuestas preelectorales tras sus imprecisiones en 2012.

El veredicto no es tan desalentador. Aunque sí fallaron las encuestas en estimación del ganador -salvo dos excepciones, entre ellas la de Los Angeles Times-, las encuestas nacionales sí pronosticaron una contienda cerrada en donde el error promedio no era mayor a dos por ciento con respecto a la votación final. No así las encuestas estatales.

Las explicaciones para las fallas van desde el voto oculto hasta un rechazo a participar en las encuestas entre los simpatizantes de Trump.

No obstante, los resultados electorales destacan una mala estimación de la participación, en particular de los blancos poco educados que salieron a votar en proporciones mucho mayores a las de la presidencial de 2012.

Esto pone el dedo sobre los modelos de votantes probables que, en elecciones con candidatos antisistema que movilizan a nuevos electores, no pueden usar métodos tradicionales para estimar quiénes acudirán a las urnas.

Dado que este tipo de elecciones parecen ser cada vez más frecuentes en el mundo, sí obliga a una revisión y reinvención de los ejercicios demoscópicos.

Las encuestas preelectorales estimaban una victoria hasta de cuatro puntos porcentuales de Hillary Clinton sobre el Republicano a nivel nacional y las estimaciones agregadas, como FiveThirtyEight de ESPN y The Upshot de The New York Times, calculaban una probabilidad de victoria de la DemÛcrata entre 70 y 80 por ciento.

En los swing states, o estados clave, Clinton registraba ventajas de más de cinco puntos porcentuales delineando así lo que se denominó su firewall o muro de contención. Sin embargo, perdió tres de estos estados: Michigan, Pennsylvania y Wisconsin.

La demócrata también cerró con encuestas muy favorables en Florida, que se definió por poco más de 119 mil votos a favor de Trump, mientras que la estrecha ventaja que se auguraba para el magnate en Ohio se concretó en un triunfo de más de ocho puntos porcentuales.

El fundador de FiveThirttyEight, Nate Silver -famoso por acertar correctamente cada estado en las elecciones pasadas- aseguró que parte del problema fue que la ventaja de Clinton cayó dentro del margen de error en estados clave.

Share This With Friends:


Be the first to comment

Leave a Reply

Loading...